Blog

Aumenta la felicidad incrementando los niveles de serotonina.

Los escenarios de serotonina en su cuerpo y cerebro pueden afectar relevantemente su estado de ánimo. Esta hormona juega un papel extremadamente esencial en su salud en general. Aprenda de qué manera las hormonas afectan su cuerpo, cómo afectan de forma positiva su estado anímico y de qué manera acrecentar naturalmente los escenarios de serotonina.

Es de este modo como actúa la serotonina en el cuerpo y el cerebro

La serotonina es una hormona y un neurotransmisor que asiste para regular muchos procesos anatómicos. La serotonina juega el papel más famoso en el cerebro. En el cerebro, la serotonina marcha como neurotransmisor y, por consiguiente, es una sustancia mensajera que estimula las células nerviosas. Esto es especialmente importante para el procesamiento y transmisión de información en el cerebro. En determinado sentido, la serotonina comprueba si todo el procesamiento de información en el cerebro funciona adecuadamente. Cuando las hormonas solo están presentes en dosis bajas, este procesamiento de información en su cerebro se desestabiliza, lo que tiene un efecto negativo en su estado de ánimo. Es por eso que la serotonina también se conoce como la «hormona de la felicidad». Un análisis de la Facultad de Washington se centró específicamente en la relación entre la depresión y la serotonina. Se dieron cuenta que la falta de hormonas de la felicidad provocaba depresión y enfermedad mental. ¹ Un nivel de serotonina bien regulado es primordial para el cerebro y, por ende, para su estado anímico. La serotonina también tiene un encontronazo positivo en casi todos los puntos de su salud. Su función en el cuerpo juega un papel importante en el control del apetito, ya que la serotonina tiene una función supervisora en el sistema nervioso entérico. Asimismo afecta al sistema cardiovascular, por poner un ejemplo en concepto de vasoconstricción. En ambos casos, la serotonina se une a determinados receptores, los llamados «receptores 5-HT».

Lleve esta leyenda a casa con usted: La serotonina es una hormona, un neurotransmisor y un mensajero en uno. En el cuerpo, la serotonina asume una variedad de funcionalidades de control en el sistema cardiovascular y en los intestinos. En el cerebro, controla la transmisión de información. Si esto se ve afectado por muy poca serotonina, su cerebro se desestabiliza y usted se pone triste y deprimido.

Optimize sus escenarios de serotonina: ¡la decisión es suya!

Ya sean aminoácidos, vitaminas o minerales, hay muchas maneras de acrecentar los niveles de serotonina de manera natural. Un extenso estudio realizado por el Journal of Psychiatry & Neuroscience² se ocupó del «dopaje natural con serotonina» y halló lo siguiente: Las vitaminas y los minerales hacen una contribución increíblemente esencial a la producción de serotonina. Se los conoce como «cofactores» y el cuerpo los precisa para sintetizar hormonas. De todos modos, los cofactores no son componentes directos de las hormonas, sino más bien substancias primordiales para el proceso de capacitación. Por tanto, siempre y en todo momento es importante proveer adecuadamente los causantes socorrieres necesarios. Pero otras substancias que se encuentran en varios alimentos asimismo se usan como substancias básicas para formar una cantidad suficiente de hormonas de la alegría. Ya que la serotonina también está compuesta de aminoácidos, consumir más aminoácidos produce más hormona de la alegría, que es la predecesora de la serotonina. Esto incluye, por poner un ejemplo, el aminoácido triptófano, que es particularmente fuerte en alimentos como nueces, pescado y trigo. Otra forma de aumentar los niveles de serotonina es utilizar los llamados «inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina». Se trata de antidepresivos químicos que no aumentan la concentración hormonal, pero aseguran que en el final llegue más material informativo al receptor. No obstante, estos son recetados por un médico y solo son adecuados para personas con depresión y cambios de humor severos.

