Las 60 mejores oraciones de Umberto Eco

Umberto Eco fue un escritor y filósofo italiano que nació en la zona de Piamonte a lo largo del año 1932.

Ciertas de sus obras literarias como el El nombre de la Rosa o La isla del día de antes tuvieron una gran aceptación inicial frente al público generalista y con el paso del tiempo, consiguieron revelar a este escritor como uno de los mejores novelistas de su generación.

Si te resulta interesante comprender mucho más sobre él y sobre cuáles fueron ciertas de sus ideas personales más interesantes, este artículo sin duda va a ser de gran interés para ti. En él te exponemos una selección con las mejores frases de Umberto Eco.

Las oraciones de Umberto Eco mucho más memorables

Si eres un/a amante de las novelas de este célebre escritor, seguramente gozarás de esta selección de oraciones de Umberto Eco.

1. Una proposición es como una partida de ajedrez, tiene cierto número de movimientos, pero desde el comienzo hay que estar capacitado para adivinar los movimientos a llevar a cabo con vistas a ofrecer jaque mate al adversario.

Desarrollar una tesis siempre fue para Umberto Eco un gran ejercicio de imaginación, un emprendimiento individual realmente interesante al que según su punto de vista particular como personas todos deberíamos encararnos cuando menos una vez en la vida.

2. Entendemos realmente bien cómo destruir una ciudad y de qué manera transportar información a bajo costo, pero todavía no tenemos ideas exactas sobre de qué forma conciliar el confort colectivo, el futuro de los jóvenes, la superpoblación de todo el mundo y la prolongación de la vida.

¿Nos encontramos verdaderamente tan desarrollados como pensamos? Muchas son las incógnitas a las que aún como sociedad no dimos contestación y muchas de ellas son además, las más importantes a las que siempre se ha enfrentado la humanidad.

3. Realizar una tesis significa entretenerse y la proposición es como el cerdo, en ella todo tiene beneficio.

Es una proposición es una oportunidad buenísima para saber en hondura sobre un determinado tema, un instante posiblemente único de nuestra vida que si lo entendemos ver puede ser realmente edificante para nosotros.

4. La vida es soportable, es suficiente con conformarse.

Tenemos la posibilidad de ser realmente contentos si decidimos conformarnos con poco, pues de todos modos son muchas veces los pequeños placeres los que más contentos pueden llegarnos a llevar a cabo.

5. Afirmar la absoluta omnipotencia de Dios y su absoluta disponibilidad respecto a sus opciones, ¿no equivale a demostrar que Dios no existe?

A lo largo de buena parte de su vida Umberto Eco se consideró a sí mismo ateo, la carencia de pruebas sobre la presencia de Dios era visto por él como una referencia clara a su no vida.

6. Una guerra santa sigue siendo una guerra.

Todas las guerras siempre y en todo momento fueron para él totalmente innecesarias, sin importar lo más mínimo como fuera el motivo que pudiese haberlas llegado a motivar.

7. Las redes sociales le dan el derecho de charlar a legiones de idiotas que antes charlaban sólo en el bar tras un vaso de vino, sin dañar a la red social. Entonces eran de forma rápida silenciados, pero ahora tienen el mismo derecho a hablar que un Premio Nobel. Es la invasión de los imbéciles.

Las comunidades son capaces de trasmitir en un momento una gran cantidad de información falsa, debemos ser realmente precavidos al catalogar como cierta una novedad que proceda de esta clase de fuentes de información.

8. No son las noticias las que hacen el diario sino más bien el diario el que hace las noticias.

La manipulación mediática siempre ha estado ahí, es por este motivo que debemos seleccionar con mucho precaución cuáles son las fuentes de información a las que acudimos.

9. Se trata de un consumismo que no tiende a la posesión de objetos de deseo con los que contentarse, sino que inmediatamente los regresa obsoletos, y el individuo pasa de un consumo a otro en una suerte de bulimia sin propósito (el nuevo teléfono móvil nos da poquísimas prestaciones novedosas respecto al viejo, pero el viejo tiene que ir al desguace para participar en esta orgía del deseo).

El consumismo desenfrenado es que la sociedad moderna ha conseguido como forma de vida siempre fue algo que este escritor no entendió. Como humanos somos perfectamente capaces de poder vivir sin la gran mayoría de cachivaches de los que hoy todos disponemos.

10. El espacio de la conjetura es un espacio rizomático.

Su forma de narrar y su riguroso vocabulario siempre fue algo que sin duda caracterizó a este escritor. Si te gustaría leer alguna obra atrayente suya quizás deberías iniciar por El nombre de la rosa o La isla del día de antes, 2 grandes proyectos literarias que sin duda no te decepcionarán.

