Salud de tu cerebro

Comer patatas crudas: ¿bueno o malo?

Las papas al horno son un ingrediente popular en guarniciones, ensaladas y platos principales.

Sin embargo, las papas crudas generalmente no se comen, se consideran poco sabrosas y difíciles de digerir.

Si bien comer papas crudas tiene muchos beneficios para la salud, también vale la pena considerar su seguridad y valor nutricional.

Este artículo examina los beneficios y riesgos de las papas crudas para determinar si son saludables o no saludables.

Patatas crudas y al horno

Las patatas crudas suelen tener un sabor amargo y una textura almidonada que no es muy atractiva.

Debido a esto, a la mayoría de las personas les encanta hornear, freír, freír o asar papas antes de comerlas.

Esto resultó en varias diferencias significativas en sabor, textura y color.

Cuando las papas crudas se cocinan, pasan por un proceso llamado reacción de Maillard, una reacción química entre los aminoácidos y los azúcares reductores en presencia de calor (1).

Este efecto de dorado confiere a las patatas fritas un sabor único, un color característico y una textura crujiente.

Además, la investigación ha demostrado que cocinar papas produce ciertos compuestos que imparten sabores únicos que hacen que las papas horneadas sean más sabrosas que las manzanas crudas (2).

Resumir Las patatas crudas tienen un sabor amargo y una textura almidonada. Cuando las papas se cocinan, pasan por una reacción de Maillard y producen compuestos que mejoran el sabor.

Contenido de almidón constante

Las papas crudas tienen un alto contenido de almidón resistente, un almidón que su cuerpo no puede digerir ni absorber. En cambio, se utiliza para alimentar las bacterias intestinales beneficiosas (3).

Agregar almidón resistente a su dieta tiene muchos beneficios potenciales para la salud.

De hecho, los estudios han demostrado que puede reducir los niveles de azúcar en la sangre, mejorar la sensibilidad a la insulina y llenarlo, lo que promueve la pérdida de peso (4, 5, 6).

El almidón resistente también se convierte en butirato, un importante ácido graso de cadena corta que puede mejorar la salud digestiva.

Los estudios de probeta han demostrado que el butirato puede suprimir la inflamación del colon y evitar que crezcan las células cancerosas del colon (7, 8).

Además, según las revisiones, el tratamiento con butirato también puede ayudar a aliviar varios síntomas del síndrome del intestino irritable (SII), incluidos los gases y el dolor abdominal (9).

Resumir Las papas crudas tienen un alto contenido de almidón resistente, que se ha relacionado con niveles más altos de azúcar en la sangre, mayor sensibilidad a la insulina, mejor sensación de saciedad y mejor salud digestiva.

La vitamina C es más rica

Las patatas hervidas pueden mejorar el sabor, pero también pueden provocar la pérdida de algunos nutrientes.

Los gramos de papas crudas tienen menos calorías y carbohidratos, pero también menos proteínas que las horneadas. También contienen un poco menos de potasio y vitamina B6 (10, 11).

Sin embargo, son mucho más altos en micronutrientes esenciales: contienen el doble de vitamina C por gramo que las papas al horno (10, 11).

La vitamina C es una vitamina esencial soluble en agua. Se puede utilizar como antioxidante y desempeña un papel en todo, desde la producción de colágeno hasta la función inmunológica (12).

Dado que las altas temperaturas pueden destruir la vitamina C, comer papas crudas en lugar de papas es una manera fácil de aumentar la ingesta de esta vitamina esencial.

Resumir Las papas crudas son más bajas en calorías, proteínas, carbohidratos y varios micronutrientes. Sin embargo, contienen el doble de vitamina C que las papas al horno, medidas en gramos.

Los anti-nutrientes interfieren con la absorción de nutrientes.

Las papas contienen antinutrientes como el inhibidor de la tripsina y la lectina, que interrumpen la digestión y absorción de nutrientes por parte del cuerpo (13, 14).

Se ha demostrado que cocinar patatas reduce los niveles de antinutrientes, optimiza la absorción de nutrientes y previene las deficiencias de nutrientes.

Por ejemplo, un estudio de probeta ha demostrado que hervir patatas puede inactivar un tipo de inhibidor de tripsina e inactivar todo o parte de otro (15).

Al mismo tiempo, otro estudio de probeta mostró que cocinar patatas eliminaba entre el 50 y el 60% de las lectinas (14).

Los antinutrientes no deberían ser un problema para las personas con una dieta equilibrada y variada.

Sin embargo, si su dieta es limitada y se basa en cereales, legumbres o tubérculos, cocinar patatas puede ser una buena opción para optimizar la absorción de nutrientes.

Resumir Las papas contienen anti-nutrientes que pueden afectar la digestión y absorción de nutrientes. Cocinar patatas es una forma eficaz de reducir los antinutrientes.

Puede contener compuestos tóxicos.

Las papas contienen glicoalcaloides, compuestos que se encuentran en las plantas de solanáceas y que son tóxicos cuando se consumen en grandes cantidades.

Las patatas, especialmente las verdes, contienen dos glicoalcaloides: solanina y chaconina.

Cuando las papas se exponen a la luz solar, producen clorofila, un pigmento vegetal que las hace verdes.

Además, la luz solar también puede aumentar la producción de glicoalcaloides. Por esta razón, generalmente se recomienda que limite el consumo de papas verdes para minimizar la ingesta de estos químicos dañinos (16).

Cuando se toma en dosis altas, los síntomas de toxicidad por glicoalcaloides pueden incluir somnolencia, picazón, sensibilidad y problemas digestivos (17).

Según estudios in vitro, la concentración de glicoalcaloides en papas hervidas, hornos microondas y hornos microondas (18).

Pelar papas, evitar las papas verdes y almacenarlas adecuadamente para evitar la exposición a la luz solar también puede reducir el riesgo de efectos secundarios (19).

Resumir Las papas contienen glicoalcaloides, que forman glicoalcaloides cuando se exponen a la luz solar. Las dosis elevadas son perjudiciales para la salud. Cocinar, pelar y almacenar adecuadamente las papas puede ayudar a minimizar los glicoalcaloides.

Esto puede provocar problemas digestivos.

Si bien el almidón resistente tiene muchos beneficios para la salud, grandes cantidades (como el almidón resistente en las papas crudas) pueden causar problemas digestivos.

El almidón resistente actúa como un prebiótico y es fermentado por bacterias beneficiosas en el intestino, lo que genera gases en el colon.

El malestar estomacal, los gases y los gases son algunos de los efectos secundarios más comunes asociados con el consumo de prebióticos y almidón resistente (20).

Las papas crudas también pueden contener más bacterias y contaminantes del suelo de los que normalmente se destruyen al cocinarlos, lo que aumenta el riesgo de enfermedades e infecciones transmitidas por los alimentos.

La mejor manera de evitar los síntomas negativos es aumentar gradualmente la ingesta durante varios días o semanas y reducirla si experimenta efectos secundarios.

Además, asegúrese de lavar bien las papas para eliminar cualquier patógeno potencial y considere pelarlas antes de comerlas para reducir aún más el riesgo de contaminación.

Resumir El consumo de grandes cantidades de almidón resistente en alimentos como las papas crudas puede provocar problemas digestivos como malestar estomacal, gases y gases.

Línea de fondo

Las papas crudas tienen más probabilidades de causar problemas digestivos y pueden contener más antinutrientes y compuestos dañinos.

Sin embargo, tiene un alto contenido de vitamina C y almidón resistente, lo que tiene importantes beneficios para la salud.

El hecho es que, como parte de una dieta saludable, las patatas crudas y hervidas se pueden consumir con moderación. Simplemente siga los conceptos básicos de seguridad alimentaria y siga los métodos de cocción adecuados.

No importa cuánto le gusten las papas, asegúrese de lavarlas, almacenarlas adecuadamente y comer otras frutas y verduras para complementar su dieta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba