Salud de tu cerebro

La lectura para ejercitar la mente: rutinas saludables.

Usar la lectura para ejercitar la mente nos hace individuos selectivamente más inteligentes y te explicaremos a continuación la razón. Leer representa un proceso mental que mediante el sentido de la visión decodifica información para interpretarla según el perfil cultural y educativo del individuo. Luego de la decodificación el individuo le confiere un sentido intimo a la lectura y se cumple el ciclo de aprendizaje.

El mero acto de leer engloba la integración de varios procesos mentales que funcionan a suerte de entrenamiento mental. A continuación te mostramos como estimular tu mente a graves de la lectura.

Lectura para ejercitar la mente

Leer estimula el cerebro

Desde muy pequeños todo sistema educativo a nivel mundial nos prepara para ser ávidos lectores. Nos han enseñado que leer nos culturiza y además nos provee millones de oportunidades; por ejemplo: asegurar nuestro ingreso a un sistema educativo superior para obtener un título profesional.

La cultura en su sentido etnográfico, es todo el complejo que comprende conocimientos, creencias, arte, moral, derecho, costumbres y cualquesquiera orteas capacidades y habitos adquiridos por el hombre como miembro de la sociedad.

(Taylor, 2011)

Dentro de todo este dogma olvidamos el eje central de la lectura: trascender desde la naturaleza de un texto y hacer de la lectura un motor de continuo aprendizaje. El aprendizaje, es probablemente el proceso mental más complejo del cerebro porque implica la integración de otros importantes procesos primarios como la memoria por tal motivo podemos usar la lectura para ejercitar la mente.

Debemos ver el cerebro como un musculo más de toda nuestra conformación natural para entender que lo que no se usa se daña; esta vez no podemos ir al gimnasio y entrenar largas horas con pesas, esta vez con tomarte 30 minutos del día para leer algo de tu interés bastara para estimular el cerebro.

¿Funciona solo la lectura para ejercitar la mente?

Centrados en el concepto de “decodificación de símbolos” no podemos limitar el acto de leer solo a tomar un libro o un retazo de periódico y devorarlo. La lectura implica comprender señales e interpretar expresiones por tal razón ver una película o mantener una conversación con alguna persona estimula la mente como si se tratase de un largo párrafo para interpretar.

El lenguaje bien conocido como un sistema de símbolos que usa la comunidad para comunicarse en gran parte esta sostenido en la lectura. Escribir y leer forman parte de nuestra comunicación por tal razón es equivocado aislar un proceso del otro; en su lugar tenemos que centrarnos en la lectura como parte de nuestro vasto lingüístico. Solo leyendo entrenaremos nuestras habilidades innatas (como la comunicación verbal) hasta conseguir pulcritud y sutileza.

Leer es bueno para el cerebro

Estando lucidos de todo lo que implica la lectura en la ejecución de los procesos mentales y como es la lectura el mejor método de entrenamiento para el cerebro te preguntarás; ¿Qué beneficios obtendré al comenzar a leer? Te dejamos 5 beneficios que la lectura le proveerá a tu cerebro:

Amplia el vocabulario

Al leer exponemos el cerebro a nueva simbología, palabras que no eran conocidas previamente por nuestro proceso de memoria; al suceder esto nuestro cerebro se ve en la obligación de almacenar nuevos vocablos. Posteriormente tendrás la oportunidad de implementarlos en tus conversaciones habladas o escritas. Este es el motivo por el cual los ávidos lectores tienen un vasto lingüístico enriquecido.

Reduce el estrés

La ciencia ficción es un genero que aparte de estar escrito en su gran mayoría por sabios pensadores como Isaac Asimov, nos permite trasladarnos a nuevos mundos, historias complejas de diversos personajes y nos sumerge en una imaginación sin comparativa.

Al desprendernos de nuestra realidad para comprender la realidad del contexto del libro generamos endorfinas, hormonas que regulan la sensación de placer y además disminuye significativamente el cortisol quien es encargado de modular la respuesta estresora de nuestro organismo.

Aumenta la concentración

Recordemos que la capacidad de concentración deriva directamente del proceso mental de atención, aquí estaríamos implicando el entrenamiento de otro proceso mental a través de la lectura: la atención.

Para lograr concretar el proceso de interpretación y fijación obligamos a nuestra mente a concentrarse en la lectura de tal modo que mediante el uso de la atención se concreta el proceso de interpretación. Significa que al leer creamos un circuito de entrenamiento; la lectura para ejercitar la mente es nuestra mejor y más sana elección.

Mejora la reserva cognitiva

Las interconexiones que debe ejecutar el cerebro para proveer un correcto proceso de lectura fortalece todo el árbol de conexión neuronal. Al mejorar la comunicación química de nuestro cerebro, todos los procesos cognitivos anclados al proceso neuronal se fortifican lo que consecuentemente protege nuestro cerebro de enfermedades degenerativas.

Entrena la memoria

¿Has estado olvidando cosas? ¿te preocupa que puedas padecer déficits cognitivos a largo plazo? La respuesta es leer, la lectura estimula todos los procesos mentales en especial la memoria y el aprendizaje.

Para aprender nuevos códigos necesitamos estar atentos al texto e iniciar el proceso de memoria, no olvides nunca que la lectura es la puerta de entrada a un mundo lleno de nuevos conocimientos y que además protege la salud de tu cerebro entrenando y fortificando todos sus procesos cognitivos.

Recomendaciones para ser un mejor lector

No existen buenos o malos lectores, lo que existe es individuos disciplinados: todo habito al comienzo muestra un cierto nivel de resistencia a la cotidianidad, con disciplina conseguirás incluir cualquier habito a tus rutinas a largo plazo sin que parezca una carga sino más bien la vía de algún beneficio.

Personas leyendo

Consigue el horario que mas se adapte a tus posibilidades y no necesariamente comiences por un vasto libro de filosofía, con una revista sobrara; el hecho es que comiences a leer. Sino eres amigo de los horarios entonces lleva a la mano algo para leer y donde te sientas cómodo hazlo, por ejemplo, en el metro camino al trabajo.

Selecciona un espacio con buena iluminación, recuerda que estamos usando la lectura para ejercitar la mente y no para sofocarla: provee un espacio bien iluminado y con el grado de ruido tolerable y adaptable a tu nivel de concentración. Por último, lo único que te separa de comenzar a leer es la disposición ¡anímate! Sigue leyéndonos en activa tu cerebro y descubre más hábitos beneficiosos para la salud de tu cerebro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba