Por qué razón es importante entender elegir el enfoque terapéutico en Psicología

Terminas la facultad y empiezas a realizar los trámites necesarios para poder contar con los privilegios y capacidad profesional para ejercer la profesión que escogiste y te inspira para trabajar.

Tienes tu primer tolerante; es, probablemente, la siguiente experiencia mucho más ansiosamente motivante que vivas tras sostener tu trabajo de investigación en frente de un jurado.

Tu tolerante te cuenta lo que le aflige, de qué forma se siente, lo que piensa y, lo que le gustaría conseguir con tu ayuda. Tú le respondes de manera segura y convicción que sí vas a poder ayudarle a solucionar su problema, a sentirme menos afligido, a superar toda esta situación que lo ha traído a solicitud, que lo ha hecho seleccionar la psicoterapia como una forma de ayuda y confort.

La importancia de seleccionar el enfoque terapéutico adecuado

Para una segunda solicitud, precisas tener un bosquejo del plan de intervención que trabajarás con tu paciente (indistintamente de si trabajarás evaluación y diagnóstico con él o ella), y tal vez es ahí en el momento en que caigas presente en que no sabes muy bien cómo trasladar los conocimientos logrados en tu formación profesional en respuestas viables y entendibles para tu tolerante.

Si esto te ha pasado, o algo afín, seguro ya sabes que no eres ni el primer ni último compañero que vivencia o vivenció una situación así. Prenlu te invita a participar en el curso “Guía para escoger el enfoque terapéutico que tu tolerante precisa”, donde se compartirá un modelo de plan de régimen considerando los primordiales aportes de diversas escuelas psicológicas. Para entender mucho más, ponte en contacto con Prenlu.

Una contradicción y también la formación sobre Psicología

Lamentablemente, los diversos estudios completados a lo largo de los años en relación a la importancia de efectuar investigación en psicoterapia nos detallan 2 panoramas contradictorios. Por un lado, es considerado el interés de los estudiantes de los últimos años en relación a dedicarse a atender pacientes, esto es, a realizar psicoterapia en el momento en que concluyan sus estudios. Y, por otra parte (que realmente es la otra cara de la moneda) el poco interés por leer y/o desarrollar investigación en psicoterapia.

Esta contradicción puede interpretarse de distintas maneras: las universidades públicas y privadas tiene un plan de estudio que, generalmente, no tienen dentro vivencias curriculares para realizar indagaciones sobre psicoterapia; aún se cuenta con un porcentaje considerable que se inclina por el área clínica, la que, a su vez, está más orientada al tratamiento de los pacientes o clientes; existe mayor interés por formarse en un enfoque psicoterapéutico que por saber la eficiencia del mismo empleando metodología científica o algún método que sea equiparable respecto a su validez y confiabilidad.

No obstante, es factible referir algunas investigaciones que han lanzado luz respecto a este sendero accidentando y poco actualizado de la psicoterapia.

La importancia de los factores no concretos en terapia

La investigación de Safran y Segal (1994, convocados en Moncada y Kühne, 2003) resaltó la relevancia de los componentes no concretos en la psicoterapia. Entre estos factores se rescatan: la relación terapéutica, las expectativas del tolerante y la alianza terapéutica. Estos factores son llamados también causantes recurrentes, pues se acoplan a todos y cada uno de los enfoques psicoterapéuticos, ya que no vinculan su accionar con las bases teóricas en los que sustentan sus praxis.

Asimismo se puede destacar la investigación de Barber, Connolly, Christoph, Gladis & Siqueland (2000) que resalta la relación terapeuta-tolerante como un factor no específico esencial para conseguir el cambio terapéutico. En este estudio, realizado con pacientes que habían sido diagnosticados con depresión, se halló que la coalición con el psicoterapeuta era un predictor importante para la remisión de los síntomas depresivos.

Y, si se hablan de los componentes no específicos, también es relevante mencionar a los concretos, esos que incluyen las técnicas y procedimientos puntuales de aplicación y desarrollo en las sesiones psicoterapéuticas. Según Lambert (1986; mencionado en Poch y Ávila, 1998), los causantes comunes permiten predecir el éxito de la psicoterapia en un 30%, al tiempo que los específicos lo hacen en un 15%, diferencia notable y reafirmante, tomando en cuenta que las primeras indagaciones sobre psicoterapia demostraron su efectividad en términos en general, de forma indistinta del enfoque y modalidad de app.

Así, se consigue atisbar que la investigación en psicoterapia cumple una función motivadora para desarrollar y mejorar la labor psicoterapéutica.

Para ello, es importante considerar las especificaciones que tienen que cumplir las indagaciones que dejen conseguir resultados fiables respecto a que un enfoque terapéutico haya de ser considerado eficiente. Chambless & Hollon (1998; convocados en Moncada y Kühne, 2003) mencionan a estos requerimientos como la “psicoterapia fundamentada en la prueba”, que establece parámetros claros al instante de realizar investigación en psicoterapia.

La necesidad de centrarse en lo que hace efectiva a la psicoterapia

Ante estos requisitos, Kaechele (2000) refuerza la idea de investigar criterialmente esos resultados para no caer en tratamientos mecanizados y despersonalizar al paciente como a la labor terapéutica, recomendando fundamentar el trabajo psicoterapéutico en la prueba libre que los distintos enfoques ofrecen.

Este autor invita a la reflexión sobre asumir un papel mucho más responsable y cuidadoso al instante de trabajar la psicoterapia, enfatizando que la sociedad se atrae poco a poco más por la eficiencia del tratamiento con relación a los costos que tienen que integrar en sus presupuestos.

Finalmente, Kaechele recomienda incrementar los estudios sectorizando las poblaciones y trastornos específicos en cada realizad colega-cultural, ya que es visible por los desenlaces de diferentes investigaciones que, en la mayoría de los casos, a los psicólogos no les atrae comprender sobre estas ni desarrollarlas. Y lo mucho más preocupante es que aquellos colegas que sí lo hacen, “difícilmente están dispuestos a modificar sus opiniones o su modo de realizar psicoterapia con lo que digan las investigaciones” (Kaechele, 2000; Beutler, Moleiro & Talebi, 2002).

Por ello, es importante investigar, desarrollar y/o actualizar formas ejecutables de efectivizar la psicoterapia. Es un beneficio mutuo que no solo acrecentará la labor profesional sino que también robustecerá el vínculo terapeuta-tolerante, tan relevante para hallar lo que a varios les inspiró inicialmente a estudiar psicología: menguar el sufrimiento de la gente y asistirlas verdaderamente a mejorar su salud psicológica.

Si deseas conocer sobre los primordiales enfoques terapéuticos y otros menos populares, Prenlu te invita a participar del curso “Guía para elegir el enfoque terapéutico que tu paciente necesita”, donde vas a aprender a diseñar un plan de acción empleando herramientas prácticas que facilitarán el catálogo de objetivos terapéuticos a corto, medio y largo plazo. Conoce mucho más haciendo click aquí.

Deja un comentario