Alcoholismo de tipo delta: síntomas y régimen

El alcoholismo de tipo delta es una nosología con una capacidad de dañar la calidad de vida de la gente; o sea de esta forma, entre otras cosas, con lo que cuesta advertir su presencia.

Quienes desarrollan este trastorno adictivo tienen la posibilidad de pasar bastante tiempo sin ser siendo conscientes de que tienen un inconveniente, y de igual forma, las personas de su ambiente lo tienen bien difícil para poder ver las primeras señales de alarma.

¿Existen diferentes variedades de alcoholismo?

De primeras, semeja simple comprender lo que es el alcoholismo, cuando menos desde la teoría: hablamos de la adicción al alcohol, una de las substancias adictivas más comercializadas y presente en prácticamente en todas y cada una de las sociedades humanas.

No obstante, bajo esta definición está un conjunto de modificaciones psicopatológicas muy complejo. Y es por eso que, desde hace años, muchos investigadores han propuesto efectuar una clasificación de distintas variaciones de alcoholismo. Así, es viable cubrir todo el fenómeno de la adicción al alcohol sin perder matices al centrarnos únicamente en el término general.

La forma mucho más aceptada de clasificación de tipos de alcoholismo es la siguiente:

  • Bebedores tipo Alpha: en un caso así, la persona tiende a tomar de manera excesiva como manera de gestión del malestar generado por una enfermedad. No se estima que en estos casos permanezca una dependencia consolidada que logre ser llamada adicción.
  • Bebedores de tipo Beta: en un caso así tampoco existe una adicción, la persona bebe en demasía como una parte de una rutina de encuentros y activas sociales de ocio.
  • Alcoholismo tipo Gamma: este sí es un género de adicción al alcohol, y en él se dan las especificaciones del alcoholismo crónico, con ebriedad y pérdida de consciencia, síndrome de abstinencia y aumento de la tolerancia a la sustancia.
  • Alcoholismo tipo Delta: este asimismo es un tipo de alcoholismo, y su primordial característica es que la persona no llega a estar muy ebria hasta el punto de efectuar conductas socialmente inadecuadas o de perder la consciencia.
  • Alcoholismo tipo Epsilon (o periódico): esta clase de adicción al alcohol se parece al Gamma, pero en un caso así pasan periodos relativamente largos sin un consumo excesivo de alcohol.

¿Qué es el alcoholismo de tipo delta?

Con lo que vimos hasta ahora, ya puedes intuir exactamente en qué radica el alcoholismo de tipo delta. Hablamos de una forma de adicción al alcohol donde no hay “picos” de consumo intensísimo que genere un alto nivel de ebriedad, pero no por ello ya no es una patología con efectos muy dañinos para la salud física y mental. Aquí resumiremos sus primordiales peculiaridades.

1. Genera tolerancia al consumo, pero muy poco a poco

La persona con alcoholismo de tipo delta debe ir consumiendo poco a poco más cantidad de alcohol para no sentirse mal, pero este incremento del umbral de ingesta mínima crece con relativa lentitud.

2. Solamente se producen “borracheras”

En el alcoholismo de tipo delta es parcialmente extraño que se llegue a un estado de clara ebriedad. De ahí que, desde la perspectiva de los demás resulta complicado advertir que esa persona tiene un inconveniente con el alcohol.

3. La persona necesita beber de forma incesante

La persona con esta forma de alcoholismo precisa ir tomando de manera frecuente a lo largo del día, incluso durante la noche. Esto hace que, entre otras cosas, su horario de sueño se vea alterado. Además, la persona puede ingresar en un estado de irritabilidad y malestar general por la abstinencia si debido a ocupaciones sociales no puede parar a tomarse una copa.

Régimen

El tratamiento de tipo delta requiere de intervención médica y psicoterapéutica.

Primeramente, se realiza la fase de desintoxicación, donde se asiste para la persona a pasar por el síndrome de abstinencia y a dejar que su cuerpo suprima todo el alcohol. Luego, a través del régimen psicológico se le contribuye a desarrollar habilidades y competencias en las siguientes áreas:

  • Detección de pensamientos que aumentan el riesgo de consumo
  • Detección de ocasiones y contextos sociales que aumentan el peligro de consumo
  • Gestión del malestar por las ganas de tomarse una copa
  • Desarrollo de nuevas aficiones y proyectos que brinden incentivos alén del alcohol
  • Optimización de la autoestima para no tener que evadirse de problemas relacionados con la culpa, la vergüenza, etc.
  • Cuestionamiento de creencias disfuncionales que estaban alimentando la adicción.

¿Buscas acompañamiento terapéutico?

Si te resulta interesante iniciar un desarrollo de tratamiento para sobrepasar una adicción, ya sea por un trastorno adictivo con substancias o por uno sin substancias (como el juego patológico o ludopatía), ponte en contacto con nuestro equipo de expertos.

Clínicas Cita

En Clínicas CITA nos especializamos en dar cobertura a los pacientes con adicciones tanto desde la psicoterapia como desde la medicina, y tenemos un módulo residencial de forma plena equipado para capital a corto, medio o largo período. Nos hallarás en nuestros centros de Barcelona y Dosrius.

Deja un comentario