Los 10 tipos de publicidad digital (explicados y clasificados)

Entre las primordiales especificaciones de Internet es su capacidad de producir modelos muy diferentes; experiencias que, alén de tener en común el hecho de ser accesibles mediante gadgets electrónicos con pantalla, se parecen poco entre sí.

Esto tiene implicaciones en el mundo de la propaganda. Si hasta hace pocos años los formatos de propaganda habían sido los mismos durante décadas, hoy día la mercadotecnia es impresionantemente dinámico y está en incesante transformación, explorando novedosas oportunidades para que los anunciantes tengan proyección y se diferencien de sus contendientes. Esto dió lugar a los modelos de propaganda digital que hay; todos ellos son el resultado de haber estado experimentando con las opciones que Internet pone al alcance de la gente y de las empresas.

¿Qué géneros de publicidad digital hay?

Prácticamente cualquier compañía u organización que desee anunciarse hoy en día, sobre todo si lo que ofrece va dirigido a gente joven o de mediana edad, debe comprender las distintas clases de propaganda digital. No solo pues en la actualidad casi todo el planeta utilice Internet, sino pues el mundo digital da unas posibilidades de creación de campañas de publicidad que, utilizadas sabiamente, son enormemente eficientes y permiten que prácticamente todo el dinero invertido vaya dirigido a ganar exposición frente potenciales usuarios.

Además de esto, no nos engañemos, incluso si una compañía no está sacando partido de la propaganda digital, es más que probable que su competencia sí lo esté realizando.

Si deseas tener una visión general de las clases de publicidad que hay, sigue leyendo; aquí los encontrarás clasificados según múltiples criterios.

Géneros de publicidad digital según su modo de adaptación al consumidor

Esta clasificación se basa en hasta qué punto los anunciantes tratan de lograr que sus piezas de publicidad sean mostradas únicamente a determinados perfiles de potenciales usuarios o clientes del servicio.

1. Publicidad no adaptada

Si bien cada vez son más extraños, aún existen casos de publicidad que prácticamente aparece de forma azarosa, sin que haya existido una intención de buscar un perfil preciso de potencial cliente. Como máximo, la campaña de publicidad va a tener presente el medio en el que se muestra el aviso (es decir, una web, un catálogo de mailing, etc.), de manera que todas y cada una la gente que podrían ver ese aviso tienen, en principio, exactamente las mismas probabilidades de entrar en contacto con él.

La única virtud de este tipo de propaganda digital es lo sencillo que resulta ponerlo en circulación, así que es apta para “principiantes” y para gente que apenas tiene capacitación en marketing.

2. Propaganda adaptada por segmentación de públicos

En este género de publicidad digital, hay un cierto nivel de adaptación a públicos objetivos que ya están divididos de forma objetiva de antemano, merced a la información textual asociada a cada usuario.

Por ejemplo, cuando algunas comunidades ofrecen la oportunidad de enseñar un anuncio únicamente a personas que vivan en determinado país o región o solo a gente de determinada franja de edad, hace empleo de esos criterios que se guían por categorías de bases de datos.

3. Publicidad amoldada según cookies de terceros

Si en el previo tipo de propaganda digital el nivel de adaptación se basaba en la información textual (esto es, plasmada en expresiones y códigos numéricos predefinidos de antemano), la adaptación fundamentada en cookies de terceros se guía no tanto por las categorías, sino más bien por el comportamiento de los individuos. Esto se logra asignando una cookie a cada usuario, de forma que cierta información acerca de sus pautas de navegación por Internet quede registrada y sea accesible a los anunciantes. Así, a medida que pasa el tiempo, es viable intuir sus preferencias e intereses según lo que haya estado visitando y buscando por la red de redes.

Como habrás intuido, la propaganda fundamentada en cookies de terceros puede llegar a entrar en conflicto con el respeto a la privacidad de las personas, y por esa razón numerosos países obligan a las webs a comunicar siempre acerca de la existencia de estos elementos de marketing, dando la opción de rechazarlos.

4. Publicidad contextual

La publicidad contextual es aquella que se amolda a la temática de la página donde se expone, de manera que se amolda a los clientes de manera indirecta, bajo la presuposición de que si alguien está visitando cierto rincón de Internet es por el hecho de que lo que se habla en él le crea interés.

