Los 20 tipos de piedras hermosas (descritas y con imágenes)

Rubíes, zafiros, esmeraldas, diamantes, ágatas… son muchas las piedras que decoran joyas y bisutería de alta gama, socias con la hermosura, múltiples significados y hasta poderes místicos.

Existen muchos tipos de piedras preciosas si se considera como semejantes cualquier mineral que nos parezca hermoso a simple vista, aunque muchas veces se trate en realidad de piedras semipreciosas.

A continuación profundizaremos sobre los modelos de piedras hermosas que existen, qué criterios se usan para incorporarlas en este conjunto y veremos también otros minerales de gran belleza y dureza.

Peculiaridades de las piedras hermosas y semipreciosas

Las piedras hermosas y las semipreciosas son unos elementos muy codiciados, más que nada en el mundo de la joyería. Gracias a su color, escasez y hermosura las piedras preciosas son muy codiciadas en diferentes campos, siendo el principal negocio de la joyería si bien asimismo las podemos observar en electrónica, conformando gadgets electrónicos, y asimismo en terapias alternativas, movimientos New Age y creencias místicas.

Antes de saber cuáles son las primordiales piedras hermosas conviene aclarar que, aunque usados de manera indistinta, los términos piedra hermosa y gema no son lo mismo. Entendemos a las gemas como un conjunto más amplio de minerales y sustancias afines que se puede dividir en 2 grandes conjuntos: piedras hermosas y piedras semipreciosas. A fin de que un mineral logre ser clasificado como piedra preciosa o semipreciosa es necesario que reúna las próximas propiedades.

1. Belleza

Las gemas preciosas y semipreciosas lo son por el hecho de que tienen hermosura, manifestada en forma de colores únicos, transparencia o brillo. A veces, para conseguir que un mineral se convierta en algo precioso es requisito utilizar algún tipo de químico que resalte alguna de sus propiedades físicas, aspecto fundamental en la industria de la joyería.

2. Durabilidad

La durabilidad debe ver con la perserverancia que tiene la piedra, o sea, de qué manera de difícil resulta rayarla con otro mineral o qué resistente es a los golpes y a la presión. Asimismo se puede comprobar la resistencia de la piedra aplicando sobre ella químicos y viendo de qué forma resiste al paso del tiempo.

Normalmente, las piedras más duras, esto es, las que mucho más arriba se encuentran en la escala de dureza de las piedras se consideran piedras preciosas, siendo encabezada por el diamante.

3. Color

El color es considerado, adjuntado con la hermosura, entre las especificaciones escenciales para que una gema sea considerada hermosa o semipreciosa. Las gemas mucho más cotizadas tienden a ser las que tienen colores hermosos, como verdes, rojos y azules, al paso que las menos codiciadas son las blancas, con transparencia y negras, exceptuando si son diamantes que son vistos como la piedra hermosa más bella por bastante gente.

4. Brillo o lustre

La luz o lustre es la propiedad física que tiene relación a de qué forma la piedra refleja la luz en sus caras. En gemología en el lustre se tienen dentro la reflexión, la refracción, la dispersión y el facetado de la luz que incide sobre la piedra.

Cuando más simple le resulte a la luz pasar por el cristal, se estima que la piedra es de mejor calidad, al tiempo que cuanto más opaco sea el mineral menos valor va a tener. Las piedras mucho más brillantes son las que se consideran como piedras preciosas.

5. Extravagancia o escasez

Cuanto más poco sea un mineral mucho más precio va a tener en el mercado de la joyería. Esta escasez puede ser adecuada tanto a nuestra escasez del mineral sobre la faz de la tierra como a la contrariedad que piensa poderlo hallar.

Los pricipales géneros de piedras hermosas

Hay distintas maneras de clasificar las piedras hermosas y semipreciosas, en su mayoría de origen mineral, si bien también las hay que proceden de seres vivos, como es el caso del ámbar y las perlas. Aquí nos vamos a centrar en las dos grandes categorías en las que tenemos la posibilidad de dividirlas.

Variedades de piedras hermosas

Puede que le sorprenda a más de uno, pero verdaderamente solo hay cuatro tipos de piedras hermosas puras: el diamante, el rubí, el zafiro y la esmeralda. Unas décadas atrás también se incluía en esta clasificación a la amatista como una piedra preciosa pero, al descubrirse enormes yacimientos de este mineral en Brasil, su precio disminuyó al parar de ser tan poco común y pasó a considerarse una piedra semipreciosa.

1. Diamante

El diamante es la substancia natural más dura que se conoce del mundo Tierra, con un valor de 10 en la escala de Mohs, propiedad atractiva pero que no es la única que lo hace resaltar sobre otras piedras, puesto que este mineral tiene también la peculiaridad de estar hecho de un solo elemento: carbono.