Umberto Eco

11. Agradaba a napolitanos y sicilianos, mestizos asimismo ellos, no por error de una madre pelleja sino más bien por historia de generaciones, nacidos de cruces de levantinos infieles, árabes sudorientos y ostrogodos degenerados, que tomaron lo peor de todos sus híbridos ancestros: de los sarracenos, la indolencia; de los suabos, la ferocidad; de los griegos, la infructuosidad y el gusto de perderse en hablas con tal de dividir un pelo en cuatro.

En esta frase Umberto Eco nos ofrece la posibilidad de poder atisbar solo un atisbo de sus bastos conocimientos sobre historia de Europa, una temática indudablemente bien interesante sobre la que todos podemos aprender mucho más leyendo ciertas de sus proyectos.

12. ¡Se trafica más en Aviñón que en Florencia!

Este escritor siempre estuvo muy alerta de cuál era el planeta que le rodeaba, algo que podemos ver precisamente reflejado en esta breve y reveladora cita.

13. La maquinaria que deja generar un texto infinito con un número finito de elementos existe ya hace milenios: es el alfabeto.

La palabra escrita es posiblemente una de las herramientas mucho más capaces que nunca ha creado el ser humano, un adelanto tecnológico merced al cual en la actualidad varios de nosotros tenemos la posibilidad de disfrutar de un nivel de vida verdaderamente cómodo.

14. Por el hecho de que la ciencia no radica sólo en comprender lo que debe o puede hacerse, sino asimismo en comprender lo que podría hacerse si bien quizá no debiera hacerse.

Como realmente bien nos comunica esta cita, algunos ensayos científicos tienen la posibilidad de acarrear mucho más problemas que provecho es por este motivo que como sociedad debemos decidir si verdaderamente merece la pena llevarlos a cabo o no.

15. Somos nuestra memoria. Es decir, la memoria es el alma.

Es gracias a nuestra memoria que actualmente somos la persona que somos, si extrajeran de nosotros todo nuestro conocimiento y vivencias sencillamente nos convertiríamos en un cascarón de nuez totalmente vacío.

16. El entender no es como la moneda, que sigue físicamente íntegra incluso mediante los intercambios mucho más viles; se parece más bien a un traje de enorme belleza, que la utilización y la ostentación van desgastando.

El saber es algo que no tiene porqué abandonarnos en el lapso de toda nuestra vida, una vez lo adquirimos este irremisiblemente pasará a ser una parte indivisible de nuestra persona.

17. ¿Qué lector modelo quería yo mientras que escribía? Un cómplice, indudablemente, que entrara en mi juego. Lo que yo quería era volverme completamente medieval y vivir en el Período medieval como si fuera mi temporada (y al reves).

Los textos medievales siempre supusieron para él una gran fuente inspiración, si por este escrito hubiese sido siempre habría escrito textos similares a los que se hacían en aquellos tiempos.

18. Las herejías son siempre y en todo momento expresión del hecho concreto de que existen excluidos.

Debemos valorar la opinión del resto si deseamos que asimismo valoren la nuestra, pues como bien se dice desde hace ya bastante tiempo: quien esté verdaderamente libre de pecado que arroje la primera piedra.

19. Porque sólo algunas de las verdades son para todos y cada uno de los oídos, ni todas y cada una de las mentiras pueden ser reconocidas como tales por cualquier alma piadosa.

En dependencia de cual sea nuestro punto de vista incluso una mentira flagrante puede de todos modos no serlo, la visión es característica que nos entrega a todos nosotros la oportunidad de poder vivir nuestra vida de una forma verdaderamente única e original.

20. Mauricio viene de Moisés, Isidoro de Isaac, Eduardo de Arón, Jaime de Jacob y Alfonso de Adán…

Los nombres cambian y la sociedad asimismo cambia con ellos, aunque en el fondo muchos de nosotros proseguimos albergando los mismos valores y principios.

21. Nada es mucho más nocivo para la creatividad que el furor de la inspiración.

La inspiración desmesurada puede llevarnos a sobrecargar una obra artística, es por este motivo que aunque un preciso día nos sintamos muy inspirados debemos dedicarle a nuestro arte la misma proporción de tiempo que otro día cualquiera.

22. Sirve para el Pentágono y para la CIA, pero no me afirmarás que todas las revistas de turismos dependen de los servicios secretos de la demoplutojudeocracia al acecho.

Algunas personas acostumbran a meditar que todos y cada uno de los medios de comunicación están politizados, algo que como muy bien nos argumenta Umberto Eco en esta cita no posee porque ser realmente de este modo.

23. Los perdedores, como los autodidactas, tienen siempre y en todo momento conocimientos mucho más vastos que los ganadores. Si deseas ganar debes saber una cosa sola y no perder tiempo en saberlas todas y cada una; el exitación de la erudición está guardado a los perdedores. Cuanto más sabe uno, es que peor le fueron las cosas.

Si nos concentramos en un preciso en campo es muy posible que logremos ser los mejores en ello pues por desgracia es un hecho común, que esas personas que se interesan por muchas disciplinas diferentes acostumbran a no llegar a resaltar en el ejercicio de ninguna de ellas.

24. Los libros se respetan usándolos, no dejándolos en paz.

El mayo acto de respeto que se le puede realizar a un libro es sin duda leerlo, es por este motivo que nunca tiene porque ser demasiado tarde para iniciar una lectura apasionante.

25. Dios ha muerto, el arte dejó de existir, la historia llegó a su fin, y yo mismo no me siento del todo bien.

La sociedad avanza sin reposo y de acuerdo nos vamos realizando mayores tendemos a sentirnos fuera de onda, una situación quizás un tanto complicada que este escritor ha podido vivir de primera mano y que varios de nosotros asimismo vamos a deber vivir a lo largo de nuestras vidas.

26. La posesión de la fotocopia exonera de la lectura.

No por haber leído una cierta novela poseemos porqué haberla comprendido al completo, algunas proyectos literarias deben ser leídas más de una vez para poder llegar a admirar todos de sus matices.

27. El día de hoy no salir en televisión es un signo de distinción.

En la actualidad la televisión es un medio que indudablemente acostumbra dejar mucho que desear, un espacio dónde se lucen y comentan aquellos que son absolutamente similares a la cúpula directiva del lobby del momento.

28. El propósito de una aceptable introducción definitiva es que el lector se contente con ella, lo entienda todo y no lea el resto.

Como buen escritor profesional que era Umberto Eco solo se conformaba ofertando lo destacado a sus lectores, es por ello que hasta la etapa de introducción era para él una sección muy importante de cualquier novela.

29. Hay cosas que ves venir, no es que te enamores por el hecho de que te enamoras, te enamoras porque en ese período tenías una agobiada necesidad de enamorarte. En los períodos en que tienes ganas de enamorarte tienes que fijarte bien dónde te metes: como haber bebido un filtro, de esos que hacen que uno se enamore del primero que pasa. Podría ser un ornitorrinco.

El ser humano pasa por muchas etapas con el paso del tiempo, y es especialmente cuando alcanzamos la madurez que solemos darnos cuenta de todos y cada uno de los errores que hemos cometido en el pasado.

30. Entre las primeras cosas que se tienen que hacer para empezar a trabajar con una proposición es redactar el título, la introducción y el índice final; o sea, precisamente las cosas que todos los autores hacen al final.

Si queremos poder llevar a buen termino una enorme tarea debemos cuidar mucho nuestra organización, un concepto indudablemente muy acertada que este escritor siempre y en todo momento tuvo muy presente en el transcurso de toda su historia.

31. El demonio no es el príncipe de la materia, el diablo es la insolencia del espíritu, la fe sin sonrisa, la verdad jamás tocada por la duda.

Quizás todos disponemos un tanto del diablo dentro de nosotros mismos. Somos nosotros mismos con nuestras virtudes y defectos los que con nuestros actos decidimos si deseamos ser Ángeles o Demonios a lo largo de nuestras vidas.

32. Resulta necesario comprender la proposición como una ocasión única para realizar ciertos ejercicios que nos servirán mientras que vivamos.

Tener que realizar una tesis doctoral es una ocasión verdaderamente única para poder indagar en profundidad sobre un tema específicamente, una situación muy concreta que a veces a varias personas no se les regresa a presentar en toda su historia.

33. El alma humana es la auténtica cópula del mundo porque, por una parte, se dirige hacia lo divino y, por el otro, se introduce en el cuerpo y domina la naturaleza.

El alma es un tema muy comentado por todos y cada uno de los enormes filósofos de la historia y en este caso en particular, Alberto Eco no fue ninguna excepción a la norma.

34. Además, si se trabaja bien no hay ningún tema que sea verdaderamente estúpido: haciendo un trabajo bien se sacan conclusiones útiles aun de un tema supuestamente recóndito o periférico.