Tiene el beneficio de que respeta completamente la intimidad de los clientes pues no se basa en información recopilada sobre cada persona, y además, tiende a amoldarse mejor a las preferencias de cada uno en tiempo real (la publicidad por cookies de terceros toma decisiones según lo compendiado a lo largo de semanas, independientemente de lo que la persona pretenda llevar a cabo en un momento preciso). Por ejemplo, si una página publica un artículo sobre alimentación para atletas, los anunciantes de revueltos de proteínas tienen la posibilidad de elegir que ese es un buen rincón para poner un aviso

Géneros de propaganda digital según su formato

Pasemos ahora a ver las clases de propaganda digital basándonos en el formato que adopta la pieza publicitaria, o sea, el modo de presentación de la información y su forma de ser percibida por los individuos.

1. Email marketing

Así como su nombre señala, el correo electrónico marketing se basa en el envío de e-mails a personas cuya dirección de correo electrónico se encontraba en un listado concreto. Estas piezas de publicidad acostumbran a radicar en correos electrónicos enteramente dedicados a una marca, producto o servicio, si bien también es posible que ese espacio sea compartido por varias compañías (por poner un ejemplo, al añadir un faldón promocional a una newsletter).

Dependiendo del grado de información que se tenga sobre los clientes que se muestran en ese listado de emails, será más o menos posible segmentar por públicos objetivos, mandando esos avisos solo a preciso tipo de personas.

2. Banners de publicidad

Los banners de publicidad son las piezas publicitarias que aparecen integradas en la maquetación de las páginas web, normalmente en los márgenes del contenido pero a veces también entre parágrafo y parágrafo. Estos avisos pueden consistir únicamente en piezas visuales estáticas, o vídeos, gifs u otros formatos que integran imágenes en movimiento. Además, tienen enlaces incorporados, de forma que es viable clickear sobre un banner e ir a la página web que el anunciante quiera (normalmente, a la de compra de un producto o servicio).

Este es uno de los tipos de propaganda digital mucho más clásicos, pero con el pasar de los años, las personas se han acostumbrado a prestar muy poca atención a los banners. Eso sí, las probabilidades de que un usuario realice clic sobre él aumentan mucho si pertenece a una campaña de publicidad amoldada.

3. Patrocinios y colaboraciones

Este tipo de propaganda consiste en asociar una marca, producto o servicio a una entidad que capte la atención de una una gran parte del público propósito y que genere seguimiento. Por ejemplo, es frecuente que influencers promocionen modelos mediante sus redes sociales, e inclusive es posible integrar piezas de propaganda física en vídeos de YouTube de un canal seguido por un tipo de personas propensa a obtener lo que se anuncia.

4. Propaganda en redes sociales

La publicidad en comunidades es aquella que se apoya en las opciones de potenciación del alcance de publicaciones en comunidades como Fb, Instagram… Es decir, que son publicaciones efectuadas desde una cuenta abierta por la marca o empresa que se promociona, y en las cuales se ha invertido dinero a fin de que tengan mayor repercusión, siendo mostradas a considerablemente más personas de lo que resultaría habitual sin pagar.

5. Mobile ads

Los mobile ads son esos en los que se detallan avisos incorporados en una aplicación para móvil. Normalmente tienen la apariencia de un banner como los que podemos encontrar en cualquier página. Para anunciarse así, hay que abonar a la compañía que tiene los derechos de esa app específicamente.

6. Avisos en motores de búsqueda

Los avisos en motores de búsqueda pertenecen a lo que se conoce como SEM (Search Engine Marketing). Este género de publicidad digital se plasma en los resultados de la búsqueda que quedan situados en la parte alta de los resultados que conseguimos al buscar algo en páginas como Google+ o Bing, de manera que quedan a la visión del 100% de quienes realizaron la búsqueda escribiendo ciertas palabras o oraciones.

Es decir, que si la mayor parte de resultados obtenidos al buscar algo en webs de este género quedan posicionadas de forma orgánica según los criterios SEO (Search Engine Optimization), con el SEM este posicionamiento privilegiado se consigue pagando a los buscadores.

¿Quieres potenciar tu marketing digital en el planeta de la psicología?

Si eres sicólogo/a o diriges un centro de psicología, te podemos contribuir a aumentar y optimizar tus campañas de publicidad en Internet. En Psicología y Cabeza ayudamos a los psicólogos a tener presencia en el medio digital y a ganar exposición ante sus potenciales clientes, así sea en el campo de la psicoterapia o en el de los servicios para empresas.

Si quieres saber más sobre cómo te tenemos la posibilidad de asesorar en el campo del marketing digital o te tenemos la posibilidad de ayudar a anunciarte, ponte en contacto con nosotros a través de [email protected]

Deja un comentario