¿Por qué razón terapia? ¿Por qué existencial?

Tomar la decisión de asistir a un especialista en salud cariñosa, relacional y mental, no es una elección sencilla, ya que frente a la amplia gama de opciones de intervención clínica y psicoterapéutica (aproximadamente más de 400 técnicas psicoterapéuticas de las que no todas y cada una están avaladas por la Federación En todo el mundo de Psicología, la Asociación Americana de Psicología y de Psiquiatría) se requiere por parte del consultante una búsqueda agotadora para coincidir con el terapeuta y enfoque correctos, haciendo la experiencia de empezar el desarrollo menos alentador y, habitualmente, desapacible y lamentable ante las experiencias producto de una mala praxis terapéutica.

Esta es una de las razones por las que comparto este contenido, ya que en los modelos oficiales y avalados por distintas organizaciones de renombre internacional, el Análisis Existencial se encuentra dentro de los modelos y enfoques mucho más noticiosos, pero por ello no tan populares, y frecuentemente, mal entendidos.

Antes de comenzar, es fundamental que tomes este contenido de forma particularmente informativa, y te des a la tarea de preguntar con el especialista que consideres favorable y que clarifique tus dudas, permitiéndote la posibilidad de saber su trabajo profesional y especializado más a aspecto.

¿Por qué Terapia Existencial?

La terapia de enfoque existencial es una visión psicoterapéutica oficial, con bases filosóficas. Se considera un enfoque pues abarca una diversidad de miradas y perspectivas teoríco-prácticas; sin embargo, este es quizá su desafío mucho más complejo en el momento de intentar definirla. Intentaré definirla para ti de la forma mucho más fácil que me resulte posible.

Las miradas y perspectivas filosófico-existenciales tienen en común el trabajo filosófico en profundad, y se identifica por prestar mayor atención a la experiencia del ser humano, más allá de reducirlo a un psicodiagnóstico clínico, ya que se estima que el hombre es mucho más que la suma de sus partes, esto es, no está con limite a su psicología y/o conducta, sino es libre de decidir de qué forma responde a tales condiciones.

De forma general, trata con gente que padece una crisis o un padecimiento inmediato no obstante; este no es el único fundamento de consulta, ya que al tratar los dilemas y tensiones presentes en la humanidad, el abordaje análitico-existencial acompaña de distintas maneras, considerando como primordiales los siguientes puntos:

  • Vínculo y relación terapeuta-paciente (relacionalidad)
  • No existe mayor relevancia en la temporalidad (pasado, presente futuro) sin embargo, se enfocan estos tiempos a las elecciones y resoluciones repentinas en el aquí y ahora.
  • La condición humana (lo placentero, agradable, lo negativo, lo trágico) es el foco primordial.

La Terapia Existencial intenta alumbrar la manera donde cada ser humano crea, descubre y sostiene su propia existencia, su destino.

¿Por qué tiene por nombre de este modo?

Al ser un enfoque con sustento y bases filosóficas, el modelo que usa es conocido como “procedimiento fenomenológico” el cual tiene como finalidad principar, intentar capturar la experiencia (fenómeno) de la persona y con ello desvelar un significado, contestación o, como se conoce en psicología, un insight.

Este modelo disciplinario deja que el terapeuta se muestre más receptivo, maleable y con mayor predisposición de capturar y descubrir al lado del consultante su situación subjetiva.

¿De qué forma funciona esta clase de terapia?

Funciona eminentemente por medio del diálogo y la experiencia que en ella se devela, entre terapeuta y consultante. Esto puede conseguirse desde el método fenomenológico, hermenéutico y dialógico.

Es por este motivo que es una terapia que pone énfasis en la necesidad de mantenter proteger la relación entre ambos, cuidarla, y proveerse de honestidad y empatía, aunque mantiene una tensión retadora en el vínculo, reconociendo la relevancia de este en el resultado efectivo de todo el desarrollo terapéutico.

Lo anterior es un desafío primordialmente para el terapeuta existencial, ya que debe percatarse de las dificultades de no imponer su propia visión, experiencia personal, planeta propio y sistema de valores por encima de los del consultante. El intento de evitar su aparición y cuidado tiene como objetivo posibilitar, abrir y poner encima de la mesa, esos puntos inconsistentes, incongruentes o contradictorios, en la forma y forma en la que cada consultante/tolerante escoge de forma habitual su modo de ser.

A veces, la terapia existencial puede ser confrontativa, incómoda o dolorosa (no por decisión del terapeuta), en tanto que y tambiénvidencia la realidad tal cual es para cada paciente, sin esconder puntos de exactamente la misma por el simple hecho de eludir conmuevas profundas o “desagradables” en el consultante, ya que estas son producto de la experiencia y vivencia de su ser-en-el-planeta y no dadas por el analista.

