Las 5 diferencias entre consciente, inconsciente y inconsciente

Es interesante y al unísono irónico ver de qué manera la cabeza humana se encuentra dentro de los mayores misterios a los que se ha enfrentado la ciencia. Ese órgano protegido por los huesos del cráneo, con un peso de entre 1.300 y 1.500 gramos y compuesto por unas 86 mil millones de neuronas todavía es uno de nuestros enormes extraños.

Hay varias cosas que todavía no conocemos sobre la mente humana. Muchas cuestiones prosiguen aguardando respuesta. Y en este contexto, distintos psicólogos y neurólogos durante la historia han aportado visiones, teorías e hipótesis en relación al funcionamiento de los procesos mentales.

Y, sin duda, una de las teorías más interesantes es aquella que divide la mente humana en tres niveles: consciente, inconsciente y subconsciente. Con una clara base en los estudios y aportaciones de Sigmund Freud, el padre del psicoanálisis y una de las figuras intelectuales mucho más relevantes del siglo pasado, esta hipótesis nos da una visión impactante acerca de la naturaleza de nuestra cabeza.

Pero, ¿qué es exactamente el consciente? ¿Y el inconsciente? ¿Y qué papel juega el subconsciente? ¿De qué manera se relacionan entre ellos? ¿Dónde está cada uno de ellos? ¿En qué se diferencian? ¿Son tan distintos? Si deseas hallar la respuesta a estas y muchas otras preguntas, llegaste al lugar adecuado. En el artículo de hoy exploraremos las diferencias neuropsicológicas entre consciente, inconsciente y inconsciente.

¿Qué son el consciente, el inconsciente y el subconsciente?

Antes de concretar sus principales diferencias en forma de puntos clave, es primordial ponernos en contexto y entender precisamente y de manera individual, qué es el consciente, el inconsciente y el subconsciente. Definamos, pues, los tres conceptos. Vamos allí.

Consciente: ¿qué es?

El consciente es el nivel de la mente que percibe y examina la realidad, realizando que tomemos resoluciones fundamentadas en nuestras vivencias y conocimientos anteriores. Es un término que fue descrito por primera vez por Sigmund Freud y destina aquella parte de la mente con el grupo de vivencias de las que el sujeto puede hablar a través de procesos de percepción interna.

Es la capa más superficial de la cabeza y es la que nos ofrece la capacidad de percibir la realidad dándote cuenta de todo lo que pasa en tu vida, pudiendo reproducir, comentar y compartir todo aquello asociado a las experiencias mismas y a las conmuevas y sentimientos que desarrollan.

Los seres humanos responsablemente aprendemos, razonamos, juzgamos, planeamos, decidimos y conversamos. Todo este pensamiento consciente nace de este nivel superficial de la mente que, como pasa con los otros 2 conceptos, no poseemos clarísima su naturaleza desde un criterio puramente neurológico.

Gracias al consciente, desarrollamos el intelecto y adquirimos conocimiento. Puede usarse como sustantivo para designar la “localización” de ciertos procesos mentales que forman el funcionamiento lúcido de nuestra mente o como adjetivo, sirviendo de esta manera para calificar un estado psíquico.

Inconsciente: ¿qué es?

El inconsciente es el nivel de la cabeza que nos hace desarrollar comportamientos de forma desapercibida, o sea, sin que haya una voluntad en efectuar una conducta específica. Es un término que fue descrito por primera vez por el jurista escocés Henry Lord James, aunque más tarde se transformaría en un término clave de la teoría del psicoanálisis de Sigmund Freud.

Es muy habitual usar este concepto como adjetivo aplicable a un individuo que actúa sin tener en cuenta las secuelas ni los peligros de sus acciones, pero lo cierto es que, a nivel psicológico, encierra muchos más secretos.

En esta teoría del psiconálisis, el inconsciente es aquella capa de la mente que dispone del grupo de contenidos que se mantienen al margen del consciente y que son reprimidos pero que muestran una intensa actividad en nuestros patrones comportamentales.

El inconsciente establece aquellas ocupaciones que realizamos sin pensar y es el “lugar” donde están los recuerdos reprimidos, los pensamientos incontrolables, las impresiones, los impulsos, etcétera. De igual forma, es el nivel donde están los fenómenos de personalidad cuyo origen no tenemos la posibilidad de explicar.

Asimismo controla nuestras funcionalidades fisiológicas (los latidos del corazón, la respiración, los movimientos intestinales…) y los actos reflejo. En este sentido, tenemos la posibilidad de asegurar que el inconsciente es el nivel de la mente del cual no podemos tomar los mandos. Es la mente en piloto automático.

Inconsciente: ¿qué es?

El subconsciente es el nivel de la mente que se alimenta de la información proporcionada por el consciente pero en su forma mucho más primitiva. Es, indudablemente, el concepto mucho más bien difícil de determinar y comprender de los tres. Es mucho más, a pesar de que Sigmund Freud lo utilizara como sinónimo de inconsciente, este término ha dejado de ser usado en la teoría del psicoanálisis.

Sea como sea, podemos comprender el subconsciente como la cubierta que está por debajo del umbral de la conciencia pero que no llega a ser un “sitio” inaccesible como el inconsciente. El subconsciente está formado por todo lo que hemos aprendido responsablemente pero que actualmente realizamos sin meditar bastante en ello.

Se habla, pues, de un nivel de la cabeza que podemos desarrollar para que realice tareas con un nivel de conciencia muy bajo. Es una puerta de ingreso a aquellas cosas que has vivido y que, pese a que no se hallen en la capa consciente, tienen la posibilidad de determinar tu forma de comportarte y los rasgos de tu personalidad.

Aun de esta forma, si haces un esfuerzo, puedes recordarlas y traerlas nuevamente al consciente para examinarlas. Digamos que es un puente entre lo inconsciente y lo consciente que, a pesar de estar rodeado de muchas ideas metafóricas, puede contribuir a solucionar traumas, superar experiencias dolorosas e inclusive dejar adicciones.

Asimismo se conoce como preconsciente y, a pesar de que se afirme que los sueños nazcan de este subconsciente, la verdad es que la psicología actualizada ha descartado su uso, centrándose solo en la distinción entre consciente e inconsciente. Y sucede que todo parece indicar que este subconsciente responde mucho más a lo místico que a la verdadera medicina neurológica humana.

¿Exactamente en qué se diferencian consciente, inconsciente y inconsciente?

Tras investigar los tres conceptos, pese a lo complejidad que guardan, seguro que las diferencias entre ellos han comenzado a quedar claras. Aun de esta forma, por si deseas o precisas tener la información de manera mucho más visual, hemos preparado la próxima selección de las diferencias entre consciente, inconsciente y inconsciente en forma de elementos importante.

1. Consciente y también inconsciente están reconocidos por la Psicología; inconsciente, no

Los tres conceptos fueron, en su día, una parte de la teoría del psicoanálisis de Sigmund Freud. Pero por el momento no solo es que el inconsciente fuera un sinónimo de inconsciente, sino que, transcurrido un tiempo, el término de subconsciente fue quedando en desuso y, hoy, la psicología actualizada no lo reconoce. Por ello, en la actualidad la mente se divide en 2 escenarios: consciente e inconsciente. El inconsciente quedó relegado al campo más místico y metafórico de la mente pero no responde a unas buenas bases neuropsicológicas.

2. El consciente contiene la información a la que poseemos acceso cualquier ocasión

Como hemos visto, a diferencia tanto del inconsciente como del subconsciente, el inconsciente es el nivel de la cabeza con el conjunto de vivencias de las que el sujeto puede dar cuenta a través de procesos de percepción interna.

Esto es, el consciente contiene toda aquella información a la que poseemos acceso en cualquier momento, percibiendo y examinando la verdad y tomando resoluciones fundamentadas en las vivencias y conocimientos previos que disponemos guardados en la “carpeta” de veloz ingreso.

3. El inconsciente es un almacén de recuerdos al que no tenemos acceso

El inconsciente, a diferencia de lo que sucede con el consciente, es aquel nivel de la mente que nos hace desarrollar hábitos de manera desapercibida, sin que haya una intención en realizar una conducta concreta. Son todos esos contenidos que se mantienen ajeno del consciente y que son reprimidos. Al mismo tiempo, contra todas aquellas funcionalidades fisiológicas autónomas sobre las que no podemos ejercer control.

4. El inconsciente es un puente entre inconsciente y consciente

El subconsciente es un concepto mucho más efímero y subjetivo ya que, como comentamos, no está reconocido por la psicología actualizada. Aun así, podemos comprenderlo como el puente entre el inconsciente y el consciente, pues, siendo conocido asimismo como preconsciente, es aquel nivel de la mente que está por debajo del umbral de la conciencia pero que no llega a ser tan inalcanzable como el inconsciente, en tanto que con esfuerzo tenemos la posibilidad de sonsacar todos esos recuerdos que se encontraban ocultos en este subconsciente.

5. El consciente toma el control del intelecto; el inconsciente, de las funcionalidades fisiológicas

Por último y centrándonos en los dos escenarios de la cabeza que sí son reconocidos por la psicología moderna, es esencial resaltar que, al tiempo que el consciente toma el control del intelecto; el inconsciente lo realiza de las funciones fisiológicas.

Es decir, nosotros, de manera consciente, tomamos decisiones, planeamos, charlamos y, en definitiva, administramos todo lo que tiene que ver con el intelecto. Pero, en cambio, no controlamos la respiración, la digestión, la frecuencia cardíaca, la memoria, los instintos ni las conmuevas. Todo esto viene mediado por el inconsciente.

Deja un comentario