Si bien por norma establecida pensamos en los diamantes como piedras transparentes y blancas, la verdad es que puede venir en un amplio fantasma de colores. Los diamantes de colores se los conoce como “fantasías”, siendo los azules y rosados los más extraños, mientras que qye los amarillos y los marrones son los más comunes.

2. Rubí

El nombre del rubí proviene del latín “ruber”, que significa rojo, realizando alusión a su principal característica física. Su color rojo es intenso y refulgente gracias a los metales que conforman este mineral, el hierro y el cromo.

Los rubíes forman parte a la familia del corindón adjuntado con el zafiro, y tiene una dureza de 9 en la escala de Mohs, haciendo que sea la segunda piedra hermosa con mayor dureza.

Comunmente, siendo extraído de la naturaleza este mineral muestra un aspecto tosco y poco atrayente, pero una vez se trabaja sobre él se convierte en una gema muy cotizada en el mercado de la joyería, adoptando un tono rojizo radiante.

Rubí

3. Zafiro azul

El zafiro azul forma parte a la familia del corindón, como el rubí y, en verdad, se podría considerar que son rubíes solo que de tonalidades azules. Si bien es verdad que hay zafiros de otras tonalidades, los azules son los más codiciados por su singular belleza y rareza.

Cualquier corindón de color diferente al rojo se le llama zafiro, motivo por el cual los azules vienen acompañados con el adjetivo “azul” para distinguirlos de los demás, que pueden ser de colores naranjas, rosas, grises, negros, cobrizos, púrpuras y verdes. El zafiro azul tiene exactamente la misma dureza en la escala de Mohs que el rubí, 9.

Zafiro

4. Esmeralda

El nombre de la esmeralda proviene del griego “smaragdos” que se estima que es un préstamo lingüístico tomado de alguna lengua semítica donde esa palabra debía significar literalmente “piedra verde”, realizando alusión a su impresionante color. Este mineral pertenece a la familia del berilio y tiene una dureza de 8 en la escala de Mohs.

Las esmeraldas fueron siempre y en todo momento muy valoradas gracias a que, a pesar de existir otras piedras verdes, esta destaca por ser un mineral muy cristalino. Más allá de que en la actualidad se conocen otras piedras transparentes de color verde, ninguna resalta tanto como lo realiza la esmeralda, con unos colores y transparencia sin igual.

Esmeralda

Variedades de piedras semipreciosas

Las piedras semipreciosas son minerales, piedras orgánicas y mineraloides que muestran alguna característica que las hace preciosas, pero no tanto como las piedras hermosas. Además de esto, si bien son sustancias poco comunes, se muestran en mayor cantidad en la naturaleza que los diamantes, rubíes, zafiros y esmeraldas.

Los precios de las piedras semipreciosas son muy dispares, oscilando según múltiples condiciones como la dureza, la extravagancia y la belleza. Hay precisamente unas 130 especies minerales clasificadas como semipreciosas, aparte del ámbar y las perlas que como hemos dicho son de origen orgánico. Las mucho más usadas en joyería son las próximas.

1. Amatista

Como hemos dicho antes, la amatista fue considerada una piedra hermosa tiempo atrás, pero tras descubrirse una importante cantidad de este mineral en minas de Brasil se transformó en una piedra más común, realizando que pasara a ser parte de las piedras semipreciosas.

Pero aunque haya perdido valor, todavía es la variedad de cuarzo más cotizada en el mercado de la joyería debido a su color lila violáceo, muy apreciado como gema. Asimismo puede ser de color amarilla o aun transparente, en dependencia de la proporción de hierro que tenga dentro. Su dureza en la escala de Mohs es de 7.

Amatista

2. Ágata

La ágata es una variedad de la calcedonia, que tiene la posibilidad de tener varios tonos y colores, además de ser transparente, semitransparente u opaca. Sus especificaciones físicas vienen ciertas por la formación de los microcristales de sílice. Su nombre procede del griego “Achates”, el nombre que recibía en la antigüedad helenística el río siciliano Dirillo y tiene una dureza en la escala de Mohs de 7.

Que su nombre tenga relación con un río no es casualidad, puesto que las ágatas se forman con la acción de las aguas subterráneas que, al hallarse cerca de saturaciones de silicio, llenan cavidades de rocas con esa sustancia, aparte de con conchas y huesos. Es por este proceso que las ágatas se forman con bandas concéntricas, afines a los anillos de los leños de los árboles.

Ágata

3. Aguamarina

La aguamarina pertenece a la familia del berilo, exactamente la misma la esmeralda, y se podría considerar una variante de esa piedra preciosa solo que con un tono azul verdoso pálido. Su nombre es gracias a que recuerda al color y brillo del agua de mar. Tiene una dureza de 8 en la escala de Mohs.

