Salud de tu cerebro

¿Es eficaz la glucosamina? – Nutrición

La glucosamina es una molécula natural en su cuerpo, pero también es un suplemento dietético popular.

Se usa más comúnmente para tratar los síntomas de enfermedades de los huesos y las articulaciones, pero también se usa para tratar otras afecciones inflamatorias.

Este artículo analiza los beneficios, la dosis y los efectos secundarios de la glucosamina.

¿Qué es la glucosamina?

La glucosamina es un compuesto natural que se clasifica químicamente como amino azúcar (1).

Es parte de varias moléculas funcionales en su cuerpo, pero se usa principalmente para construir y mantener el cartílago articular (1).

La glucosamina también se encuentra en algunos tejidos animales y no humanos, como mejillones, huesos de animales y hongos. Otras formas de glucosamina se obtienen comúnmente a partir de estas fuentes naturales (2).

La glucosamina se usa ampliamente para tratar y prevenir enfermedades de las articulaciones como la osteoartritis. Se puede tomar por vía oral o como crema o ungüento tópico (2).

Resumir La glucosamina es un compuesto que se encuentra naturalmente en los tejidos humanos y animales. En los seres humanos, ayuda a formar cartílago y, a menudo, se utiliza como suplemento dietético para tratar enfermedades de las articulaciones como la osteoartritis.

Puede reducir la inflamación.
La glucosamina se usa ampliamente como suplemento dietético para tratar varios síntomas de inflamación.

Aunque el mecanismo de acción de la glucosamina no se comprende completamente, parece que la inflamación se puede reducir fácilmente.

Un estudio de probeta encontró que la glucosamina cuando se aplica a las células involucradas en la formación de hueso tiene efectos antiinflamatorios significativos (3).

La mayor parte de la investigación sobre la glucosamina implica la adición simultánea de condroitina, un compuesto similar a la glucosamina que también participa en la producción y mantenimiento de cartílagos saludables en el cuerpo (4).

Un estudio de más de 200 personas mostró que la suplementación con glucosamina y dos marcadores bioquímicos específicos de inflamación, PCR y PGE, redujeron un 28% y un 24%, respectivamente. Sin embargo, estos resultados no son estadísticamente significativos (5).

Cabe señalar que el mismo estudio encontró que aquellos que tomaron condroitina tuvieron una reducción del 36% en estos marcadores de inflamación. Este resultado es realmente importante (5).

Otros estudios apoyan estos resultados. Tenga en cuenta que muchos de los participantes que tomaron condroitina también informaron haber tomado glucosamina al mismo tiempo.

Por lo tanto, queda por aclarar si el beneficio se logra con condroitina sola o con una combinación de los dos suplementos (5).

En última instancia, se necesita más investigación sobre el papel de la glucosamina en la reducción de los marcadores de inflamación en el cuerpo.

Resumir No está claro cómo la glucosamina trata la enfermedad, pero algunos estudios han demostrado que puede reducir la inflamación, especialmente cuando se usa con suplementos de condroitina.

Mantener la salud de las articulaciones
La glucosamina está presente de forma natural en su cuerpo. Una de sus principales funciones es apoyar el desarrollo de tejido sano entre las articulaciones (1).

El cartílago articular es el tejido blanco liso que recubre los extremos de los huesos donde se conectan para formar articulaciones.

Este tipo de tejido, junto con un líquido lubricante llamado líquido sinovial, permite que los huesos se muevan libremente unos sobre otros, reduciendo la fricción y permitiendo que las articulaciones se muevan sin dolor.

La glucosamina ayuda a formar varios compuestos que participan en la formación del cartílago articular y el líquido sinovial.

Algunos estudios han demostrado que la suplementación con glucosamina puede proteger el tejido articular al prevenir la degradación del cartílago.

Un pequeño estudio de 41 ciclistas encontró que tomar hasta 3 gramos de glucosamina por día redujo la degradación del colágeno en la rodilla en un 27%, en comparación con un 8% en el grupo de placebo (6).

Otro pequeño estudio encontró que en jugadores de fútbol que tomaron 3 gramos de glucosamina por día durante tres meses, la relación entre la degradación del colágeno y los marcadores de síntesis de colágeno se redujo significativamente (7).

Estos resultados indican un efecto protector de la glucosamina en las articulaciones. Sin embargo, se necesita más investigación.

