«El acercamiento a la ACT es sumamente experiencial»

La Terapia de Aceptación y Compromiso (ACT) es una de las modalidades de intervención psicológica más usadas de entre las terapias contextuales. Una de sus claves consiste en contribuir a las personas a no evitar a toda cosa aquello que les crea malestar, minimizando de esta manera su impacto en el confort emocional.

Teniendo en cuenta eso, no llama la atención que resulte eficaz frente muchos problemas de ansiedad, ya que esta clase de modificaciones tienen bastante que ver con la profecía autocumplida: nuestro miedo a la ansiedad favorece la aparición de esta. Charlamos de ello con la sicóloga Montserrat Martínez, de Astronauta Emocional.

Entrevista a Montserrat Martínez: el tratamiento de la ansiedad desde la Terapia de Aceptación y Deber

Montserrat Martínez es sicóloga experta en terapia cognitivo-conductual, ACT y Medicina Conductual, así como miembro de Astronauta Emocional. En esta entrevista nos charla sobre el régimen de los problemas de ansiedad desde la Terapia de Aceptación y Deber.

¿Cuáles son las especificaciones de la Terapia de Aceptación y Deber que consideráis mucho más atrayentes?

Creo que algo muy valioso de ACT (Terapia de Aceptación y Deber), es la perspectiva que tiene sobre el malestar. Invita a reflexionar sobre qué ocurriría si tan solo la mitad del esfuerzo que le ponemos a eludir emociones como la tristeza, el dolor o la frustración, lo invirtiéramos para acercarnos a eso que realmente nos importa en la vida.

Comúnmente hay un pensamiento sobre “debes estar bien, has de ser feliz y si no lo eres, algo está mal contigo”, luego llega ACT a decirte que el malestar es una parte de la vida, y que eso no es incompatible con que puedas ser la persona que disfrutas ser y puedas vivir una vida valiosa. Es súper esencial realizar la precisión de que aceptar el malestar como parte de la vida, no es lo mismo a resignarnos.

Por servirnos de un ejemplo, imagínate que andas experimentando bastante dolor en la rodilla. Resignarte a vivir con ese mal y “realizar como que no te duele”, podría llegar a lastimarte aún más. Aceptar la presencia del dolor, te permite admitir que hay algo en tu cuerpo que necesita tu atención. Eso, por su parte, te dará la posibilidad de darte los cuidados que requieres y de dejarte reposar en el momento en que lo precises.

ACT fomenta accionar con base en lo que es verdaderamente valioso para cada persona, llevando a la práctica nuestra curiosidad al aproximarnos a las experiencias del día a día.

¿Es fácil que los pacientes entiendan el desempeño de esta clase de programas de intervención psicológica?

¡Claro! Sobre todo, pues el acercamiento a la Terapia de Aceptación y Compromiso es demasiado experiencial. En ACT se trabaja mucho con metáforas y con diversos ejercicios experienciales que facilitan el contacto de los pacientes con los componentes principales de la terapia.

¿De qué forma marcha en el momento de ayudarnos a superar nuestros miedos?

Precisamente una característica de ACT es que no busca superar/ dejar atrás/ eliminar el malestar, en este caso el miedo. Alguno podría meditar que es absurdo recibir un tratamiento que no busca calmar, sino busca hacerle espacio al malestar y avanzar hacia lo que es esencial para cada individuo (flexibilidad psicológica).

No obstante, esto se relaciona con la habitual iniciativa de que nuestras conmuevas incómodas son inconvenientes que debemos reparar.

Aquí la iniciativa no es cambiar conmuevas, sino cambiar nuestra relación con ellas. ¿Qué harías si el temor no pesara tanto en tus decisiones? En ACT se hace notar al paciente que las conmuevas forman parte de las diversas experiencias de la vida. Es imposible elegir si en algún momento volverás a sentir miedo, pero al cambiar la relación que mantienes con esa emoción, puedes seleccionar que el miedo no te aleje de lo que es esencial para ti.

¿El principio de la aceptación ayuda también a gestionar los casos de perfeccionismo excesivo y miedo a no hacer las cosas bien?

Por supuesto. Piensa que en el momento en que estás haciendo la actividad X, vienen pensamientos como: “no me gusta de qué forma se ve, ¿por qué razón no puedo llevarlo a cabo bien? No puedo dejarlo de este modo, pues si se queda de esta manera entonces… (introduzca frase desastrosa de su preferencia aquí)”.

Puedes procurar un montón de cosas para eludir ese malestar, como repetir la actividad múltiples veces, dedicar mucho tiempo y esfuerzo para que quede lo más próximo a lo que consideras especial… La cuestión es que, si inviertes todos tus elementos en la actividad X, terminarás sin tener en cuenta otras cosas que quizá también son valiosas para ti.

Las estrategias de ACT permiten admitir o hacerle espacio a los diversos pensamientos o conmuevas incómodas que estemos experimentando en ese instante. Promueven ser un espectador de esas experiencias, bajándole a ese toque así que tienen cuando nos enganchamos.

De esa forma, nuestra atención ya no se queda envuelta en pensamientos, sino contamos la posibilidad de dirigirla nuevamente a eso que es valioso para nosotros.

¿Exactamente en qué casos de atención a la gente con inconvenientes de ansiedad resulta mucho más útil la Terapia de Aceptación y Deber?

Mostró ser eficaz para atender males de lo que se conoce como ansiedad generalizada, accesos de pánico, Trastorno Obsesivo-Compulsivo, etc. De nuevo, el objetivo de ACT no es eliminar los síntomas, sino que si esto ocurre se considera como una ganancia indirecta del objetivo real: producir flexibilidad sicológica para ponernos en contacto con lo importante, haciéndole espacio al malestar.

¿Cuáles son las primordiales fases de la Terapia de Aceptación y Compromiso?

Los procesos básicos de ACT son los siguientes: contacto con momento presente, yo como contexto, aceptación, defusión cognitiva, valores, y acciones comprometidas.

No siempre se implementan en ese orden, en tanto que como pasa con cualquier intervención, no se trata de una receta de cocina. Es primordial hacer un conveniente análisis del caso, desde el cual se decidirá con qué desarrollo iniciar y con cuáles estrategias concretas se adiestrará dicho desarrollo.

Deja un comentario