Lleve esta leyenda a casa con usted: Puedes modificar las hormonas de la felicidad de muchas formas. Las vitaminas y los minerales, los denominados cofactores, aumentan la serotonina y los aminoácidos de los alimentos intervienen en la formación directa de la serotonina.

La serotonina es más natural: ¡estos 5 micronutrientes están aquí para asistirlo!

1. Vitamina B6
La vitamina B6 debe estar presente para promover la conversión de aminoácidos en serotonina. Las vitaminas son los llamados cofactores que son fundamentales para la capacitación de hormonas de la felicidad. Los antidepresivos también suelen contener vitamina B6. La concentración de esta vitamina en personas con depresión mayor suele ser muy baja. Desafortunadamente, esta esencial vitamina B6 no puede ser producida completamente por el cuerpo, pero a dios gracias se encuentra en varios alimentos. Las buenas fuentes vegetales son los aguacates, el repollo, las judías verdes y las lentejas. Buenas fuentes animales son las aves de corral, el hígado y el pescado.

2. Vitamina D
La vitamina D, esta vitamina que unicamente se genera con la luz del sol, es posiblemente la vitamina «faltante» más esencial en su estado anímico. La deficiencia de esta vitamina es común entre la población. Una concentración bastante baja puede provocar depresión o la llamada «depresión invernal», puesto que la vitamina D regula la conversión del aminoácido triptófano en serotonina. Entonces: sal al sol. ¡Esto está garantizado para aumentar su felicidad! Vitamina D3 + aceite ¡En nuestra tienda!

3. Té verde (L-teanina)
La L-tianina es un aminoácido que está prácticamente exclusivamente en el té verde. Los aminoácidos aumentan los niveles de serotonina y dopamina en el cerebro gracias a su aptitud única para aumentar los escenarios de actividad de ondas cerebrales alfa. Cuando hay una sensación de relajación y relajación, aparecen ondas cerebrales alfa mientras está despierto. Un estudio doble ciego de la Universidad de Queensland mostró los efectos relajantes de la L-teanina y sus efectos sobre la felicidad.

4. Ácidos grasos omega-3
Los ácidos grasos omega-3 se encuentran principalmente en pescados como el salmón y la caballa, pero la linaza y el aceite asimismo contienen enormes proporciones de omega-3. Son uno de los nutrientes mucho más importantes para la salud general del cerebro y el desempeño habitual. Los ácidos grasos son esenciales para crear células cerebrales saludables y promover nuevas células cerebrales. La gente con niveles bajos de serotonina acostumbran a tener niveles bajos de ácidos grasos omega-3. Los dos componentes primordiales de los ácidos grasos omega-3 son el ácido docosahexaenoico y el ácido eicosapentaenoico. Estos 2 ácidos actúan sobre los receptores que alcanzan todas y cada una de las hormonas en el cuerpo para dar a conocer sus efectos, hacerlas más sensibles a la serotonina y aumentar su liberación. Impulso de krill Nuestra tienda tiene dentro la mayor concentración de ácidos grasos omega-3.

5. Rhodiola (raíz de rosa)
La Rhodiola tiene muchos nombres: raíz dorada, raíz de rosa, raíz de rosa occidental, corona, etc. ¡Tiene casi muchos usos como el nombre! Incluso los viejos griegos usaban raíces de rosa para aumentar la vitalidad física y mental por norma general. Es un enorme maximizador de la serotonina y asimismo reduce la hormona del agobio cortisol. La Rhodiola es muy eficiente pues afirma que la serotonina llegue al cerebro de manera rápida. La Rhodiola incrementa la permeabilidad de la barrera hematoencefálica, con lo que en general se emplea para tratar la falta de atención y la mala salud.

Lleve este mensaje a casa con usted: Por lo tanto, los alimentos, especialmente los micronutrientes, pueden progresar sus niveles de serotonina y su propio estado anímico. ¡Únicamente debes comprender de qué manera hacerlo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba