qué realizar cuando tu psicólogo no te ayuda

En el momento en que un individuo acude a un sicólogo es por el hecho de que precisa ayuda de un profesional, si bien, en algunas oportunidades, la terapia es posible que no funcione completamente bien.

Independientemente de quién sea la culpa, el hecho es que en el momento en que tu sicólogo no te asistencia lo mejor es contar con una segunda opinión.

Terapia psicológica: qué hacer cuando no marcha

La terapia puede que no funcione por distintos fundamentos. Entre los problemas es posible que el sicólogo en cuestión no haya reconocido apropiadamente el inconveniente. Si el psicólogo no funciona en esta etapa inicial el régimen que lleve a cabo tampoco va a funcionar o, al menos, no lo hará con todo el efecto esperado.

Por otro lado, si la terapia no va bien puede deberse también a que no se ha aplicado la terapia correcta. A veces los inconvenientes del paciente son complicados y no saben de qué manera conectar con su psicólogo.

Es un hecho que la psicología es un campo de lo más complejo y, en ocasiones, ofrecer con la terapia adecuada puede ser complicado.

Para finalizar, otro supuesto por el cual una terapia puede que no ande es debido a que las sesiones no se han llevado a cabo con la frecuencia sugerida.

De la misma forma que un tratamiento médico no funciona bien si no se toma en la dosis adecuada, una terapia, si no se hace con la frecuencia bastante, puede llegar a fracasar. En un caso así te pedimos que tengas paciencia, que cumplas las pautas establecidas por el profesional.

Un abandono prematuro de la terapia no va a solucionar nunca nada.

¿Qué hacer si mi terapia no funciona?

Si sientes que tu terapia no funciona, la primera cosa que debes de hacer es hablar con tu sicólogo. Debes ser bastante claro/a y no tener ningún pudor en el momento de comentárselo.
Que no te dé vergüenza, tu psicólogo está para ayudarte y va a agradecer bastante esta clase de información que le vas a proveer.

En la enorme mayoría de las terapias los objetivos se establecen por las dos partes y, naturalmente, el trabajo necesita de la implicación de los dos. Tanto el tolerante como el sicólogo están en exactamente el mismo barco, por lo que la comunicación es lo más esencial.

Tener seguridad con tu psicólogo es fundamental para poder mantener una conversación dinámica con él. Si no eres capaz de hacer llegar este problema a tu psicólogo, es una mala señal.

La mejor forma a fin de que el psicólogo logre efectuar un diagnóstico válido y poder entablar la terapia correcta es sincerándote. Si consideras que estás perdiendo el tiempo o que no te está ayudando en nada, no temas en decírselo, en tanto que todo va a ser para ir a mejor.

Por otro lado, que no te funcione una terapia con un psicólogo no significa que tu problema no tenga solución.

Desde Atlas Psicólogos Tres Cantos aconsejamos tener una segunda opinión, por lo que no deberías perder jamás la fe en la terapia.

Si en el momento en que tienes una mala experiencia con un dentista vas a otro, y cuando pasa lo mismo con un peluquero también lo haces, ¿por qué razón no con un sicólogo?

¿Cómo comprender si mi terapia va bien?

En ocasiones cuesta un poco ver los resultados de la terapia. En ocasiones, los pacientes tienen prisa por volver como estaba o caen en la desesperación de pensar que jamás se podrán recobrar.

Estos aspectos acaban por nublar el juicio e imposibilitan entablar un diagnóstico a través del que se sepa si la terapia está funcionando o no. Como en casi todo, existe una secuencia de componentes que nos se usa para percatarnos de que la terapia no está andando.

La psicología es una profesión que se apoya en la ciencia. Esto implica que las actuaciones de los psicólogos deben estar basadas.

Por desgracia, algunos terapeutas todavía basan sus prácticas en otro tipo de enfoques que no son la prueba, consiguiendo desenlaces que no son satisfactorios para el tolerante. Un psicólogo debe de escuchar pacientemente y no charlar sobre sí mismo.

Entre las facultades más esenciales que debe tener un sicólogo es la de comprender percibir. Además de esto, deberá participar activamente en tus inconvenientes preguntándote de forma directa para obtener más información y entender así mejor tu situación.

Si tu terapeuta no utiliza bastante tiempo en escucharte o te interrumpe regularmente, es otra mala señal.

La comunicación en la terapia es importante

De esta manera que debes comunicar a tu psicólogo lo que te pasa, este tiene que razonar contigo las resoluciones que toma. La mejor forma de poder entender una terapia es tener clara la razón de por qué razón se está haciendo.

Un psicólogo debe de poder explicarte de forma sencilla el motivo por el cual te recomienda ciertas pautas. Si no te da explicaciones o minimiza tu problema, es otro síntoma de que la terapia no va bien.

Para que una terapia vaya bien se tiene que centrar en el futuro. De nada sirve centrarse anteriormente, ya nada puede cambiar. Si el psicólogo utiliza una gran cantidad de tiempo en ofrecer vueltas al pasado, probablemente concluya agravando el problema, provocando uno nuevo o extender la duración de la terapia.

Todos estos aspectos son negativos y nuevos síntomas de que la terapia no va tan bien como debería. Un sicólogo tiene que ayudarte en tu día a día y ofrecerte soluciones prácticas, que te sirvan para en el momento en que salgas de la consulta. Es evidente que eliminar el pasado no asiste para esto.

Durante un tratamiento psicológico hay días en los que indudablemente salgas mejor que otros, sobre todo en las fases tempranas y también medias de la terapia. Por eso mismo, es esencial saber que un psicólogo no puede tratar un problema en solo una sesión, y los desenlaces de algunas sesiones no son necesariamente súper positivos. Eso sí, a lo largo del tiempo deberías ver una mejoría.

Un psicólogo jamás debe cruzar la línea profesional. No es tu amigo, eso debes tenerlo claro. El psicólogo ha de ser franco contigo y sugerirte un régimen profesional propósito. Del mismo modo, jamás deberá juzgarte ni imponer su sistema de valores.

Si te sientes identificado con alguno de estos problemas, tal vez haya llegado la hora de cambiar de psicólogo.

Atlas Psicólogos

Presta atención a todos los datos y, por supuesto, ten presente que siempre que acudas a solicitud es para ir mejor. Si retrocedes o te sientes mal contigo, cambia antes de que el inconveniente se vuelva mucho más grave.

Deja un comentario