¿Qué es una jerarquía de valores, y cómo se crea una?

Cada persona posee su forma de ver e interpretar el mundo, visión única que ha sido alimentada a base de sus vivencias, aspectos de personalidad y enseñanzas que proceden de su familia.

Esto causa que cada uno valore de una u otra forma los diferentes puntos que constituyen nuestra vida, como la familia, el dinero, la religión, la civilización, el trabajo o cualquier persona que se nos ocurra.

La jerarquía de valores es esta composición mental donde organizamos aquello que tenemos en cuenta mucho más apreciado y significativo en nuestras vidas de lo que no lo es tanto, y asimismo aquello que consideramos que está bien y lo que está mal. Veámoslo mucho más a fondo.

¿Qué es una jerarquía de valores?

Podemos definir como jerarquía de valores a aquella estructura donde situamos las opiniones y actitudes que determinan nuestro accionar, asignándoles a todas ellas una determinada relevancia. Los valores que constituyen tal jerarquía no son estables en todo el tiempo, ya que en función de nuestra experiencia, cambios de opinión y también influencias sociales valoramos de manera diferente una u otra cosa a lo largo de nuestra vida.

Los valores no son iguales de sujeto en sujeto y muy cambiantes en función de nuestro ámbito popular, laboral, cultural y religioso. Cada individuo tiene un rango de valores que considera superiores e inferiores, estableciendo su concepto de lo que es moral, filosófico, estético y ético en su historia. Por poner un ejemplo, hay quienes consideran como de alto valor la familia y todo lo que a ella se relaciona, al tiempo que para otros es el dinero y el ocio lo que consigue un gran peso en sus vidas.

Elementos elementos de la jerarquía de valores

En general, la jerarquía de valores es leal a la representación de aquello que el individuo considera necesario para llevar una vida feliz y con confort.

Esta estructura mental es conformada durante la vida de cada individuo a base de sus experiencias y mezclada con su personalidad y valores adquiridos de pares, mismos que acostumbran a definir qué está bien y qué está mal en el seno de una sociedad. Son tres los elementos escenciales que determinan esta composición.

1. Percepciones del sujeto

Las percepciones y también interpretaciones que realice el sujeto del mundo en el que vive determinarán cuáles son sus valores. A su vez, el lugar de tales valores responderán a las necesidades, intereses, pretensiones, formación y condiciones personales de la persona que los acoge.

2. Características del valor

El segundo aspecto que establece la composición de la jerarquía de valores tiene que ver con las características del valor, muy relacionada con la prioridad personal de cada uno de ellos pero también de de qué forma sea interpretado como positivo o negativo desde una perspectiva popular.

3. Situación del individuo

El tercer aspecto tiene que ver con la situación momentánea donde vive la persona. Este es el elemento más inestable, puesto que todos pasamos por distintos situaciones durante la vida que nos pueden realizar cambiar de parecer y apreciar de manera diferente un aspecto que, anteriormente, era muy valorado.

Características de los valores

Podemos destacar distintas peculiaridades de los valores sabiendo los tres puntos recién mencionados:

  • Los valores tienen 2 polos, uno positivo y otro negativo (bien vs mal).
  • Actúa con apariencia de rango, de peor/mal a mejor/bien.
  • La jerarquía donde se organicen va a depender de aspectos sociales, morales y éticos.
  • Son flexibles, pudiendo cambiar transcurrido el tiempo de acuerdo a las experiencias y necesidades de los individuos.
  • Difieren en lo que se refiere a durabilidad. Hay valores más perdurables que otros.

Jerarquía de los valores de Max Scheler

Los valores fueron objeto de estudio desde tiempos viejos. Ya en la Grecia Tradicional pensadores como Platón y Aristóteles planteaban tratados acerca de la ética, la moral, la belleza y la estética, intentando ordenar cuáles eran los valores mucho más importantes para la vida del hombre.

A medida que fueron pasando los siglos hace aparición la filosofía de David Hume, filósofo escocés que estudió la ética y se preocupó por la manera en que se realizaban los juicios morales. Son esos juicios morales los que tienen un papel clave cuando se establece qué es el bien y qué es el mal, ideas que determinan tanto lo que comprendemos como valores socialmente aceptados y la jerarquía que establecemos con ellos.

Entre las figuras clave a la hora de charlar de la jerarquía de valores es el pensador alemán Max Scheler. Este pensador es conocido por sus estudios de axiología, rama de la filosofía que estudia los valores, su naturaleza y esencia. El gran aporte de Scheler es haber propuesto una jerarquía de valores, estableciendo una composición muy bien organizada de los escenarios que él estimó que conformaban la prioridad e importancia que damos las personas a diferentes valores atendiendo al pensamiento social.