En ciertas ocasiones es comentando de aquellos temas más absurdos de dónde se alcanzan sacar las conclusiones mucho más reveladoras, es por este motivo que cualquier tema puede ser el apropiado para una charla siempre y cuando dialoguemos con la persona indicada.

35. Le pregunté de qué manera se llamaba el gato y contestó que los gatos no se llaman por el hecho de que no son cristianos como los perros.

Algo que bastante gente no tienen idea es que Umberto Eco fue durante buena parte de su vida un terminado ateo, para él la religión simplemente era una idea abstracta que ciertos humanos deciden adoptar con la iniciativa de poder enfocar su sentimiento de esperanza.

36. Nada consuela más al novelista que conocer lecturas que no se le habían ocurrido y que los que leen le proponen.

Este afamado escritor también fue durante toda su historia un ávido lector, una actividad ciertamente muy efectiva que como tenemos la posibilidad de imaginarnos siempre supuso para él una de sus mayores pasiones personales.

37. Es inútil, ya no contamos la sabiduría de los viejos, ¡se acabó la época de los gigantes! —Somos enanos —admitió Guillermo—, pero enanos subidos sobre los hombros de aquellos gigantes y, aunque pequeños, a veces conseguimos ver más allá de su horizonte.

Umberto Eco siempre tuvo muy presente la gran deuda que la sociedad de hoy tiene con el planeta antiguo, ya que sin duda es merced a la sabiduría de los pensadores y pensadores del pasado que hoy en día varios de nosotros tenemos la posibilidad de disfrutar de un nivel de vida muy cómodo.

38. El narrador no debe facilitar interpretaciones de su obra, si no, ¿para qué exactamente habría escrito una novela, que es una máquina de generar interpretaciones?

Una novela es una obra artística que puede ser entendida desde muchos puntos de vista distintas, es por ello que todos los autores siempre y en todo momento deberían permitir al público sacar sus propias conclusiones.

39. Todo concepto filosófico, tomado en su sentido mucho más genérico, enseña cualquier cosa.

La filosofía es una especialidad verdaderamente increíble, gracias a ella el ser humano logró poder argumentar anteriormente ciertos conceptos que hasta el día de hoy no tenían una explicación verosímil.

40. Los objetos están semánticamente desgastados antes que su materialidad.

Para este escritor la filosofía siempre y en todo momento fue una sección totalmente importante de su vida, es por este motivo que con el paso del tiempo nunca dejó de realizarse a sí mismo una gran cantidad de cuestiones existenciales.

41. Aspirar a algo que no tendrás nunca, ¿es esta la agudeza del mucho más generoso entre los deseos?

Como humanos todos acostumbramos a poseer en algún momento de nuestras vidas sueños de excelencia, una secuencia de objetivos que con el paso del tiempo descubrimos que siempre fueron totalmente inalcanzables para la enorme mayoría de nosotros.

42. La televisión se nos hace aparición como algo similar a la energía nuclear. Ambas solo tienen la posibilidad de canalizarse a base de visibles decisiones culturales y morales.

La televisión puede ser una herramienta muy poderosa, merced a ella muchos son los gobiernos de todos y cada uno de los colores que con el pasar de los años han logrado hacerse con el poder de una determinada nación.

43. Es necesario un enemigo para ofrecerle al pueblo una esperanza.

Un enemigo común ciertamente puede ser un enorme nexo de unión, una forma de pensar que es bien conocida y utilizada por parte de un gran número de politólogos.

44. Hay libros que son para el público, y libros que hacen su propio público.

Ciertos libros son tan buenos que con el paso del tiempo consigue hacer una legión de admiradores, aunque como podemos imaginarnos son muy escasas las obras literarias que consiguen realizar tal proeza.

45. La identidad nacional es el último recurso para los desheredados.

Como podemos consultar, Umberto Eco no era partidario de nacionalismos, para él la vida de un individuo siempre y en todo momento estuvo muy sobre banderas y también ideologías.

46. El planeta está lleno de libros hermosos que nadie lee.

Dado que un libro esté muy bien escrito no asegura su éxito en ventas. En la mayor parte de oportunidades es la mercadotecnia el responsable de garantizar que un libro logre tener una buena acogida por parte del público.

47. Porque de tres cosas depende la hermosura: primeramente, de la integridad o perfección, y de ahí que consideramos feo lo incompleto; entonces, de la justa proporción, esto es de la consonancia; para finalizar, de la claridad y la luz.

