Blog

¿Es malo dormir con plantas en la habitación?

Seguro que en más de una ocasión (y más de 2) te habrán advertido de los peligros que puede suponer para tu salud el hecho de dormir en una habitación donde hay presentes plantas como un factor ornamental mucho más.

Esta creencia clásico da por hecho que las plantas van a usar todo el oxígeno presente en la habitación, preciso asimismo para la respiración de los humanos, dejándonos sin la cantidad suficiente para nosotros.

El pensamiento habitual de que las plantas nos “roban” el oxígeno está muy extendido, pero ¿cuánto tiene de cierto? Ahora, analizaremos cómo actúan las plantas en varias de sus funciones biológicas y lo que verdaderamente puede suponer para nosotros compartir un espacio con ellas.

Las funciones biológicas de las plantas

Las plantas son seres vivos, y, por consiguiente, tendrán ciertas funciones vitales que llevar a cabo para lograr sobrevivir, siendo eminentemente tres: la nutrición, la relación y la reproducción. Algunos de los procesos que realizan para efectuar estas funcionalidades vitales, primordialmente la nutrición, y en los que iremos a poner especial atención el día de hoy, son la fotosíntesis y la respiración.

La fotosíntesis

La fotosíntesis es un proceso llevado a cabo por las plantas, las algas y ciertos géneros de bacterias, en un orgánulo específico llamado cloroplasto. En líneas en general, a lo largo de este proceso, las plantas van a explotar la energía lograda de la luz del sol para la producción de materia orgánica desde materia inorgánica.

Para conseguir estos modelos orgánicos finales, las plantas precisan utilizar ciertos compuestos inorgánicos, que en un caso así son el dióxido de carbono (CO2) y el agua (H2O), que toman del aire y del suelo.

A partir de ellos y de la energía luminosa, van a obtener energía química, que va a quedar guardada en forma de hidratos de carbono o azúcares, como la glucosa, que servirán como fuente de energía para la planta. Todo este proceso de fotosíntesis va acompañado, en las plantas, de la liberación de otro compuesto al medio, el oxígeno (O2), fundamental para la mayoría de las maneras de vida presentes en el mundo Tierra.

La respiración

Por su parte, la respiración vegetal se define como el grupo de reacciones que suceden en unos orgánulos de las plantas, las mitocondrias, a través de las cuales los hidratos de carbono que se habían sintetizado a lo largo de la fotosíntesis vuelven a transformarse en moléculas inorgánicas (dióxido de carbono y agua).

En estas reacciones se marcha a dejar en libertad energía, que queda guardada en un intercesor energético, el ATP (adenosín trifosfato), para al final ser utilizada por la planta para efectuar sus funcionalidades vitales (crecimiento de los órganos, transporte de compuestos y procesos de reparación, entre otras).

¿Es malo reposar en habitaciones con plantas?

Las plantas realizan la fotosíntesis a lo largo de todo el día, si bien pudiéramos meditar que necesitan de la luz del Sol, y que, por tanto, sólo ocurriría durante las horas de luz del día. O sea de esta forma pues a lo largo de este desarrollo hay dos tipos de reacciones, las que dependen de la luz del sol y las que son independientes de ella.

Del mismo modo, las plantas están realizando las reacciones propias de la respiración de forma continua, tanto por el día como durante la noche. Esta reacción de respiración es la que realizan de manera afín a nosotros, tomando oxígeno (O2) y desprendiendo dióxido de carbono (CO2), y, por tanto, es donde tenemos que fijarnos para ver si las plantas son verdaderamente unas competidoras reales en la obtención de “nuestro” oxígeno.

¿Exactamente en qué medida nos afectan estos procesos de las plantas?

Según lo que dice nuestro pensamiento habitual sobre lo negativo que puede ser reposar en una habitación donde hay plantas, lo primero que debemos plantearnos es por qué únicamente nos preocupa parte del día, la noche.

Así como vimos un tanto más arriba, el proceso en el que las plantas “compiten” con nosotros por el oxígeno presente en el ambiente es la respiración, y esta reacción ocurre de forma continuada a lo largo del día, con lo que en la situacion de tener que preocuparnos (que ahora observaremos que no hay fundamento alguno para ello), tendría que ser durante las 24 horas del día.