La iniciativa de Max Scheler de jerarquía de valores, empezando de menor a mayor nivel de importancia, es la siguiente:

1. Valores de lo satisfactorio

Asimismo conocidos como valores hedonísticos, los valores de lo interesante se corresponden a los estados afectivos mediante los que sentimos y procuramos placer, y sentimos y eludimos el dolor. Son esos que tienen directa relación con lo que entendemos como interesante y lo desapacible.

2. Valores vitales

Los valores vitales mencionan a la vida del cuerpo, esto es, los que tienen relación con la salud, la enfermedad, las necesidades fisiológicas y el instinto. Su búsqueda se hace para conseguir bienestar biológico, mientras que su privación suponen malestar y problemas de salud.

3. Valores espirituales

Los valores espirituales son los que, de acuerdo con el modelo de Scheler, son captados mediante nuestro espíritu y no implican lo corporal. Aquí hallaríamos los valores estéticos, jurídicos, intelectuales y de saber puro.

4. Valores religiosos

Para finalizar, en la jerarquía iniciativa por Max Scheler, tenemos los valores religiosos, que serían los que tendrían mayor nivel de importancia. Se conforman de lo sagrado y lo definió diferenciando entre lo santurrón y lo profano.

Ejemplos de tipos de valores

Si bien el modelo de Max Scheler es atrayente y se utiliza para ofrecerle algo de forma a lo que se puede entender como jerarquía de valores, lo cierto es que cada uno de ellos puede establecer el suyo. Lo que se entiende por un valor es muy subjetivo y la importancia que le damos lo es todavía más, por ello, realizar un modelo en el que se especifique cuáles son los niveles de este género de jerarquía es realmente complicado.

Sin embargo, a modo de ejemplo y de asistencia orientativa para quien se desee embarcar en la aventura de escribir su jerarquía de valores, valorando qué considera como más esencial en su historia de aquello que no lo es tanto, a continuación dejamos 6 tipos de valores a tomar en consideración.

1. Valores sociales

Los valores sociales comprenden la relevancia que le damos a personas que forman parte de nuestro entorno social, sean familiares, amigos o la sociedad en sí. Tienen bastante que ver con hábitos prosociales, adaptación a la civilización de nacimiento o de acogida.

2. Valores religiosos

Los valores religiosos son establecidos por cada doctrina, denominación o secta religiosa. Pueden ser valores socios a una religión muy bien acotada o, también, creencias mucho más alternativas, de corte pagano o sectario.

3. Valores morales

Los valores morales son los que derivan de su relación con la sociedad y tienen herramienta a la hora de tomar decisiones, estando sujetos a lo ético.

4. Valores biológicos o fisiológicos

Los valores biológicos o fisiológicos son esos que surgen a partir de las pretensiones básicas del humano, teniendo relación con la nutrición, la salud, la necesidad de protección y cuidado de la integridad física y sicológica, entre otros muchos.

5. Valores económicos

Los valores económicos tienen directa relación con las riquezas. Son esos con los que se complacen las pretensiones materiales, comerciales, de recursos…

6. Valores estéticos

Los valores estéticos son los que se centran en la hermosura como objeto de interés, intentando encontrar el equilibrio, la ocupación y también el impacto visual.

Ejemplo de jerarquía de valores

Tomando en consideración los 6 ejemplos que terminamos de ver, aquí piedes ver un ejemplo de jerarquía de valores ordenados de sobra a menos importantes.

  • Familia y amigos (sociales)
  • Fe y religión (religiosos)
  • Solidaridad, cooperación y hacer el bien (morales)
  • Sexo, nutrición y salud (fisiológicos)
  • Belleza, arte y cultura (estéticos)
  • Trabajo, recursos materiales y ahorros (económicos)

La relevancia de la jerarquía de valores

La jerarquía de valores de cada uno de ellos es valiosa por el hecho de que hablamos de una composición compuesta por nuestras convicciones que establece varios aspectos de nuestro comportamiento. Orienta y guía nuestras actitudes y nos motiva hacia la consecución de distintas metas o comportarnos de aquella forma que tenemos en cuenta como adecuada en base a nuestros propios valores.

Esta jerarquía de valores es única en todos y cada individuo, pero también se compone de forma popular. Esto es, la combinación de los valores de cada individuo en el seno de una sociedad constituyen una jerarquía de valores común, compuesta por aquellos valores socialmente deseables y que, aquellos que no los comparten o se distancian de los mismos, tienen la posibilidad de ser marginados o vistos como personas que no se rigen por lo que la mayoría apoya.

A nivel individual, los valores mucho más esenciales son aquellos que conforman nuestra identidad, aquellos que determinan nuestra forma especial de expresarnos y vivir.

Cuanto mucho más claros y más altos se hallen en la jerarquía de valores, mucho más nos servirán para orientar nuestra conducta y darle un preciso sentido a nuestra vida, guiándonos para hacer un preciso propósito o tener una visión de futuro y vital.

Deja un comentario