Blog

4 claves para sobrepasar la timidez en el trabajo

La timidez es un aspecto más de la personalidad de muchas personas, y como tal puede ser aceptado o aun ser algo de lo que enorgullecerse.

No obstante, habitualmente, cuando la timidez se muestra en niveles muy altos, da sitio a problemas en casi todos los campos de la vida, asimismo en la faceta profesional.

En este artículo daremos una ojeada por varios consejos sicológicos útiles para superar la timidez excesiva en el trabajo.

¿Qué es la timidez?

La timidez es un estado anímico caracterizado por el temor a eso que el resto piensen de uno mismo. Por este motivo, acostumbra ir de la mano de una predisposición a eludir total o relativamente algunas interacciones sociales con gente a la que no se conoce o se conoce poco, y que la idea de quedaren absurdo o de generar rechazo causa malestar aun antes de que esos encuentras se generen.

Así, las personas tímidas, aquellas que por lo general manifiestan un nivel prominente de timidez, viven su vida social desde predicciones fatalistas acerca de la impresión que ocasionarán en sus interlocutores o, en ciertos casos, incluso a aquellas persona que las miren sin llegar a establecer una conversación.

La timidez alcanza a ser un aspecto con tal aptitud de expresarse en muchas ocasiones que es considerada también un aspecto de personalidad. Sin embargo, como veremos, puede ser modificado a través del estudio y la experiencia.

¿Por qué razón puede ser un inconveniente mostrar mucha timidez en el trabajo?

La timidez no es de por sí un aspecto que resulte siempre y en todo momento desventajoso. Aunque es verdad que en la mayoría de los países de cultura occidental el hecho de ser una persona tímida tiende a ser isto como un defecto, de todos modos esta apreciación tiene bastante de arbitrario y subjetivo. Por servirnos de un ejemplo, en determinados países asiáticos es visto como una virtud, y en ciertas ocasiones incluso es útil.

No obstante, tal y como sucede con tantos otros rasgos en Psicología, todo depende de los grados o escenarios de intensidad. Una timidez extrema sí es, en la mayor parte de las situaciones, una fuente de problemas. Y aunque es viable “domarla” transcurrido un tiempo y aprender a superarla, esto resulta complicado sin asistencia sicológica profesional.

En el contexto profesional y de trabajo, algunos de los problemas mucho más usuales por exceso de timidez son los próximos:

  • Adversidades para “conectar” con el resto fuera de las relaciones formales del funcionamiento de la compañía.
  • Temor a enseñar nuestra candidatura a un puesto o a un ascenso que implique interaccionar mucho más con desconocidos o semi-desconocidos.
  • El temor a comunicar malas novedades puede hacer que los problemas se amontonen en el trabajo en grupo.
  • Serias adversidades para desempeñarse en puestos de atención al usuario, o en tareas de comercial.

Todos estos son varios de los inconvenientes que suelen perjudicar a la gente muy tímidas sin precisar que hayan desarrollado una psicopatología. Pero si su timidez llega al punto de considerarse sintomatología de la fobia popular, aún hay que lidiar con mucho más problemas; quienes padecen este tipo de trastornos incluso llegan a ausentarse del trabajo o a no realizar una parte de sus tareas para evitar algunas interacciones sociales.

4 consejos para sobrepasar la timidez en el contexto profesional

Aplica estas recomendaciones a tu día a día en el trabajo para aprender a superar tu timidez en el contexto laboral.

1. Haz una estimación del tiempo diario que dedicas a las interacciones informales

A lo largo de una semana o 2, cuantifica de una manera aproximada el tiempo que dedicas a las conversaciones de carácter informal en los reposos y los eventos de ocio con compañeros de trabajo. Esto te servirá para detallar una “línea base” de aquello a lo que te andas habituado. Tu objetivo pasa por tolerar bien un aumento significativo de esta cantidad promedio de minutos diarios, ser con la capacidad de exponerte a ello sin sentirte mal.

2. Busca la simetría en las diálogos

Para eludir una actitud “a la protectora” en tus conversaciones más o menos informales con tus colegas de trabajo, es bueno que te mentalices con la idea de no adoptar un papel pasivo en los diálogos. Haz que el resto asimismo piensen en dar una buena impresión frente a ti: expón tus opiniones con asertividad, realiza preguntas para saber mejor a tu interlocutor, etc. Al fin y al cabo, pon la pelota en su tejado.

3. Fíjate en los errores que los demás cometen al charlar con el resto de compañeros de trabajo

Tomar consciencia de estas pequeñas imperfecciones y darte cuenta de que nadie les presta demasiada relevancia te va a ayudar a asumir que son normales, de modo que les pierdas el temor y dejes de intentar eludir caer en ellas a toda costa.

4. Anota aquella información esencial que debe ser comunicada y plantéate transmitirla en ese día

Fijarte estos límites de tiempo muy claros te ayudará a no caer en la tentación de dejar “para otro día” esos instantes algo incómodos en los que tienes que comunicar malas noticias.

¿Buscas asistencia sicológica?

Si estás pensando en superar tu problema de timidez yendo al sicólogo, te invito a que te coloques en contacto conmigo. Soy sicólogo experto en el modelo cognitivo-conductual, muy eficiente en el momento de adoptar nuevos hábitos y maneras alternativas de tener relaciones con los demás, y atiendo a adultos y adolescentes. Puedes contar con mis servicios tanto en mi consulta ubicada en Madrid como mediante sesiones en línea por videollamada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba