13 remedios eficaces para aclarar la piel quemada por el sol

El Sol ha sido, es y será fundamental para la vida en este nuestro planeta. Pero no debemos olvidar que hablamos de una esfera de plasma incandescente de sobra de un millón de km de diámetro con una temperatura superficial de 5.500 °C en cuyo núcleo, donde se alcanzan temperaturas de 15.000.000 °C, tienen sitio reacciones de fusión nuclear.

Así que el Sol tiene poquísimo de dócil. Hablamos de, como todas y cada una de las estrellas, un cuerpo celeste increíblemente energético que nos ofrece la energía que se requiere para que la vida en la Tierra permanezca pero también nos manda radiaciones electromagnéticas que, en exceso y sin la protección necesaria, tienen la posibilidad de provocarnos problemas médicos.

En verdad, la luz solar pertence a los agentes cancerígenos más peligrosos que hay, ya que es responsable del 90% del millón de casos de cánceres de piel que se diagnostican. Y sucede que la luz ultravioleta, esa radiación más energética que la luz aparente, es un enorme enemigo para nuestra piel.

Los rayos ultravioletas hacen que nos quememos la piel y que, consecuentemente, esta cambie su color normal. Así, en el producto de el día de hoy y de la mano tanto de nuestro equipo de dermatólogos como de las mucho más reputadas publicaciones científicas, traemos una selección de los mejores consejos para aclarar la piel en el momento en que nos hemos quemado al sol. Empecemos.

¿Qué son las quemaduras solares en la piel?

Las quemaduras solares son lesiones de los tejidos cutáneos por incidencia de la radiación del sol, la cual provoca la desaparición de las células de la piel. Tienden a ser quemaduras de primer nivel, o sea, las más leves, consistiendo en lesiones superficiales en la epidermis, la cubierta de la piel mucho más externa.

De por sí, una quemadura del sol no comporta inconvenientes en un largo plazo (salvo que la exposición sea reiterada y prolongada en el tiempo), pero la región de la lesión se regresa de color rojo y puede llegar a doler. En verdad, una quemadura solar en general causa dolor al tacto, enrojecimiento, despellejamiento y sequedad.

A nivel clínico, una quemadura de primer nivel por el sol no necesita de un tratamiento concreto, pues, como hemos dicho, no hay daños serios a la salud a corto ni largo período más allá de estos inconvenientes de carácter eminentemente estético. Y en este momento es instante de recalcar que, frente quemaduras más graves, nada de lo que vas a ver en el artículo te ayudará. En caso de padecer una lesión que va alén de los síntomas mencionados, debes acudir al médico.

La piel es el órgano más grande del cuerpo humano, con una extensión total de unos 2 metros cuadrados. Es nuestra primera defensa ante el ataque de amenazas tanto biológicas como físicas, así como químicas, mientras que es vital para sentir estímulos externos. Así que debemos cuidarla, singularmente del sol.

¿Qué puedo realizar ante una quemadura solar?

Si te has quemado por el sol, lo que te ocurrió es que estás experimentando una quemadura cutánea de primer grado por exposición a la radiación solar. Indudablemente, tu piel se está despellejando, te duele ligera o moderadamente y su color y tono ha cambiado, normalmente hacia una tonalidad de color rojo.

Pero no sufras. Vamos a ver los más destacados remedios para aclarar la piel frente a un caso de quemadura del sol para que esta recupere, lo antes posible y dentro de las posibilidades fisiológicas, su apariencia habitual. Estos son los mejores consejos para aclarar una piel que se ha quemado por el sol.

1. Hidrátate bastante

Indudablemente, el consejo más esencial. Por el hecho de que sin él, ninguno de los otros sirve. Frente a una quemadura y para aclarar la piel, debemos hidratarnos por fuera y por la parte interior. El 30% de la piel es agua y para favorecer su reparación, es fundamental que esta disponga de la bastante. Es por este motivo que, además de tomar suficiente agua, debemos aplicar cremas que hidratan sobre la piel. En este sentido, es importante que busques una crema de fácil absorción y que sea suave.

2. Come alimentos ricos en vitamina C

La vitamina C, famosa también como ácido ascórbico, aparte de beneficiar el cuidado de dientes y encías sanas, contribuir a absorber el hierro de la dieta y potenciar que los tejidos se contengan en buen estado, es un poderoso antioxidante imprescindible para la cicatrización de lesiones y estimulación de la regeneración de la piel.

Así que ni qué decir tiene que, ante una quemadura por radiación solar, se hace fundamental integrar alimentos ricos en esta vitamina, aunque si hay inconvenientes de alergias siempre se puede recurrir a suplementos. Sea como sea, el tomate, el brócoli, las coles de bruselas, los cítricos, las fresas, las espinacas, las patatas y el repollo son las principales fuentes de esta vitamina.

3. Aplica aloe vera sobre la piel

El aloe vera se encuentra dentro de las plantas medicinales mucho más populares. Se trata de una planta suculenta que asiste para la reparación de lesiones cutáneas. Su jugo, así como las preparaciones que puedes conseguir en parafarmacias, impulsan la regeneración de las ubicaciones de la piel inflamadas por quemaduras. Puedes evaluar con ella, sabiendo que cada individuo es un mundo. Esto es, no en todos los casos tiene los mismos efectos.

4. Impide exponerte a mucho más luz del sol

Igual que en el momento en que un futbolista se lesiona debe apartarse de los campos de fútbol, tú tienes que realizar lo mismo con el sol. Mientras te estás recobrando de la quemadura, es primordial que no te expongas a más radiación solar. Quemar una región que ya está quemada solo va a hacer que el problema se lleve a cabo más grande y que estos antídotos sean cada vez menos eficaces.

5. Conviértete en un baño con avena

Sí, puede sonar extraño, pero se encuentra dentro de los remedios que más efectos positivos parece tener en las personas que lo han probado. La avena tiene sustancias antiinflamatorias que impulsan la recuperación de la piel pero respetando sus artículos naturales. Prepara un baño con agua tibia y pon copos de avena en el agua. Quédate ahí a lo largo de unos 20 minutos mientras tu piel se explota de los productos reparadores de la avena.

6. Utiliza exfoliantes suaves

La utilización de exfoliantes ante quemaduras solares sigue siendo objeto de controversia. Por un lado, es cierto que la exfoliación contribuye a adecentar la piel de células muertas y beneficiar su regeneración. Pero por otra parte, si es bastante profundo, podemos dañar todavía mucho más la región lesionado. ¿Nuestro consejo? Que conozcas tu piel y sepas qué es bueno para ti. Eso sí, prueba siempre con exfoliantes suaves, pues la piel quemada es mucho más sensible.

7. Aplica compresas frías

El frío asiste para, merced a la disminución de la temperatura, reducir la inflamación. De ahí que aplicar compresas con agua fría (hay quienes lo hacen con leche) sea un buen antídoto para calmar el enrojecimiento y el dolor vinculados a los procesos inflamatorios posteriores a la quemadura. Deja la compresa un cuarto de hora y apreciarás la mejora.

8. Utiliza cremas con vitaminas y antioxidantes

Las cremas ricas en vitaminas y antioxidantes son una excelente herramienta para darle a la piel de manera externa y más directa los “ingredientes” que precisa para regenerarse. Así, puedes preguntar con tu farmacéutico cuáles son las mejores cremas que puedes utilizar sobre tu piel ante un caso de quemadura por el sol. Estas te asistirán a acelerar la restauración.

9. Aplica jugo de limón sobre la piel

El jugo de limón tiene, aplicado sobre la piel, características despigmentantes, conque es una de las mejores substancias para beneficiar su aclarado tras una quemadura solar. No obstante, tienes que tener en consideración que, para que la acidez no dañe tu piel, tienes que diluirlo en un vaso con agua y que el jugo en contacto con el sol puede ensuciar la piel (tener el efecto opuesto), conque debe hacerse durante la noche o cuando no tengas planeado salir de casa.

10. Prepara una infusión de manzanilla

La Chamaemelum nobile, mucho más conocida como manzanilla, es una planta herbácea cuyo empleo curativo se remonta a tiempos de la Edad Vieja. Sus propiedades antiinflamatorias provoca que sea realmente útil para, mejorando ungüentos, cremas o infusiones que se aplican directamente sobre la piel, reducir las lesiones de las quemaduras solares. Además de esto, es útil para unificar el tono y color de la piel.

11. Haz un preparado de avena molida

Como hemos dicho, la avena, merced a sus características antiinflamatorias, es un producto fabuloso para tratar las quemaduras. Y aparte de elaborar un baño con sus copos, también puedes realizar, con una batidora, un preparado de avena molida y jugo de limón hasta tener una pasta con aspecto de mascarilla. Aplícala sobre tu piel y diviértete con su atrayente capacidad blanqueadora para recobrar el color normal de la piel.

12. Aplica puré de papaya sobre la piel

La papaya es una fruta que, gracias a la papaína, una enzima que, aplicada sobre la piel, tiene interesantes características aclarantes de exactamente la misma. Así pues, utilizar un puré de papaya sobre la región quemada puede guiarte a conseguir que las manchas por el sol desaparezcan más de manera rápida. Con 10 minutos de dejar la mascarilla es más que suficiente.

13. Pon clara de huevo sobre la piel

Terminamos con este consejo. Merced a su elevado contenido en proteínas, la clara de huevo es útil para, aparte de humectar y alentar la regeneración de la piel, aclarar las ubicaciones que fueron quemadas por el sol. Mezcla tres visibles de huevos y aplica el listo una cuarta parte de hora para favorecerte de sus propiedades.

Deja un comentario