Los 16 mejores ejercicios para acrecentar tu resistencia física

¿Te fatigas cada vez que harás un mínimo esfuerzo físico? ¿Has empezado a hacer deporte y te frustras al ver que no soportas bastante? No desesperes, pues en algún momento vas a hallar aumentar tu resistencia.

Pero claro, para esto es necesario ser constante y emplear algunos trucos para que nuestra salud cardiovascular mejore, que al final de cuenta es lo que establece lo veloz que nos cansemos cuando hagamos deporte.

Por fortuna para ti a continuación vas a poder ver cuáles son los más destacados ejercicios para acrecentar tu resistencia física, tanto la aeróbica como la anaeróbica. ¿A qué esperas para conocerlos?

¿Qué es la resistencia física?

Es común que las personas que se terminan de apuntar a un gimnasio o que decidieron comenzar una rutina de ejercicios se desmotiven próximamente al ver que les cuesta mantener el ritmo. Pero por muy desmotivador que logre parecer esto, no hay razón para venirse abajo puesto que, si se es constante, tarde o temprano se va a lograr ganar un tanto más de resistencia, aumentándola y soportando mucho más tiempo en los entrenamientos.

Cuando charlamos de resistencia física nos referimos a la capacidad de hacer una actividad física o un esfuerzo concreto a lo largo del mayor tiempo viable, resistiendo al máximo el esfuerzo sin comprometer el rendimiento físico. En el momento en que se realizan ejercicios para progresar nuestra resistencia física lo que se pretende conseguir es aumentar nuestro ritmo cardíaco y sostener esa frecuencia elevada por mucho más tiempo a base de entrenar. Esto no únicamente nos va a ayudar a prosperar la resistencia física, sino también a abrasar mucho más glúcidos, grasa y calorías a lo largo del entrenamiento.

Existen 2 tipos de resistencia primordiales.

1. Resistencia aeróbica

La resistencia aeróbica es la que nos permite realizar un esfuerzo suave o moderado en el transcurso de un período temporal extenso. Es el género de resistencia física que ponemos a prueba en el momento en que efectuamos ejercicios como correr, nadar o ciclismo.

2. Resistencia anaeróbica

La resistencia anaeróbica tiene relación a la capacidad de una persona para realizar un esfuerzo de enorme intensidad en el transcurso de un período temporal corto. Este tipo de resistencia es la que usamos en el momento en que hacemos ejercicios de fuerza como, por servirnos de un ejemplo, el alzamiento de peso.

Ejercicios sugeridos para mejorar tu resistencia física

Prácticamente cualquier género de actividad física ayuda a acrecentar nuestra resistencia física, si bien no todas y cada una marchan igual. A continuación observaremos los 16 mejores ejercicios para aumentar tu resistencia física.

1. Caminar veloz

Empezamos con el ejercicio mucho más sencillo de todos: caminar rápido. Apresurar un poco el paso mientras paseamos o nos encontramos en casa moviéndonos de aquí para allá es una manera fácil y simple de mejorar nuestra resistencia. Caminar veloz es algo que no implica mucha dificultad y, si bien no sea un deporte de alto desempeño, es una buena forma de evitar que nuestros músculos se atrofien por culpa del sedentarismo.

2. Correr

Footing, running, jogging, trote… son varios los nombres que se han puesto de tendencia para detallar una actividad tan fácil pero tan buena para nuestra salud como es correr al aire libre. Aparte de mejorar nuestra resistencia cardiovascular, correr es una actividad que tiene como virtudes ser completamente gratuita y dejarnos comprender nuestro sitio de residencia bajo una visión totalmente novedosa.

Lo sugerido es no iniciar bastante intenso, yendo de a poco y estando bien listo en las primeras sesiones trayendo consigo agua y alguna barrita energética. Conforme vayamos adquiriendo el hábito de correr, iremos incrementando la duración de la carrera y, asimismo, la agilidad, exigiéndole cada vez más un poquito mucho más a nuestro.

3. Utilizar la bicicleta

La bicicleta es un vehículo que tiene como virtudes el hecho de ser respetuoso con el medioambiente, ser simple de aparcarla y, además de esto, es una muy buena forma de hacer ejercicio mientras que nos desplazamos al trabajo o a la escuela.

Emplear la bicicleta es un ejercicio de resistencia física ideal pues activa nuestro sistema cardiovascular, aunque se requiere usarla a un ritmo acelerado. A mayor velocidad empleando la bicicleta, mayor será nuestro ritmo cardíaco y más demanda de energía tendrán nuestros músculos.

4. Bailar

Bailar no es únicamente una actividad entretenida que nos deja pasar un gran rato con otra gente, sino más bien una muy buena forma de quemar calorías. Existen muchos géneros de baile, cada uno con niveles diferentes de exigencia física y entre aquéllos que mucho más tenemos la zumba. Si ingresamos sesiones de 30 minutos de baile intenso entre 2 y cuatro veces por semana lograremos prosperar nuestra resistencia física considerablemente.

5. Saltar a la cuerda

Puede que parezca un ejercicio fácil por el hecho de que es muy habitual entre los niños, pero lo cierto es que saltar a la cuerda es una actividad que no puede faltar en la vida de todo buen deportista.

La razón es que más allá de que parezca fácil verdaderamente es una actividad muy exigente que, si se efectúa a un ritmo veloz a lo largo de unos 10 o 15 minutos puede implicar enormes beneficios para nuestro organismo en un medio plazo. Eso sí, se aconseja ir con cuidado puesto que dar varios saltos sin vigilar la técnica puede dañar nuestras rodillas.

6. Ejercicios de fuerza

Con ejercicios de fuerza hablamos a todo ejercicio en el que usemos como peso nuestro cuerpo y sirvan para progresar nuestra fuerza. Entre ellos encontramos las flexiones, los abdominales, las planchas y demás ejercicios de por el estilo.

La mayor parte de ellos sirven para aumentar la resistencia anaeróbica, si bien también se mejora la aeróbica en función de la velocidad y la intensidad con que se hagan. El objetivo es ir aumentando el número de reiteraciones, observando la técnica y la postura para eludir probables lesiones.

Flexiones

7. Realizar sentadillas

Las sentadillas están dentro de los ejercicios de fuerza, pero los ponemos aparte porque tienen la ventaja de que se tienen la posibilidad de llevar a cabo en cualquier sitio y en cualquier momento, sin necesidad de disponer de material, espacio ni tiempo. Podemos marcarnos unas sentadillas en nuestra oficina de trabajo, mientras estamos empleando el ascensor, viendo la tele o esperando en la parada de autobús. Si las transformamos en un hábito mucho más en nuestras vidas nos servirá para aumentar la resistencia a largo plazo.

8. Nadar

La natación es uno de los mejores ejercicios para acrecentar tu resistencia física. Nadando quemamos muchas calorías, aparte de que se activan varios grupos musculares. Lo recomendable es que, en caso de disponer de una piscina especial o poder nadar en el mar, nadar a intervalos de unos 100 metros, alternándose con períodos de descanso cortos.

9. Deportes de equipo

En todos los deportes de equipo se optimización la resistencia física, tanto la aeróbica como la anaeróbica. Baloncesto, fútbol, rugby… cualquiera es válido para aumentar nuestra resistencia cardiovascular, además de sostenernos en forma haciéndonos ganar masa muscular y quemando grasa.

10. Subir escaleras

Subir escaleras puede que parezca poca cosa para entrenar, pero si Rocky Balboa utilizaba esta técnica para entrenar sería por algo. Subir escaleras a un ritmo rápido es un ejercicio ideal para fortalecer los músculos de las piernas, además de tener la enorme virtud de que nos ordena a respirar de forma correcta mientras que lo efectuamos.

Igualmente, cabe decir que hay que ir de forma cuidadosa, solo siendo aconsejable para aquellas personas que disfruten de unas rodillas saludables y con articulaciones capaces de aguantar el encontronazo.

11. Máquinas de ejercicios

De las mejores maneras de progresar nuestra condición física es emplear estas máquinas de ejercicios en intervalos de alta intensidad, llevando a nuestro cuerpo al máximo a lo largo de unos pocos segundos, incrementando las pulsaciones para después regresar a un ritmo moderado y continuar entrenando.

Hay máquinas, como la cinta de correr o la bicicleta estática, que sirven para realizar ejercicios que realmente podríamos realizar al aire libre pero tienen la ventaja de que se puede ajustar la intensidad, emular que se está subiendo una cuesta y también aumentar la agilidad, aparte de tener programas de entrenamiento y circuitos variados.

12. Circuitos de entrenamiento

Los circuitos de entrenamiento son una manera muy entretenida y, a la vez, intensa de progresar nuestra resistencia física. En ellos tenemos la posibilidad de incorporar prácticamente alguno de los ejercicios que vimos antes, sirviendo tanto para mejorar nuestra resistencia aeróbica como anaeróbica.

Este tipo de circuitos de entrenamiento figuran siempre entre los ejercicios que hacen los atletas para progresar su condición física, sea como sea su especialidad deportiva, siendo la clave trabajar distintos músculos para no agotarlos.

13. Ejercicios con peso

Los ejercicios con peso son especiales para progresar la resistencia anaeróbica. Son todos aquellos ejercicios en los que comprometen activar los músculos para efectuar un esfuerzo físico notable pero durante un período de tiempo corto, como puede ser alzar pesas, usar el balón medicinal, pegar puñetazos a un saco de boxeo, mancuerna rusa…

14. Llevar a cabo estiramientos

Más allá de que logre parecer una actividad poco importante, la verdad es que es fundamental hacer estiramientos tanto antes como tras la práctica de un deporte.

La causa de ello no es únicamente que se usa para progresar nuestra resistencia, sino que asimismo evitan que tengamos lesiones. Si se realizan antes sirven para elaborar los músculos para el gran esfuerzo que van a hacer entonces, y si se hacen después los estiramientos destensan los músculos, evitando las lesiones.

15. Remar

Remar es un deporte que se puede entrenar tanto en grupo como en solitario. Esta actividad física deja ganar fuerza en los brazos, la espalda y los hombros, además de que ayuda a mejorar la postura de la columna vertebral.

Se trabajan múltiples músculos como los dorsales, los romboides y los trapecios. Como se activan muchos músculos y se hace mucho esfuerzo, a pesar de ser un ejercicio de impacto leve, esta actividad física es una de los mejores ejercicios para aumentar tu resistencia física

16. Limpiar la vivienda

Mucho más de uno se va a haber quedado un tanto sorprendido con este peculiar ejercicio. “¿De qué me va a servir adecentar la vivienda?” se preguntaba Daniel LaRusso al tener que hacer las tareas al señor Miyagi en la película Karate Kid (1984). Limpiar no supone solamente eliminar el polvo, sino asimismo desplazar el sofá, traer cajas de aquí para allí, pasar la fregona y varias actividades que, si bien no van a ser útil para que la limpieza se considere deporte olímpico, si que nos ayudan a acrecentar nuestra resistencia física.

Y habiendo visto este último ejercicio por el momento no tienes explicación para acrecentar tu resistencia física. Si no puedes apuntarte a un gimnasio o por la razón que sea no puedes salir de casa, cuando menos tienes la opción de limpiar la casa. Ponla en práctica y anímate a ganar en salud, además de tener un poco mucho más adecentada la vivienda, que quizás ahora va siendo hora…

Deja un comentario