Quizás deberíamos empezar a valorar que una obra puede ser impecable si bien esté inacabada, pues de esta manera dicha obra plasma un preciso momento de lo que fue la vida del artista.

48. Disimular es prolongar un velo compuesto de tinieblas honestas, del que no se forma lo falso sino se da un cierto descanso a lo verdadero.

Dónde acaba o comienza una mentira es algo muy relativo, un concepto quizás un tanto abstracta para algunos de nosotros que podemos ver reflejada de forma sencilla en esta corto cita.

49. La agobiada soledad de las vidas paralelas que no están nunca.

El hecho de localizar a nuestro mejor amigo o nuestra pareja sensible es algo que no realizamos todos los días, quizás como sociedad deberíamos comenzar a celebrar más el día que por fin conocimos aquella persona que en la actualidad tanto nos importa.

50. Los libros son esa clase de instrumentos que, una vez inventados, no lograron ser mejorados, sencillamente por el hecho de que son buenos. Como el martillo, el cuchillo, la cuchara o la tijera.

El libro es una de las herramientas mucho más poderosas que jamás ha fabricado el ser humano, pues como es lógico, sin él la sociedad actual donde todos vivimos sencillamente jamás podría haber llegado a realizarse.

51. El autor debería morirse después de haber escrito su obra. Para allanarle el sendero al texto.

Es verdad que las proyectos post mortem acostumbran a tener una mucha mejor aceptación entre el público, una situación quizás un tanto irónica que este escritor nunca llegó a comprender.

52. El fin del terrorismo no es solamente matar ciegamente, sino más bien lanzar un mensaje para desestabilizar al enemigo.

Como bien comenta Umberto Eco en esta cita, los atentados terroristas acostumbran a tener 2 grandes objetivos: El primero es ocasionar el número de bajas más alto viable en el enemigo y el segundo es desestabilizar su sociedad con la intención de que esta logre llegar a colapsar.

53. Es un hombre… extraño. Es, o fué, en varios aspectos, un enorme hombre. Pero precisamente por eso es extraño. Solo los hombres pequeños semejan normales.

La grandeza siempre y en todo momento frecuenta traer consigo una gran dosis de singularidad, es por ello que muchos hombres exitosos suelen sentirse muy dispares de todos los que les rodean.

54. Adoro a los gatos. Son de las pocas criaturas que no se dejan explotar por sus dueños.

Los felinos son animales orgullosos por naturaleza y además de esto son realmente difíciles de manejar, unas características verdaderamente bien interesantes que Umberto Eco siempre y en todo momento supo contemplar y valorar de ellos.

55. Todo ideales y nada de ideas.

Los humanos solo somos capaces de comprar un preciso ideal tras un largo proceso de meditación y avance interior, procurar replicar ciertos idóneas que en ocasiones dicen poseer terceras personas siempre será algo que termine por causarnos mucho más perjuicios que provecho.

56. Y en el momento en que vives cultivando esperanzas inviábles, ya eres un perdedor. Y en el momento en que te percatas, te hundes.

Llegado el momento todos descubrimos que varios de nuestros sueños de la niñez pueden ser totalmente inalcanzables para nosotros, un momento muy duro de la vida de cualquier persona que Umberto Eco decidió inmortalizar con esta cita tan poética.

57. La caca es lo mucho más personal y reservado que tenemos. El resto pueden conocerlo todos, la expresión de tu cara, tu mirada, tus gestos. Los seres humanos aman el perfume de sus excrementos pero no el de los extraños. En el fondo, pertenecen a nuestro cuerpo.

En ocasiones podemos ser narcisistas hasta de las formas más insospechadas.

58. No importa la fe que proporciona preciso movimiento, sino la esperanza que propone.

La religión siempre y en todo momento fué una fuente insaciable de promesa, algo a lo que todos podemos aferrarnos en el momento en que vemos que la obscuridad se cierne sobre nosotros.

59. Toda imagen estética está superada por las imágenes probables que suscita, que abre. No obstante, no podría manifestarse ningún desvarío, pues la experiencia tiene sitio sobre y en el objeto.

El criterio es algo muy subjetivo y sólo si tenemos una visión limpia de la realidad, podemos ser totalmente conscientes del acertado significado de una determinada obra artística.

60. La imaginación significa entender quiénes somos. Es jazz sin música, es un flujo de energía. Ser creativos es ser valientes.

Ser individuos creativos es precisamente un enorme síntoma de inteligencia, una cualidad vastamente deseada de la que Umberto Eco como es sabido era sin duda poseedor.

Deja un comentario