Cinco trucos para desconectar del trabajo en verano

Con el verano llegan las vacaciones, los días libres y numerosos planes de ocio. Y, sin embargo, lo que debería ser una época de relajación y alegría, puede convertirse en un tiempo de estrés. No todo el mundo sabe desconectar del trabajo en verano, y las tecnologías no siempre ayudan a ello.

Pero sí es necesario un tiempo de desconexión, aunque sea en mayor o menor medida. Debes reservar tiempo para ti, disfrutar de lo que estás haciendo, descansar y olvidarte del trabajo en función del tiempo del que dispongas. Estos son algunos trucos para hacerlo.

No dejes tareas pendientes

trabajo de oficina
Planificación en la oficina/Foto: Unsplash

Para desconectar del trabajo durante las vacaciones hay algo que debes hacer antes de marcharte de tu oficina o entorno laboral. Lo más aconsejable es no dejar tareas pendientes. Si te queda algo sin hacer, tu subconsciente va a estar agobiándote con la intranquilidad de que te ha faltado por terminar esto o aquello, realizar esas llamadas o cerrar esos acuerdos. Deja todo listo y así tu mente estará mucho más relajada.

Cierto es que no siempre resulta posible asumir todas las tareas que tenemos por hacer. En estos casos, prioriza. Sácate de encima aquellas que son más urgentes y que influyen en el trabajo de tu equipo o tus compañeros. Que tus vacaciones no ralenticen sus tareas. Y deja pendientes las menos importantes, esas que pueden esperar a tu regreso sin ningún tipo de problema.

Disminuye el uso del móvil

Mujer en la playa
Mujer en la playa con móvil/Foto: Unsplash

Una vez de vacaciones, disminuye lo máximo posible el uso del móvil. No desperdicies el tiempo delante de la pantalla con todo lo que puedes hacer, ya sea divertirte con planes de ocio, conocer sitios nuevos o simplemente descansar. El móvil también te permitirá estar en contacto con tu entorno laboral y puedes caer en la tentación de estar consultando continuamente los grupos de trabajo del WhatsApp o del Teams a ver qué está pasando. No lo hagas. Relájate y desconecta de verdad.

Artículo Recomendado:  Melatonina para niños, ¿sí o no? Esto es lo que dicen expertos en sueño y pediatras

Controla el tiempo que quieras dedicar a consultar redes sociales y similares. Dedícale solo un par de horas al día en momentos alternos. Una buena táctica es ponerlo en modo avión. Así que olvídate del smartphone cuando vas de paseo, a la playa, a la piscina o de fiestas y conciertos. Una cosa es hacer con él una foto de recuerdo y volver a guardarlo, y otra terminar con el síndrome FOMO pensando que vas a perderte algo si no lo consultas continuamente. Si quieres desconectar, reduce al máximo el uso del teléfono móvil.

Descansa

Mujer tumbada
Mujer tumbada en la playa/Foto: Unsplash

Parece bastante obvio, pero en las vacaciones, además de dormir lo que necesites, olvidándote del despertador, debes descansar. Recuerda que el principal motivo de las vacaciones es el descanso y la desconexión del trabajo, así que no te sientas obligado a organizar una maratón de visitas a museos y a lugares diversos; asistencia a conciertos, fiestas, discotecas y eventos; o apuntarse a actividades deportivas de todo tipo.

Frena el ritmo. Haz solo lo que te apetezca, viaja como desees y descansa según tu cuerpo lo necesite. Cada persona es un mundo, no te sientas presionado a llenar tu tiempo de ocio en vacaciones como hace la mayoría si no te apetece. Recuperar energías, sobre todo los primeros días, es fundamental.

Disfruta de tus hobbies

Juego de mesa
Juego de mesa/Foto: Unsplash

Si durante el resto del año no tienes demasiado tiempo para dedicarlo a tus aficiones, este es el mejor momento para hacerlo. Practicar nuestros hobbies contribuye a que desconectemos del trabajo, nos relajemos y activemos nuestra mente de otra forma.

Ya sea aprender algún baile de salón, dedicarte a la costura, apuntarse a clases de cocina, jugar a juegos de mesa o ponerte a pintar miniaturas, cualquier cosa es válida si te gusta y disfrutas con ella. Además, muchas de esas actividades puedes realizarla con los amigos o en familia. Las vacaciones y el verano son una época estupenda para estrechar lazos.

Artículo Recomendado:  ¿Qué significa soñar que eres otro?

Regresa a la rutina paulatinamente

Mujer descansando
Mujer descansando en el sofá/Foto: Unsplash

Unos días antes de las vacaciones, algunas personas sienten cierta dosis de estrés al pensar en volver al trabajo o a la rutina. Para evitarlo, y que los pensamientos negativos o repetitivos no te agobien, adapta tus hábitos a tu vida normal unas jornadas antes. Es decir, no regreses de las vacaciones en el último minuto antes de volver al trabajo, ni salgas hasta la última noche con un ritmo desenfrenado.

La idea es contribuir a que nuestro organismo y nuestra mente puedan adaptarse sin dificultad a la rutina, sin notar un cambio brusco que, sin duda, nos provocará dosis de estrés y ansiedad. Incluso es posible que si no lo hacemos de manera paulatina terminemos padeciendo depresión postvacacional. Esta adaptación de nuevo a nuestra vida diaria es especialmente importante si hay niños en la familia. Ellos también deberán acostumbrarse a seguir un horario. Para ellos se acerca el inicio del colegio. Adecúa tu ritmo al regreso y no te agobies después. Tu salud mental y física te lo agradecerán.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir