Diagnóstico del Alzheimer, ¿cuáles son las diferencias entre una resonancia, un TAC y un PET cerebral?

El TAC, la resonancia magnética y el PET son tres pruebas usadas en el diagnóstico de diversas enfermedades, entre ellas el Alzheimer. Estas pruebas dejan conseguir imágenes del cerebro para advertir posibles daños. En el presente artículo explicamos exactamente en qué radica cada una de las pruebas y qué diferencias hay entre ellas.

¿Qué son el TAC, resonancia imantada y PET?

La resonancia imantada, la Tomografía Axial Computarizada (TAC) o la Tomografía por Emisión de Positrones (PET, por sus iniciales en inglés) son tres pruebas de neuroimagen que nos permiten conseguir imágenes del cerebro en 3D y alta resolución.

Los neurólogos las pueden pedir para corroborar un diagnóstico de enfermedad de Alzheimer y descartar otras causas que puedan estar detrás de alteraciones cognitivas como la pérdida de memoria.

Cuando charlamos de estas pruebas, la imagen que nos viene a la cabeza es la de una prueba diagnóstica donde debemos estar totalmente quietos, tumbados y con la cabeza en el interior de un aparato con forma de donut. A pesar de que la máquina y una parte del procedimiento son afines, las tres pruebas son diferentes y nos presentan información diferente.

Resso, TAC i PET glucosa (1).jpgDe izquierda a derecha imágenes de resonancia magnètica, TAC y PET de glucosa de una misma persona, adquiridos para investigación en la Fundación Pasqual Maragall.

Ahora, presentamos las diferencias mucho más significativas entre ellas:

Resonancia Magnética

  • Funciona con un imán. Para hacernos una idea de su potencia, una resonancia magnética de 3 Teslas está equipada con un campo magnético 60.000 veces mucho más potente que el de la Tierra. Este campo magnético se combina con impulsos de radio para detectar las especificaciones imantadas de los átomos de hidrógeno del cuerpo, y así poder enviar al computador la información necesaria para reproducir la imagen cerebral.
  • Da información intensa de los tejidos blandos. Pertence a las técnicas mucho más usadas en investigación, ya que permite obtener imágenes de alta resolución, con un aspecto de hasta 0,4 milímetros, en el caso por servirnos de un ejemplo, de una resonancia de 3 Teslas.
  • Es inocua, no produce radiación ionizante. Por este motivo, y debido al campo magnético, solo está desaconsejada en personas que tengan un marcapasos o implantes metálicos.
  • La prueba suele perdurar más de 30 minutos. La persona que está en la máquina debe estar inmóvil a lo largo de toda la adquisición.
  • Es una prueba muy estruendosa. El sonido proviene de la vibración de las bobinas de gradiente, producido por el paso alterno de la corriente necesaria para escanear.

TAC

  • Marcha con un haz de rayos X. El escáner deja obtener múltiples imágenes, tomadas desde diferentes ángulos, a partir de la absorción que hacen los diferentes tejidos a los rayos X.  
  • Ofrece imágenes óseas, de tejidos blandos y aire. Su resolución en tejidos blandos es menor a la de la resonancia imantada.
  • Emite una pequeña radiación ionizante. El riesgo de desarrollar cáncer debido a la radiación es mínimo. Sin embargo, no se aconseja repetir exageradamente la prueba y unicamente se prescribe su uso en niños cuando es rigurosamente necesario. Tampoco está recomendada para mujeres embarazadas, por el peligro de que logre afectar al feto.
  • Ciertas pruebas pueden hacerse en solo 10 minutos. La persona que está en la máquina también ha de estar inmóvil durante toda la adquisición.

PET cerebral

  • Marcha con un trazador radioactivo que se administra de forma intravenosa antes de realizar la prueba. Para tomar las imágenes, la máquina PET incorpora asimismo un TAC o una resonancia imantada.
  • Proporciona información sobre procesos biológicos. Gracias a las sustancias de contraste que tiene dentro el trazador, permite conseguir imágenes de alta definición para valorar aspectos como, por poner un ejemplo, el consumo de glucosa en el cerebro, que indica la actividad de distintas áreas, o advertir los depósitos de proteína amiloide, propios de la enfermedad de Alzheimer.
  • También utiliza radiación ionizante. Por este motivo, la prueba tampoco es sugerida en mujeres embarazadas.
  • Aparte del tiempo de exploración, requiere un tiempo de preparación entre la administración del fármaco radioactivo y la toma de las imágenes.

 

Prueba

¿Cómo marcha?

Peculiaridades primordiales

Sugerencias y contraindicaciones

Duración

Resonancia imantada

Imán

Información intensa de los tejidos blandos

Imágenes de alta resolución, con un detalle de hasta 0,4 milímetros

Muy ruidosa

Inocua

Debido al campo imantado está desaconsejada en personas que tengan un marcapasos o implantes metálicos

Más de 30 minutos

TAC

Escáner de rayos X

Imágenes óseas, de tejidos blandos y aire. 

Su resolución en tejidos blandos es menor a la de la resonancia imantada.

No se recomienda repetir excesivamente la prueba

Unicamente se prescribe su uso en niños en el momento en que es estrictamente necesario

No recomendada en mujeres embarazadas

10 minutos

PET

Trazador radioactivo intravenoso

Da información sobre procesos biológicos

Utiliza radiación ionizante

Para tomar las imágenes, la máquina PET incorpora asimismo un TAC o una resonancia imantada

No sugerida en mujeres embarazadas

40-60 minutos


En el Barcelonaβeta Bain Research Center, el centro de investigación de la Fundación Pasqual Maragall, estudiamos la prevención de la patología de Alzheimer mediante todas estas pruebas de neuroimagen. Merced a ellas, tenemos la posibilidad de detectar y analizar las modificaciones cerebrales que preceden al Alzheimer, y guiar ensayos clínicos que traten de impedir estas modificaciones para lograr evitar el inicio de la patología.

Deja un comentario