Además de esto, el punto clave que nos hace descartar a las plantas como unas oponentes con las que compartir habitación, es el volumen de oxígeno que consumen. Al revés de lo que ocurre con nosotros, lo humanos, las plantas consumen unos volúmenes de oxígeno mínimos en comparación a los que podría consumir una persona, por eso su compañía no resulte amenazante para nosotros. Si compartir habitación con otra persona, que consume aproximadamente entre el 2-3% del oxígeno presente en la estancia durante la noche, no es perjudicial para nosotros, imaginad con una planta, que consume en torno al 0,1% del oxígeno que puede haber en la habitación.

Por último, por si acaso no fuese poco el gasto tan pequeño de oxígeno que hacen las plantas, debemos tener en consideración que, en la mayoría de los casos, el número de plantas que podemos llegar a tener en una habitación es bastante achicado. Con esto deseamos decir que ni aun teniendo un buen número de plantas en nuestro dormitorio, la suma de los costos de oxígeno que hiciese cada una de ellas sería suficiente para llevar a cabo peligrar la proporción de oxígeno que quedaría libre para contemplar nuestras necesidades respiratorias a lo largo de la noche.

Efectos positivos de tener plantas en la habitación

Una vez negada la información que nos hace llegar este popular mito, iremos un paso más allá para distanciarnos de esas afectaciones negativas planteadas comúnmente, para investigar los probables efectos positivos que nos puede aportar la existencia de las plantas en nuestras estancias.

Por un lado, van a favorecer el hacer un óptimo ambiente en nuestro dormitorio, ya que como elemento decorativo van a generar un tiempo muy agradable y van a aportar una sensación de vitalidad y frescura que puede generar en nosotros un encontronazo muy positivo, influyendo en nuestro estado anímico.

De la misma forma, muchas de ellas desprenden olores que van a aceptar hacer una sensación de buen olor en nuestra estancia. Además de esto, merced a estos fragancias se puede favorecer un reposo de mejor calidad para nosotros y la desaparición de los tan molestos insectos que se muestran en nuestro dormitorio, debido a que ciertas de ellas tienen compuestos que actúan como repelentes de forma natural.

Ejemplos de plantas con un impacto positivo en nuestro entorno

Para finalizar, una vez visto que las plantas son buenas compañeras de habitación, deseamos ejemplificar algunas de ellas, capaces de aportarnos algunos puntos positivos, más allá de su estética, así sea favoreciendo nuestro confort, nuestro descanso o ayudando a remover los insectos que campan por nuestras habitaciones, singularmente en los meses de verano.

1. Aloe vera

El aloe vera (o sábila) es un enorme aliado para nuestros hogares. Además de esto, de las popularmente conocidas propiedades antiinflamatorias y nutritivas para nuestro cuerpo, la NASA (Administración Nacional de Aeronáutica y el Espacio) demostró que esta planta es capaz de purificar el aire de nuestras estancias, progresando su calidad y actuando contra compuestos contaminantes dañinos presentes en nuestra vida cotidiana como el formaldehído y el benceno. Lo único que va a necesitar el aloe vera para aportarnos estos efectos positivos es un rincón bien luminosos de nuestra estancia y que le aportemos el agua necesaria, que no es mucha en un caso así.

2. Albaca

La albahaca es una planta aromática que, además de ser un elemento primordial en la gastronomía de muchas regiones, se vino usando comúnmente como repelente para los mosquitos. Además de espantar a estos insectos, es capaz de eludir el desarrollo de sus larvas, con lo que, con la existencia de nuestra albahaca en las estancias de nuestro hogar, vamos a poder descansar de estos molestos insectos que nos incomodan, singularmente en verano.

Albahaca

3. Lavanda

Las flores de la lavanda tienen un aroma muy fresco, que va a aceptar crear un ambiente muy divertido en las estancias de nuestra vivienda. Además de su belleza y su buen aroma, esta planta nos irá a aceptar alejar ciertos insectos no amigables de la casa, como las polillas, las moscas y los mosquitos.

Por otra parte, sus flores secas tienen inmensidad de usos, tanto a nivel ornamental únicamente, como para perfumar el interior de nuestros muebles y armarios con bolsas aromatizadas.

Lavanda en maceta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba