Blog

10 hábitos que favorecen el bienestar emocional

El confort sensible es un aspecto de la cabeza humana que se puede observar alterado o de forma directa interrumpido de formas muy distintas: ante una crisis laboral, frente la desaparición de un ser querido, tras una separación de pareja…

Sin embargo, de igual forma en el que la vida puede hacer que nuestro estado de ánimo dé un vuelco, nosotros también tenemos la posibilidad de influir en nuestras emociones según el modo en el que interactuemos con las situaciones que nos plantea la vida. De hecho, ese es uno de los principios fundamentales en los que se basa la psicoterapia.

En el presente artículo haremos un repaso por varias actividades y reacciones generales que hacen más fácil mantener un óptimo nivel de bienestar emocional.

10 hábitos y acciones diarias que fortalecen el confort emocional

El hecho de llevar a cabo estas acciones no garantiza que nos hayamos ido a sentir bien instantaneamente o en un medio plazo, pero sí que nos predispone a ser capaces de mantener un óptimo equilibrio emocional y de sobrepasar las crisis vitales que puedan salir a nuestro paso.

Como siempre sucede en estos casos, hay que tener en consideración que la mejor manera de trabajar en el propio confort sensible es proceder a psicoterapia para obtener un trato individualizado por la parte de expertos de la salud psicológica, pero más allá de la consulta del psicólogo, estas estrategias van a hacer que poseas mayores opciones de sentirte bien.

1. Establece un horario de sueño consistente

Tener clarísimo cuándo llega el instante de irte a dormir y hacer que este sea afín durante todos y cada uno de los días de la semana ayuda a gozar de un sueño mucho más reparador y de no caer en la tentación de quedarnos lúcidos hasta muy tarde, alterando nuestros ritmos circadianos.

No se debe olvidar que dormir mal supone tener mayores adversidades para concentrarnos, ser mucho más irritables, y desarrollar una mayor vulnerabilidad al estrés.

2. Aplica a tu día a día “rituales” de inicio de tareas

En un caso así no estamos hablando de efectuar actividades con símbolos ni de carácter religioso; simplemente, acostúmbrate a ligar ciertos instantes del día con la realización de una acción asociada al comienzo de una labor.

Por poner un ejemplo: “en el momento en que termine de desayunar a las 9 de la mañana, me voy a sentar en mi escritorio y realizaré las primeras llamadas a clientes del día”. De esta manera te protegerás contra la procrastinación, que es una enorme generadora de ansiedad y de culpa.

3. Establece una línea divisoria entre trabajo y vida privada

Esto es muy importante tanto para rendir bien para disfrutar verdaderamente de tus horas de ocio y de conciliación familiar. Para esto, por poner un ejemplo, no uses tu número de teléfono de siempre para el trabajo, ni te acostumbres a quedarte trabajando hasta tarde.

4. Haz que las vacaciones cuenten

En la misma línea del consejo previo, es esencial que no infravalores el poder que unas buenas vacaciones tienen para guiarte a sostener el confort emocional.

No solo te asistirán a rendir más a la vuelta al trabajo, sino que protegerán tu salud mental si realmente desconectas de tu faceta profesional. Ni siquiera es necesario que viajes siempre; es suficiente con dedicarte a lo que disfrutas siempre que no esté ligado a tu día a día en el contexto laboral y, a poder ser, sin exponerte a los espacios que empleas al trabajar de manera retribuida.

5. Involúcrate en proyectos con misiones a medio o largo plazo

Mantener metas importantes para ti que puedas lograr en cuestión de meses o aun de años es primordial tanto para reforzar tu autoestima para estructurar tu vida. De este modo, dotarás a tu día a día de un sentido de progreso, de acumulación de logros. Eso sí, es importante que esta clase de proyectos no se limite a la acumulación de dinero: la actividad en sí ha de ser lo que te motive.

6. Cuídate

Protege de tu condición física por medio de una dieta sana y de ejercicio regular. Un cuerpo sano en la medida de lo posible es importante para tener una aceptable aptitud de gestión de las emociones.

7. Proporciona tu asistencia y pídela cuando lo precises

El bienestar sensible no es algo que pueda ser conseguido de manera totalmente individual; necesitamos de la participación del resto en nuestras vidas. De ahí que, cerciórate de contar con una red social de acompañamiento participando e involucrándote en ella.

8. Transporta un períodico personal

Ir rellenando frecuentemente un diario personal te va a ayudar a impulsar tu coche-conocimiento y, en consecuencia, a advertir esos hábitos y esas formas de pensar que te habían ido conduciendo al auto-sabotaje sin que te dieses cuenta.

9. Come solo si tienes apetito

Muchas personas se acostumbran a procurar regular las conmuevas dándose atracones de comida sin tener apetito: picoteos entre horas, tendencia a tomar solo refrescos azucarados para distraerse con su sabor, etc. Detecta estos hábitos y ponles freno.

10. Usa técnicas de relajación en los instantes de alto estrés

Lo bueno de las técnicas de relajación es que varias de ellas son muy sencillas y tienen la posibilidad de ser usadas casi en cualquier contexto en el que dispongamos de un espacio relajado y que nos ofrezca algo de privacidad. Puedes evaluar con ejercicios de respiración diafragmática dominada, o con la relajación muscular progresiva de Jacobson, por ejemplo.

¿Deseas disponer de ayuda sicológica profesional?

Si te resulta interesante contar con asistencia psicoterapéutica, ponte en contacto con nuestro equipo.

Vibra Bienestar

En Vibra Confort llevamos años haciendo un trabajo y ayudando a todo tipo de personas mediante los servicios de psicoterapia, de nutrición, de fisioterapia y meditación. Además de realizar estas ocupaciones en nuestro centro situado en La capital de españa, efectuamos sesiones de terapia online por videollamada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba