Los 5 pilares de la autoestima en la edad avanzada

La adultez llega con un enorme grupo de responsabilidades y tareas complicadas a enfrentar a lo largo del día a día.

Esta clase de desafíos incluye asimismo el modo perfecto en el que como personas adultas debemos relacionarnos con nuestras propias emociones. Y sucede que hacer lo posible por potenciar nuestro confort psicológico sin depender totalmente de nuestros progenitores y mamás forma parte de una adultez sana.

Por supuesto, absolutamente nadie es capaz de supervisar totalmente sus conmuevas, pero sí que es viable ir ganando dominio en la modulación de los sentimientos y aprecios (orientados hacia el resto y hacia uno mismo). La experiencia que nos contribuye el hecho de ser personas adultas contribuye a que hagamos esenciales progresos una vez alcanzada la mayoría de edad, pero siempre hay salvedades y instantes de flaqueza. En este sentido, durante este artículo vamos a hacer un repaso por los pilares psicológicos mucho más esenciales para cultivar una buena autoestima en la adultez.

Los primordiales pilares de la autoestima en los mayores

La autovaloración no es un factor psicológico que ya nos viene dado y frente en como no tenemos la posibilidad de llevar a cabo nada. Aun si bien no nos demos cuenta de esto, estamos participando constantemente en su evolución, ya que lo que hacemos y de qué forma gestionamos nuestras conmuevas tiene un impacto en de qué manera nos vemos y nos valoramos.

Como es natural, la manera donde influimos en nuestra autovaloración va cambiando dependiendo de las etapas de la vida que estamos atravesando. Por ejemplo, ser un niño, un adolescente o un adulto tiene implicaciones en los próximos aspectos de la vida que dan forma a nuestra interpretación de los hechos:

  • ¿Cuáles son nuestros valores?
  • ¿Cuáles son nuestros intereses?
  • ¿Con cuántas personas nos enlazamos?
  • ¿Qué nivel de autonomía poseemos?
  • ¿Cuáles son nuestras responsabilidades?
  • ¿Quiénes son nuestros referentes?
  • ¿Cuántas vivencias debemos incorporar al concepto del “Yo”?
  • ¿Cuál es nuestra aptitud de pensamiento abstracto en esa fase de la vida?

Esta es solo una muestra de las cambiantes que entran en juego en la conformación de la autovaloración de un individuo, autovaloración que además de esto va variando con el paso de los años o incluso de los meses. Al fin y al cabo, es un desarrollo complejo y único en cada sujeto, y ante el cual no hay recetas mágicas infalibles en todos y cada uno de los casos. No obstante, sí hay varias ideas clave o pautas a tomar en consideración para mantener un nivel de autovaloración conveniente teniendo en cuenta el modo de vida asociado a la adultez en los países de Occidente. Veamos cuáles son.

1. Sostener los círculos de amistades

Bastante gente dejan que la adultez vaya de la mano de una progresiva pérdida de amigos, al dejar que las responsabilidades familiares, familiares y/o expertos ocupen todo su tiempo y que el ocio esté basado en actividades de reposo o individualistas. Esto puede tener un encontronazo negativo en la autoestima, al ofrecer lugar a una vida popular pobre socia a la monotonía, la carencia de incentivos y la escasez de ocasiones en las que conocer facetas novedosas de uno mismo.

2. No basarlo todo en el ascenso popular

Ir escalando posiciones en la cantidad de capital y el poder de compra alcanza a ser una especie de sustituto de la autovaloración real en personas adultas con una vida profesional muy atareada. En el momento en el que este sucedáneo de la auténtica auto-aceptación se revela como lo que es, suelen manifestarse crisis vitales.

3. Implicarse en proyectos controlados por uno mismo

No se debe dejar que las demandas del mercado de trabajo capitalicen todos nuestros sacrificios para lograr importante a medio y largo plazo.

Asimismo hay que entender detallar misiones y proyectos en un largo plazo desde los propios términos, a partir de los valores que uno mismo tiene. Por ejemplo, redactar una novela, construir una cabaña en el jardín para que nuestros hijos jueguen en ella, estudiar una carrera por el placer de estudiar sobre ese tema, etc.

4. Aprende a decir que no

La diplomacia juega un papel muy importante en la vida adulta, pero eso no implica que estemos obligados a decir “sí” siempre. Hay que estudiar a ser asertivos y controlar la aptitud de decir que no para no proceder a remolque de lo que decidan los demás.

5. Si te ves sobrepasado o excedida por la situación, busca ayuda profesional

Comprender cuándo ha llegado el instante de asistir a terapia sicológica asimismo pertenece a establecer una relación sanas con los permisos de la adultez. Y esto incluye no culparse a uno mismo por el hecho de sufrir o de no poder gestionar apropiadamente las propias emociones.

¿Estás pensando en comenzar un desarrollo de psicoterapia?

Si te interesa disponer de asistencia sicológica profesional para pacientes individuales, familias o parejas, ponte en contacto con nosotros.

En Avance Psicólogos llevamos más de 2 décadas ofertando nuestros servicios de psicoterapia, y además estamos trabajando en las áreas del coaching, la neuropsicología y el coaching. Nos puedes localizar en nuestro centro situado en el barrio de Goya de Madrid, o bien puedes concertar una primera sesión de atención en línea por videollamada.

Referencias bibliográficas:

  • Battle, J. (1978). Relationship between self-esteem and depression. Psychological reports.
  • Iancu, I.; Bodner, E. & Ben-Zion, I.Z. (2015). Self esteem, dependency, self-efficacy and self-criticism in social anxiety disorder. Comprehensive psychiatry, 58: partido popular. 165 – 171.
  • Iruarrizaga, I.; Gómez-Segura, J.; Criado, T.; Zuazo, M.; Sastre, E. (1999). Reducción de la ansiedad a través del entrenamiento en habilidades sociales. Revista electrónica de Motivación y Emoción.
  • Sanz, L.J. (2012). Psicología Evolutiva y de la Educación. Manual CEDE de Preparación PIR, 10. CEDE: Madrid.

Deja un comentario