Este desarrollo es muy liberador, pues posibilita el desahogo y exploración a profundidad de la experiencia del consultante sin máscaras ni alicientes que la minimicen, generando una experiencia lo más auténtica y honesta viable.

¿Qué hace diferente a la Terapia existencial de otros enfoques?

La terapia o Análisis Existencial no solo se diferencia por el sustento filosófico que muestra, sino más bien también en que, merced a la actitud fenomenológica y la predisposición diálogal, su foco de atención va alén del modelo clásico clínico (no sin tener en cuenta el psicodiagnóstico en el momento en que es llevado el desarrollo por un profesional de la salud capacitado en terapia existencial).

No trata de “patologizar” la psique y conducta del tolerante, pues permite la toma de posición libre y responsable de la persona analizada, permitiendo apreciar la experiencia en integridad y no solamente los aspectos que la acompañan.

Esto causa que la perspectiva existencial permeé en totalidad la experiencia humana de cada consultante.

Además de esto, este enfoque hace visible que no es útil tratar de eludir aliviar los síntomas inmediatamente o con el propósito ingenuo de conseguirlo a petición del consultante; por el contrario, a diferencia de la mayor parte de enfoques, la perspectiva existencial no teme la expresión de los síntomas “incomodos o desagradables” como la angustia, el temor, la tristeza profunda (mal llamada depresión, si bien, si fuera depresión en términos clínicos en sí, también le deja las puertas abiertas) o la rabia, las cuales, en esta perspectiva, son reconocidas por su rico dote de sentido y valor potencial como respuestas frente al contexto y la biografía de cada humano.

Es conque el Analisis Existencial busca examinar la experiencia con los síntomas que esta presente, aún si estos son intensos o incluso perturbadores; sigue en el intento de conocerlos y descubrirlos, más que eliminarlos y evitarlos a toda costa.

El principal propósito de la Terapia Existencial es el conocimiento, exploración, clarificación y reconocimiento de la experiencia en vez de procurar solamente explicarla, interpretarla o procurar “curar” las vivencias de cada persona.

¿Para qué exactamente recurrir a la Terapia Existencial?

Como habrás sentido, la terapia existencial permite a los competidores entender a través de la exploración sus vivencias vividas, pero haciendólo de manera franca, honesta y comprensiva.

A través de la exploración en grupo con el terapeuta, el consultante puede ver con mayor claridad las diversas perspectivas de una misma experiencia y los significados que de estos se develan. Tanto los retos más complejos y filosóficos como las experiencias mucho más rudimentarias y cotidianas van ligadas en todos y cada desarrollo terapéutico con el compromiso de entendimiento, retador y desafiante, posibilitando en la persona la oportunidad de admitir y ser responsable de su experiencia, desde una actitud mucho más resiliente y maleable con la cual sea con la capacidad de modificar y diseñar su proyecto posterior, en miras a un futuro próximo.

Estos son los fenómenos ante los que la solicitud existencial es buena opción:

  • La angustia y ansiedad
  • Miedo a la desaparición o proceso de duelo
  • Vacío existencial / falta de sentido
  • Crisis por enfermedad, accidentes o cambios radicales en su modo de vida
  • Pérdida de estatus, empleo, limitantes financieros
  • Padecimiento
  • Culpa
  • Ansiedad anticipatoria
  • Separación en vínculos familiares, sociales y cariñosos
  • Depresión
  • Ansiedad
  • Libertad y Responsabilidad
  • Dificultad para elegir entre dos o mucho más situaciones
  • Miedo a la vida
  • Aislamiento rádical y evitación relacional
  • Falta de creatividad
  • Ocasiones trágicas e inevitables

Conclusión

Más allá de que este producto fué redactado a fin de que sea comprendido de una manera sencilla, los puntos que dan soporte al Análisis Existencial son considerablemente más complejos que lo aquí compartido. Esta especialidad requiere de una preparación de años de estudio profesional, requiriendo que el terapeuta cuente, como mínimo, con una profesión en áreas de la salud y la filosofía, además del posgrado en Filosofía existencial con perspectiva fenomenológico-hermenéutico.

La visión existencial es reconocida en todo el mundo como entre los enfoques más desafiantes, complejos y novedosos, ya que su constitución se da por medio de investigación experimental a partir de la segunda mitad del siglo XX; no obstante, engloba la base de estudios antropológicos y conocimiento aun milenario que la filosofía ha aportado a la humanidad y continuará aportando en pleno siglo XXI.

Deja un comentario