Resumir La glucosamina participa en el desarrollo de tejidos necesarios para el funcionamiento normal de las articulaciones. Aunque se necesita más investigación, algunas investigaciones han demostrado que los suplementos de glucosamina pueden proteger sus articulaciones de daños.

Se usa ampliamente para tratar enfermedades de los huesos y las articulaciones.
Los suplementos de glucosamina se utilizan ampliamente para tratar una variedad de enfermedades de los huesos y las articulaciones.

Esta molécula se estudió específicamente por su capacidad para tratar los síntomas y la progresión de la enfermedad asociados con la osteoartritis, la artritis reumatoide y la osteoporosis.

Diversos estudios han demostrado que la ingesta diaria de sulfato de glucosamina puede proporcionar un tratamiento eficaz a largo plazo para la osteoartritis al reducir significativamente el dolor, mantener las articulaciones y, en general, ralentizar la progresión de la enfermedad (8, 9, 10, 11).

Varios estudios han demostrado que los marcadores de artritis reumatoide (AR) se reducen significativamente en ratones tratados con diversas formas de glucosamina (12, 13).

Por el contrario, un estudio en humanos no mostró cambios significativos en la progresión de la AR después de la suplementación con glucosamina. Sin embargo, los participantes del estudio informaron mejoras significativas en el manejo de los síntomas (14).

Estudios recientes en ratones osteoporóticos también han demostrado el potencial de uso adicional de glucosamina para mejorar la resistencia ósea (15).

Si bien estos resultados son alentadores, se necesita más investigación sobre el cuerpo humano para comprender el mecanismo de acción de la glucosamina y sus mejores usos en enfermedades de las articulaciones y los huesos.

Resumir Aunque la glucosamina se usa ampliamente para tratar una variedad de enfermedades de los huesos y las articulaciones, se necesita más investigación sobre sus efectos.

Otros usos de la glucosamina
Aunque la glucosamina se usa para tratar muchas enfermedades inflamatorias crónicas, existe evidencia científica limitada para su uso.

Cistitis intersticial

La glucosamina se usa ampliamente para tratar la cistitis intersticial (CI), una enfermedad asociada con la deficiencia de glicosaminoglicanos.

Dado que la glucosamina es un precursor de este compuesto, la suplementación con glucosamina teóricamente podría ayudar a controlar la CI (16).

Desafortunadamente, existe una falta de evidencia científica confiable que respalde esta teoría.

Enfermedad inflamatoria intestinal (EII)

Al igual que la cistitis intersticial, la enfermedad inflamatoria intestinal (EII) está relacionada con la deficiencia de glucosaminoglicanos (16).

Pocos estudios apoyan la idea de que la glucosamina puede tratar la EII. Sin embargo, un estudio en ratones con EII encontró que la suplementación con glucosamina puede reducir la inflamación (17).

En última instancia, se necesita más investigación para sacar conclusiones seguras.

Esclerosis múltiple (esclerosis múltiple)

Varias fuentes afirman que la glucosamina puede ser un tratamiento eficaz para la esclerosis múltiple (EM). Sin embargo, hay una falta de apoyo.

El estudio analizó los efectos del uso de sulfato de glucosamina en combinación con tratamientos convencionales para la esclerosis múltiple remitente-recurrente. Los resultados no mostraron una influencia significativa sobre la tasa de recaída o el curso de la enfermedad después del tratamiento con glucosamina (18).

glaucoma

Se cree ampliamente que la glucosamina se puede tratar con glucosamina.

Algunas investigaciones anteriores han demostrado que el sulfato de glucosamina puede mejorar la salud ocular al reducir la inflamación y los efectos antioxidantes en la retina (19).

En contraste, reveló un pequeño estudio de que el consumo excesivo de glucosamina puede dañar a los pacientes con glaucoma (20).

En general, los datos actuales no son definitivos.

Articulación temporomandibular (ATM)

Varias fuentes afirman que la glucosamina es un tratamiento eficaz para la ATM o la ATM. Sin embargo, no hay suficiente investigación para respaldar esta afirmación.

Un pequeño estudio encontró que los participantes que tomaron un suplemento combinado de glucosamina y sulfato de condroitina redujeron significativamente los marcadores de dolor e inflamación y aumentaron la movilidad de la mandíbula (21).

