Las 5 pricipales características de las adicciones sin sustancias

Si bien la cabeza humana se identifica por su flexibilidad y capacidad de adaptación a los retos que le impone el ambiente, esta sencillez para cambiar su funcionamiento de muchas formas diferentes piensa una hoja de doble filo.

Entre otras muchas cosas, implica que existe asimismo una gran variedad de desajustes que tienen la posibilidad de darse en la salud mental de las personas. E inclusive hay alteraciones sicológicas y siquiátricas en las que a primera vista no es sencillo distinguir entre lo patológico y las sencillos elecciones que realiza la persona sobre de qué forma desea actuar y vivir su historia.

La situacion de las adicciones en las que no hay una sustancia implicada es u ejemplo de eso último, y de hecho, hablamos de un inconveniente que frecuenta llevar a cabo saltar las alarmas en el momento en que ya está consolidado en la conducta de la persona. En el artículo observaremos cuáles son las especificaciones de las adicciones sin sustancias y de qué forma son tratadas en terapia.

¿Qué son las adicciones sin sustancias?

Tal y como su nombre señala, las adicciones sin sustancias son trastornos en el que la persona lleva a cabo una relación de dependencia, pero no hacia una sustancia, sino más bien hacia un género de patrones de conducta que siente la necesidad de reiterar una y otra vez. En verdad, alén de aquello hacia de lo que la persona se siente ligado, las adicciones sin substancias no son muy diferentes a las drogadicciones, incluyendo algunas de las más conocidas como el alcoholismo, la adicción a los opiáceos, etcétera.

A la práctica, por lo general son problemas severos que llevan a quienes los sufren a perder el control de sus vidas, incluyendo la gestión de su tiempo y su dinero, en enormes cantidades, y en algunos casos también comprometen pasar por un deterioro físico acelerado.

Observemos de forma algo mucho más detallada cuáles son las peculiaridades de las adicciones sin substancias.

Las 5 características mucho más importantes de las adicciones sin sustancias

Estos son los puntos que mucho más caracterizan a las adicciones comportamentales.

1. La persona pierde la capacidad de aplazar el comportamiento adictivo

Poco a poco, la persona ya no es capaz de resistirse a la necesidad de realizar el comportamiento ante el que siente dependencia. Por ejemplo, apostar a las tragaperras.

2. La persona lleva a cabo tolerancia

Así como ocurre con la drogadicción, conforme va pasando el tiempo, la persona necesita ir involucrándose cada vez más en la conducta adictiva para presenciar la misma intensidad del sentimiento de estar “harta”.

3. Si pasa bastante tiempo sin consumar la conducta de adicción, aparece el malestar

El síndrome de abstinencia hace que la persona se sienta muy mal hasta el momento en que no recae, si bien esa opción le vaya a generar más malestar en un largo plazo.

4. Predisponen a las personas a desarrollar otras adicciones

Aunque sobre el papel las adicciones sin sustancias no impliquen la utilización de drogas, a la práctica, el hecho de desarrollar esta clase de trastornos hace que aumente bastante el peligro de desarrollar drogadicciones paralelas.

Esto se debe al patrón de mal manejo de las conmuevas y de modulación de los impulsos que adopta la persona, y asimismo al género de contextos recreativos en los que le gusta estar (por servirnos de un ejemplo, en los sitios en los que se acostumbra apostar dinero hay bastante alcohol disponible y de simple ingreso).

5. La adicción se camufla bien entre formas de proceder socialmente admitidas

A diferencia de lo que sucede con la mayoría de drogadicciones, en las que el consumo de substancias es vista como una señal de posible patología, en la adicción sin substancia las conductas problemáticas pasan más desapercibidas, puesto que no existe la imagen de una persona ingresando en su cuerpo una sustancia con efectos psicoactivos.

El régimen de este tipo de adicciones

En psicoterapia es posible contribuir a la gente a desarrollar mejores maneras de administrar sus impulsos y de advertir señales de alerta que indican un prominente riesgo de recaer. Además de esto, se da a la gente información sobre de qué manera transformar su ambiente para minimizar las posibilidades de recaer.

Por otra parte, en terapia sicológica también se da apoyo a los pacientes en el desarrollo de descubrir y aplicar a la propia vida actividades repletas de incentivos que estén ajeno de la adicción. De esa manera, es más simple dejar de pensar constantemente en esos hábitos que estaban en la base de la dependencia.

Por otro lado, si bien en la adicción sin substancias no esté implicado el consumo de drogas, acostumbra indicarse la necesidad de tener asistencia psiquiátrica combinándola con la psicoterapéutica; desde la medicina es posible usar fármacos que asisten a mitigar síntomas asociados a la ansiedad y al síndrome de abstinencia, aunque siempre y en todo momento dependiendo de cada caso y bajo la supervisión de profesionales.

¿Buscas régimen psicoterapéutico para las adicciones?

Si te resulta interesante tener servicios de psicoterapia para sobrepasar una adicción, ponte en contacto con nuestro equipo de expertos.

Centro Psicológico Cepsim

En Centro Psicológico Cepsim tenemos psicólogos formados en la atención psicoterapéutica de todo tipo de problemas de salud mental incluyendo la intervención en casos de dependencia de substancias o adicciones sin consumo de drogas. Además, ofrecemos la posibilidad de realizar las sesiones presencialmente en nuestros centros delegados por La capital española, o bien a través del formato de terapia en línea por videollamada.

Deja un comentario