¿Qué hace un sicólogo? Sus funcionalidades y principales áreas de trabajo

En el ideario colectivo disponemos la imagen de los psicólogos como aquellas personas que están en su consulta y tratan a pacientes, personas que indudablemente tengan algún género de inconveniente psicológico.

Esta imagen se corresponde con lo que hacen una parte de los psicólogos, pero no todos. La Psicología es una especialidad muy compleja, amplia y presente en inmensidad de campos profesionales, lo que provoca que contestar a el interrogante “¿qué hace un psicólogo?” sea irrealizable responderla en resumen.

A continuación veremos con bastante detalle qué hacemos los psicólogos en función del área en el que trabajamos y si estamos ocupando algún puesto de la administración.

¿Qué hace un sicólogo?

La Psicología es una disciplina bastante compleja y amplia, tanto que comprende muchos campos de intervención y guarda relación con muchas profesiones. Toca aspectos de la biología, la sociología, la educación, la estadística, las neurociencias… y a su vez da rincón a toda clase de profesionales especializados en diferentes ramas de exactamente la misma, lo que provoca que no se logre dar una contestación corta a la pregunta “¿qué hace un sicólogo?”. Va a depender de cuál sea su rama de intervención y qué haya estudiado.

Si andas consultando este producto pues te has planteado la oportunidad de cursar estudios de Psicología, antes de nada debes entender que todas y cada una de las profesiones tienen sus ventajas e inconvenientes, y que la situacion de los psicólogos no es la salvedad. Se trata de un trabajo al que, si te dedicas por vocación y con verdadero interés, te da momentos de mucha satisfacción personal y profesional.

No obstante, y como todo en esta vida, también hay instantes que pueden ser realmente frustrantes y decepcionantes, algo que es imposible pasar por alto antes de elegir la Psicología como grado universitario.

Por esta razón es tan importante documentarse muy bien sobre lo que hace un sicólogo antes de proponerse estudiar esta especialidad, un consejo que es aplicable a cualquier nivel que nos estemos planteando cursar. No es cuestión de escoger una carrera en apariencia fácil y simple (no lo es), sino elegir un nivel universitario que nos prepare para ejercer un empleo que encaje con nuestras opciones, motivaciones y objetivos vitales.

La formación profesional del sicólogo

Antes de charlar de qué hacen exactamente los psicólogos según su campo de intervención es requisito charlar de cuál es la formación profesional básica para transformarse en un sicólogo “a secas”. En España, para transformarse en sicólogo es necesario estudiar el nivel universitario de Psicología, que en la mayoría de las situaciones dura unos 4 años, cursándose comunmente 32 asignaturas (192 créditos), entre 8 y 10 optativas (24-30 créditos), un trabajo de final de nivel (TFG) y prácticas en centros (6+12 créditos).

A lo largo de los primeros 2 o tres años, el grado de Psicología se orienta a que los estudiantes adquieran los pilares epistemológicos de la profesión, o sea, saber cuándo y de qué manera surgió esta especialidad, qué corrientes de pensamiento existen, los procesos psicológicos básicos, los métodos de investigación, las unas partes del sistema nervioso, la narración de la Psicología… Es también en este período en el que se cursan asignaturas obligatorias similares con distintas ámbitos de intervención, entre ellos clínica, educación, popular e investigación.

Los conocimientos que se enseñan en el nivel no son sencillos de estudiar. Ser psicólogo no radica sencillamente en estudiar a escuchar. Más allá de que la escucha activa es una habilidad primordial en la profesión de todo psicólogo, son requisitos escenciales de la profesión adquirir conocimientos y saberlos aplicar en la vida profesional, entendimientos teóricos y prácticos bien difíciles y que hacen que varios estudiantes abandonen el grado durante el primer y segundo curso, conociendo que habían escogido unos estudios de mayor dificultad de la que se habían imaginado.

Irónicamente, dejan la carrera en el más destacable instante, ya que es desde el tercer año en el que hay mucho más libertad para seleccionar qué aprender, logrando escoger optativas. Se da la opción de profundizar en todas y cada una de la ramas de la psicología ofreciéndose diferentes menciones y facilitando la oportunidad de tener una visión global y profunda de todo lo que abarca la Psicología, algo que desde luego influye al finalizar el grado y tener que elegir los estudios postuniversitarios para especializarse.

Cabe decir que uno de los motivos por los que se acostumbra meditar que todos los psicólogos hacen psicoterapia debe ver con visto que muchas universidades tienen un ligero corte en el momento de enseñar, dando importancia a que los alumnos adquieran habilidades y tácticas sobre de qué forma realizar terapia y de qué forma solucionar problemas sicológicos, propios del ámbito clínico. Esto causa que no sea excepcional que los alumnos de Psicología se decepcionen un poco al acabar su nivel al notar que no tuvieron la posibilidad de poder ver en extensión otros campos de la Psicología.

¿Qué hacen los psicólogos según su área de estudio?

El primer gran punto de cambio de todo psicólogo viene en el momento en que termina la carrera y debe tomar una resolución sobre qué especializarse. A lo largo de los años que estudiábamos el nivel, nuestros compañeros y nosotros debíamos centrar todos nuestros sacrificios cognitivos en recordar y entender lo que teníamos que aprender, sin tomas de decisiones de por en medio. No obstante, una vez entregados el dossier de prácticas y el TFG nos debemos enfrentar a la enorme pregunta ¿Qué hacemos en este momento?

La oferta de estudios que se nos muestra una vez hemos finalizado el grado es muy variada, tanto que dificulta el tomar una decisión rápida y segura sobre qué camino elegir para dejar de ser psicólogos “a secas”. Hay muchos campos de especialización en Psicología y por ello conviene acotar las opciones para decidirnos al final por una, algo que es recomendable llevarlo a cabo ahora al principio del grado averiguando un poco sobre cada una de las ramas de la Psicología y qué es lo que hace el sicólogo en todas y cada una de ellas.

No tenemos que esperar al tercer o cuarto curso para conocer qué es la Psicología Forense o a qué se dedica un sicólogo de las organizaciones. Podemos explotar nuestros años universitarios estableciendo contacto con algún instructor de la casa que esté especializado en un ámbito que nos haya despertado curiosidad, leer sus publicaciones científicas, comprender un poco más sobre su trabajo y, si nos es posible, soliciar poder colaborar o hacer prácticas extracurriculares para expandir nuestra capacitación y tener experiencia de primera mano sobre qué es lo que hace un psicólogo en tal campo.

Ahora daremos bastantes datos sobre lo que hacen los psicólogos en función de su área de estudio.

1. Psicólogos clínicos y de la salud

La Psicología Clínica y de la Salud es el área más popular, correspondiéndose con la iniciativa genérica de lo que es y hace un psicólogo: un individuo que trata a pacientes. Sin embargo, cabe indicar que no es lo mismo la Psicología Clínica y la Psicología de la Salud.

Un sicólogo clínico es un profesional que diagnostica y aplica tratamientos de los trastornos mentales como la depresión, la esquizofrenia, el trastorno de ansiedad extendida…

En cambio, un psicólogo de la salud se centra más en los puntos cognitivos, emocionales y comportamentales asociados a la salud de las personas, así también como sus enfermedades físicas. En esta área entraría también la Psicología General Sanitaria.

Ambos tipos de psicólogos emplean diferentes herramientas, como entrevistas, cuestionarios o autoinformes para valorar los problemas primordiales por los que el paciente ha acabado en consulta, tanto por intención propia como obligado. Estos psicólogos tratan de comprender cuáles han sido las vivencias vitales del tolerante para entender con lo que está pasando.

El psicólogo, después de haber explorado cuáles son los primordiales inconvenientes tras haber realizado una evaluación intensa de la salud mental del tolerante, establece con él los objetivos a trabajar, acatando el ritmo que requiera la persona interesada para cumplirlos.

2. Sicólogo educativo

El sicólogo educativo ejerce múltiples funcionalidades, entre las cuales podemos encontrar la intervención frente a las pretensiones educativas de los alumnos junto también con la orientación, el consejos profesional y vocacional, las funcionalidades precautorias, la formación y asesoramiento familiar, la intervención socioeducativa, la investigación y la docencia.

3. Psicólogo social y de las organizaciones

En general pensamos en elementos humanos cuando oímos hablar de un sicólogo de las organizaciones. Más allá de que no todos y cada uno de los psicólogos de las organizaciones se especializan en RR.HH., sí que podemos encontrar muchos que se dedican a la selección de personal, capacitación y prevención de riesgos laborales y precaución de la salud laboral.

Los psicólogos organizacionales también tienen la posibilidad de trabajar en los departamentos de marketing, haciendo investigación de mercados y conociendo novedosas fórmulas para hacer más simple a las empresas llegar mejor a sus potenciales clientes.

El sicólogo social efectúa funcionalidades relacionadas con la investigación y también intervención en concepto de lo colectivo, lo grupal y las relaciones entre personas. Podemos encontrar a estos psicólogos haciendo un trabajo en múltiples campos, introduciendo el planeta deportivo, asociaciones de violencia de género, intervención familiar y también intervención social.

4. Psicólogo deportivo

En los últimos años el psicólogo deportivo fué adquiriendo mucha fama debido a que se ha ido comprendiendo que las variables psicológicas en el planeta del deporte son igual de importantes que los aspectos físicos, profesionales y tácticos. Los psicólogos deportivos son cada vez más pedidos por los directivos de enormes equipos deportivos, sus entrenadores y también, incluso, sus propios deportistas motivados por la máxima latina del “Mens sana in corpore sano”.

Los psicólogos deportivos ejercen funcionalidades de coach, aunque con la adecuada capacitación y con el título de sicólogo y formación concreta bajo el brazo. Se encargan no solo de los puntos grupales en el caso de que se trate de un deporte de equipo, sino asimismo de puntos particulares que repercuten en todos los players. Estos profesionales tienen por propósito impulsar las características y el rendimiento de los deportistas y, también, evaluar la posible aparición de problemas psicológicos como agobio y baja autovaloración debidos a la presión.

5. Psicólogo forense

Los psicólogos forenses trabajan en el campo jurídico y no, no tiene que ver con psicólogos que “examinen el pensamiento de los fallecidos”. Son profesionales que tienen que dominar todos y cada uno de los conceptos, normas y dinámicas propias del sistema jurídico en el que ejercitan su profesión.

Estos expertos recopilan, analizan y presentan pruebas de tipo psicológico que se van a tener presente en los procesos judiciales, como por poner un ejemplo casos de violencia de género, abuso a menores, asesinatos o cualquier comisión de delito en el que se deba examinar la parte sicológica de las víctimas y de los acusados.

Entre las funcionalidades que desempeñan los psicólogos forenses tenemos: evaluación y diagnóstico, consejos especialista a los órganos judiciales, además de trabajar en mediación y victimología. Asimismo hace intervención en programas para la prevención, régimen, rehabilitación e integración de los actores jurídicos, tanto en la comunidad como en el centro carcelario.

6. Sexólogo clínico

Todavía poco famosa, la figura de los sexólogos sigue siendo un tanto misteriosa, desconocida aun por quienes se han graduado en psicología. Son expertos de la psicología o de las ciencias de la salud generalmente que han adquirido competencias y herramientas para mejorar la calidad de vida afectivo-emocional y sexual de sus clientes del servicio en sus relaciones personales.

Estas profesionales no abordan solamente los inconvenientes sexuales bajo una óptica únicamente fisiológica, sino asimismo tienen en cuenta los puntos cognitivos y emocionales detrás de su aparición con tal de conseguir aplicar una intervención lo más completa y eficaz viable, ayudando a sus clientes del servicio a gozar de una vida sexual sana y interesante.

Los psicólogos en la administración pública y privada

En el apartado anterior vimos qué hacen los psicólogos en función de su ámbito de estudio. Ahora, hablaremos de la función de los psicólogos en relación a qué aspecto de la administración pública pueden tener o si han realizado oposiciones para ejercer un determinado puesto en la sociedad.

1. Psicólogo Interno Residente (PIR) y psicólogos en la privada

En España, el examen PIR está pensado para la concesión del título de Psicólogo Especialista en Psicología Clínica (PEPC). La única vía de ingreso es aprobar las oposiciones del PIR y tener suficiente nota como para obtener una plaza.

Una vez se ha superado el examen y se consiguió dicha plaza, el psicólogo va a pasar cuatro años en el ámbito público adquiriendo una valiosa experiencia que constituirá una base primordial para su avance como profesional.

No obstante, como el PIR es un examen demasiado difícil de aprobar y todavía mucho más difícil es conseguir una plaza, muchos son los que eligen por la vía más terrenal de estudiar el Máster General Sanitario que, una vez logrado el título, permite trabajar en la sanidad privada.

2. Psicólogo en el ámbito docente

Los psicólogos en el campo enseñante, en su mayor parte psicólogos educativos, son aquellos a los que van a parar a niveles diferentes de la estructura didáctica:

  • Cuerpo de Orientadores Académicos de Enseñanza Secundaria.
  • Cuerpo de Instructores de Capacitación y Orientación Laboral (FOL).
  • Docencia en centros de enseñanza pública media y superior (todas y cada una de las comunidades autónomas).

3. Trabajos en la justicia y la administración

Aquí contamos profesionales, varios de ellos psicólogos forenses, que trabajan para la justicia y la administración:

  • Cuerpos Técnicos en Juzgados de Menores
  • Cuerpo de Especialistas de Instituciones Penitenciarias

5. Sicólogo en la policía

Los psicólogos pueden trabajar dentro de los cuerpos policiales en muchos países. El acceso va a depender de cada país y región, además del género de cuerpo policial al que se desee ir a ser parte (p. ej., Guardia Civil, Policía Nacional, Mossos d’Esquadra, Ertzaintza…).

6. Psicólogos en las Fuerzas Armadas

Asimismo encontramos psicólogos en las Fuerzas Armadas. A estos profesionales se les conoce como psicólogos militares, pero no es que se dediquen a un aspecto preciso de la psicología en el ejército, siendo el perfil de estos psicólogos entre los mucho más complejos y completos que hay, desempeñando toda clase de funciones.

Podría decirse que los ejércitos son como pequeñas sociedades en las que se necesitan psicólogos que hagan funciones socias a sus ramas expertos: educación, clínica, organizaciones… En el ejército se necesitan psicólogos clínicos para tratar problemas de los reclutas (p. ej., TEPT), psicólogos de deportes para motivarlos en sus entrenamientos, psicólogos organizacionales para valorar las relaciones entre personas entre los militares, etc.

7. Administración local y autonómica

Asimismo podemos encontrar psicólogos en la administración local y autonómica. Podemos consultar a técnicos de intervención psicosocioeducativa y otros puestos profesionales, presentes en centros culturales, servicios de atención a la niñez, colectivos particulares, orientación laboral…

8. Psicólogos en investigación

Los psicólogos asimismo se pueden dedicar al campo de la investigación, tanto en una institución pública como en una privada. Tienen la posibilidad de realizar a partir de alguno de las ramas en las que se hayan especializado como la clínica, la social, la educativa, la organizacional…

Como la Psicología es una disciplina muy extensa, que toca prácticamente de todo, es muy grande la pluralidad de temas que pueden ser abordados desde la investigación sicológica. Todo lo que esté relacionado con la conducta humana y los procesos mentales puede ser objeto de estudio en una investigación de Psicología.

9. Psicólogos en la docencia

Los psicólogos, como en cualquier otra profesión, tienen la posibilidad de ejercer de enseñantes para comunicar sus conocimientos con futuros profesionales. Esto lo pueden llevar a cabo desde cualquier ámbito de intervención y de cualquier forma, optando por realizar formación universitaria, trabajar en centros educativos, academias.

¿Qué no hace un psicólogo?

A fin de batallar contra estereotipos, prejuicios y mitos relacionados con nuestra profesión vamos a contestar asimismo la pregunta antagónica a la del título de este producto: ¿qué no hace un psicólogo? He aquí un catálogo de lo que no deberíamos aguardar que hiciera un profesional de la especialidad del comportamiento humano.

1. No te evalúa

La tarea de un sicólogo siempre busca la objetividad y evita emitir juicio alguno. En el momento en que vas a consulta de uno de estos expertos, él o ella no te juzgará ni valorará como positivo o negativo lo que le afirmes. No te va a dar su opinión, sino que te va a ofrecer su guía como profesional.

2. No conversa como un amigo

Ir al psicólogo no es ir de charla como en el momento en que quedas con tus amigos o vas al bar a contarle tus penas al camarero. Los psicólogos evalúan los inconvenientes y proponen herramientas a nivel científico probadas a fin de poner solución a las demandas fabricadas por el paciente pero ayudándole también a que tome un papel activo sobre su propia salud.

3. No afirma lo que debes realizar

No te dará órdenes sobre lo que tienes que hacer. La toma de resoluciones recae en ti como paciente o cliente, ya que es tu vida aquello en lo que se trabaja. No obstante, sí que el sicólogo te acompaña en el camino que decidas tomar.

4. No adivina tu futuro

Los psicólogos son profesionales que han estudiado una ciencia con conocimientos propios de las ciencias de la salud y las ciencias sociales. Los psicólogos no leen cartas ni adivinan el futuro, y mucho menos aplican técnicas pseudocientíficas como la lectura de manos o la astrología. Si se da la casualidad de que conoces a un “sicólogo” que utiliza alguna de estas técnicas, ¡escapa! y acto seguido denúncialo al instituto de psicólogos mucho más cercano.

Y dicho sea de paso, la afirmación de “yo no creo en los psicólogos” no tiene sentido alguno. Los psicólogos son personas que han estudiado en la facultad durante múltiples años, empapándose de conocimientos muy complicados basados en la evidencia científica y que, una vez han acabado el grado, se adentran en una especialización todavía más riguroso.

Son profesionales preparados y actualizados para trabajar en el ámbito en el que intervienen, basándose en investigaciones que acreditan en todo instante su praxis profesional. De la misma manera que no debemos cuestionar la profesionalidad y eficacia de un médico, un dentista o un ingeniero, no debemos poner en duda la experiencia de un psicólogo.

Deja un comentario