Otro pequeño estudio encontró que los suplementos de clorhidrato de glucosamina no tenían efectos significativos a corto plazo en los pacientes con ATM. Sin embargo, se han informado mejoras significativas en el manejo del dolor a largo plazo (22).

Los resultados de este estudio son prometedores, pero no proporcionaron datos suficientes para apoyar una conclusión clara. Se necesita más investigación.

Resumir Aunque generalmente se considera que la glucosamina es un tratamiento eficaz para muchas afecciones, no existen datos definitivos sobre sus efectos.

¿Está realmente funcionando?
Si bien hay muchas afirmaciones de que la glucosamina tiene efectos beneficiosos en muchas enfermedades, la investigación existente solo respalda su uso en un número limitado de enfermedades.

Actualmente, la evidencia más convincente respalda el uso de sulfato de glucosamina para el tratamiento a largo plazo de los síntomas de la osteoartritis. Sin embargo, puede que no sea adecuado para todos (9).

Según los datos disponibles, es poco probable que sea un tratamiento eficaz para cualquier otra enfermedad o afección inflamatoria.

Si planea usar glucosamina, tenga cuidado con la calidad del suplemento que elija, ya que puede dañarlo.

En algunos países, incluido Estados Unidos, la supervisión reguladora de los aditivos alimentarios es débil. Por tanto, la etiqueta puede inducir a error (2).

Lo mejor que puede hacer es verificar los certificados de terceros para asegurarse de que está obteniendo exactamente lo que pagó. Los fabricantes que desean que terceros verifiquen la pureza de sus productos suelen adherirse a estándares más estrictos.

ConsumerLab, NSF International y la Farmacopea de los Estados Unidos (USP) son algunas de las empresas independientes que brindan servicios de certificación. Si ve uno de sus logotipos en su suplemento, es posible que sea de buena calidad.

Resumir La mayoría de los estudios respaldan el uso de sulfato de glucosamina solo para tratar los síntomas de la osteoartritis. En otras aplicaciones, es poco probable que esto sea efectivo.

Formas de dosificación y suplementos.
La dosis típica de glucosamina es de 1.500 mg por día y puede tomarla una o más veces durante el día (2).

Los suplementos de glucosamina se elaboran a partir de fuentes naturales, como mejillones o setas, o se elaboran artificialmente en un laboratorio.

Hay dos formas de suplementación con glucosamina (1):

  • Sulfato de glucosamina
  • Hidrocloruro de glucosamina

A veces, el sulfato de glucosamina también se vende con sulfato de condroitina.

La mayor parte de la evidencia científica sugiere que el sulfato de glucosamina o el sulfato de glucosamina cuando se combinan con condroitina son más efectivos.

Resumir La dosis de glucosamina suele ser de 1500 mg al día. De las formas disponibles de glucosamina, el sulfato, con condroitina o sin esta, puede ser la más eficaz.

Posibles riesgos y efectos secundarios.
Los suplementos de glucosamina pueden ser seguros para la mayoría de las personas. Sin embargo, también existen riesgos.

Los posibles efectos secundarios son (1):

  • Náuseas y vómitos
  • Diarrea
  • ácido
  • dolor de estómago

Si está embarazada o amamantando, no debe tomar glucosamina ya que no hay evidencia de que sea segura.

La glucosamina puede afectar el control del azúcar en sangre en los diabéticos, aunque el riesgo es relativamente pequeño. Si tiene diabetes o está tomando medicamentos para la diabetes, consulte a su médico antes de tomar glucosamina (2).

Resumir La glucosamina puede ser segura para la mayoría de las personas. Ha habido informes de molestias gastrointestinales leves. Si tiene diabetes, la glucosamina puede empeorar el control del azúcar en sangre.

Línea de fondo
La glucosamina se encuentra naturalmente en su cuerpo y juega un papel vital en el desarrollo y mantenimiento de la salud de las articulaciones.

Aunque la glucosamina se usa para tratar una variedad de enfermedades inflamatorias de los huesos y las articulaciones, incluida la EII, la cistitis intersticial y la articulación temporomandibular, la mayoría de los estudios solo han confirmado su eficacia en el tratamiento a largo plazo de los síntomas de la osteoartritis.

Para la mayoría de las personas, una dosis diaria de 1500 mg parece segura, pero puede tener efectos secundarios menores.

Si está buscando una forma de aliviar la osteoartritis, es posible que desee considerar un suplemento de glucosamina, pero consulte primero con su médico.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba