Los 5 provecho psicológicos de cultivar la humildad

Pocos conceptos usados en Psicología dan lugar a muchos malentendidos como el de “humildad”. Varias personas piensan que ser humilde es ser alguien tímido; otras creen que consiste en tener un bajo nivel de autovaloración; y existe quien incluso piensa que debe ver con vivir conformándose con pocos recursos materiales, rozando la pobreza.

De todos modos, la verdadera humildad está más llena de matices y cambia mucho de un sujeto a otro, ya que se fundamenta en procesos sicológicos complejos, relacionados con el pensamiento abstracto y el autoconcepto (o sea, lo que sabemos acerca de nosotros mismos). En el artículo veremos en qué radica, dando una ojeada a los beneficios de ser humilde.

¿Exactamente en qué consiste cultivar la humildad?

Cultivar la humildad es uno de los procesos mucho más importantes del desarrollo personal. Radica en adoptar una determinada forma de pensar al valorar las propias cualidades, logros y fallos, teniendo en cuenta tanto los causantes de nuestro ambiente que nos ayudan a alcanzar nuestras misiones como el papel que juega la suerte en lo que nos sucede.

Así, las personas humildes tienen una visión mucho más completa de los causantes que hay detrás de los desenlaces que alcanzan al trabajar, al relacionarse con el resto, y al fin y al cabo, al impulsar nuestro avance personal. Esto las predispone a no obsesionarse con procurar ser algo que no son, ni a pretender dar la imagen de que son otra persona. Y esto tiene implicaciones tanto en la administración de las conmuevas como en la forma de mantener relaciones personales.

Los resultados positivos de impulsar la humildad

Estos son los principales beneficios de cultivar la amistad en el día a día.

1. Ayuda a crear relaciones más simétricas y equitativas

Las personas humildes no tienden a buscar un papel de dominación en las relaciones, ya que aceptan que la ecuanimidad es un valor positivo en casi todos los contextos y relaciones personales. Eso provoca que no tomen decisiones de manera unilateral de forma poco justificada tanto en el campo de la pareja como en las amistades, en los trabajos en equipo, etcétera.

2. Contribuye a conectar mejor con las personas

Algunas personas confunden la humildad con la baja autovaloración, pero de todos modos, ambas cosas tienen poco que ver. De hecho, si algo caracteriza a la gente humildes, es que en la mayoría de los casos no sienten la necesidad de probar nada a nadie, algo que no suele ocurrir en quienes no tienen una buena opinión de sí mismos y por lo tanto necesitan “compensar” eso al interaccionar con los demás.

Como la humildad nos transporta a desprendernos de la necesidad de ofrecer una faceta idealizada de nosotros, las relaciones personales que surgen de ella son mucho más auténticas, pues se fundamentan en la sinceridad.

3. Nos impide caer en la trampa de las luchas de ego

Parte importante de los conflictos que experimentan las personas tienen más de ficción que de choque de intereses real. En ocasiones, 2 personas empiezan a ponerse a la protectora sencillamente por malentendidos, por opinar que tienen que competir sin tener causas para esto, por gracietas que son tomadas bastante en serio… En definitiva, se da sitio a una lucha de egos que se fortalece a sí mismo como un círculo vicioso en el que, en realidad, ninguna de las dos personas quiere estar.

La humildad asiste para sostener la cabeza fría en este tipo de situaciones y a no asumir de buenas a primeras que a la menor señal de provocación o de cuestionamiento hay que enzarzarse en una riña.

4. Predispone a ir aprendiendo y mejorando

La humildad contribuye a ser realmente siendo consciente de las propias limitaciones e deficiencias, pero no desde un punto de vista pesimista o dramático.

Por eso, a las personas humildes se les da bien ir apreciando sus progresos al aprender o mejorar en algo.

5. Protege de los problemas de agobio por perfeccionismo excesivo

La humildad pasa por asumir que uno mismo no puede estar exponiéndose todo el tiempo a misiones extraordinarias, por lo que resguarda de la frustración y el desgaste psicológico por estrés. Por paradójico que parezca, esto permite lograr desenlaces increíbles a largo plazo, ya que la curva de estudio puede ir subiendo de forma consistente y sin interrupciones.

¿Quieres iniciar un desarrollo de psicoterapia?

Si te interesa tener asistencia psicológica y psicoterapéutica, ponte en contacto con nuestro equipo de expertos.

Psicólogos Majadahonda

En Psicólogos Majadahonda garantizamos terapia infanto-juvenil y para adultos, así como terapia de pareja, en la modalidad presencial u online por videollamada.

Deja un comentario