Aguamarina

4. Alejandrita

La alejandrita es una pluralidad extrañísima del crisoberilo de color verde despacio o amarillo verdoso. La propiedad mucho más relevante de este mineral semiprecioso es su aptitud para cambiar de tonalidades y color cuando incide sobre él distintas haces de luz, pasando de verde a colorado.

Esta piedra fue descubierta en tiempos del zar Alejandro II, fundamento por el cual se llama así y convirtiéndose también en una suerte de símbolo patriótico ya que este mineral tiene exactamente los mismos colores que poseía la bandera de la Rusia Imperial. Su dureza en la escala de Mohs es de 8.

Alejandrita

5. Ámbar

El ámbar o succino es una piedra de origen orgánico. Su nombre más común procede del árabe y significa “lo que flota en el mar” puesto que, de hecho, el ámbar flota en el agua marina. Su color más habitual es el amarillo, aunqeu asimismo hay de anaranjados y rojizos.

Se forma desde resina vegetal fosilizada, proveniente de coníferas como el pino, que se fué endureciendo con el pasar de los años. Ciertos trozos de ámbar valiosísimos tienen la posibilidad de llegar a tener sesenta millones de años o más, pero por muy viejos que sean suelen ser minerales bastante blandos, con una dureza de 2,5 en la escala de Mohs.

Ámbar

6. Aventurina

También llamado como cuarzo aventurita, la aventurina posee múltiples tonalidades de verde si bien puede presentarse con tonos rojizos, marrones y amarillos gracias a las inclusiones de otros minerales. Su característica visual mucho más apreciada, aparte del color, es su centelleo interior en el momento en que influye luz sobre ella. Tiene una dureza de 7 en la escala de Mohs.

Aventurina

7. Cuarzo

El cuarzo, llamado también cristal de roca, tiene como primordiales características a poner énfasis su transparencia y bajo coste, siendo un mineral muy usado tanto en alta bisutería como en joyería.

Se forma a partir de la cristalización lenta de magmas residuales y tiene una dureza de 7 en la escala de Mohs.

8. Cuarzo ahumado

El cuarzo ahumado o fumé es un compuesto de sílice que tiene varias tonalidades de cobrizo, desde claro hasta muy oscuro, teniendo una dureza de 7 en la escala de Mohs. Tiene una pluralidad particular de color cobrizo a la que se le denomina morrión.

Cuarzo

9. Peridoto

El peridoto u olivina, anteriormente famosa como gema del sol, está compuesta por magnesio, hierro y silicón. Su color más apreciado es el verde oliva, aunque también se encuentra en otros colores como amarillo, verde pistacho y marrón. Tiene un brillo intensísimo, es frecuente hallarla en rocas volcánicas y posee una dureza de 6,5 en la escala de Mohs.

Peridoto

10. Granate

El granate tiene un color rojizo obscuro, si bien también puede presentar tonos anaranjados, verdes, amarillos y negros. Hablamos de un mineral perteneciente a la familia de los silicatos de aluminio conjuntados con óxido de hierro y magnesio que son los que le dotan de este color granate rojizo.

Su coste es bastante bajo gracias a que se encuentra en grandes des en la naturaleza, siendo un sustituto del rubí por tener un color similar pero ser considerablemente más económico. Su dureza es de 7,5 en la escala de Mohs.

Granate

11. Topacio

El topacio es una piedra semipreciosa muy usada en joyería, tanto por su hermosura como por su dureza de 8 en la escala de Mohs. Lo podemos encontrar de color azul, amarillo, rosa, ahumado y la variedad mucho más rara y cotizada es el topacio imperial, de color amarillo anaranjado y rojizo.

Topacio

12. Turquesa

La turquesa es una piedra de color azul verdáceo que está formada por fosfato de alúmina con mezcla de cobre y hierro.

Su nombre hace referencia a que procede de Turquía, más allá de que realmente los turcos sencillamente hacían de mediadores entre Asia y Oriente Medio, de donde se extraía este mineral, con Occidente, a dónde llegaba. Es una piedra con la peculiaridad de ser porosa, con lo que precisa de determinados cuidados. Tiene una dureza de 5,5 en la escala de Mohs.

Turquesa

13. Jaspe

El jaspe es un mineral correspondiente a la familia del cuarzo o calcedonias, pero que está mezclado con óxido de hierro. Hablamos de una piedra opaca que podemos encontrar con diferentes colores como verde oscuro, amarillo o pardo, siendo el más valioso el rojo o jaspe sanguíneo. Tiene una dureza de 6,5 en la escala de Mohs.

Jaspe

14. Ópalo

El ópalo es una variedad muy rara de cuarzo, que puede ser opaca o traslúcida y presentarse en distintas colores como blanco, gris, azul, negro o naranja. Tiene la propiedad de tener un juego de colores en su interior, un efecto que es debido a la difracción de la luz que pasa mediante sus micropartículas de silicio, que proyectan colores espectrales puros. Tiene una dureza de 6 en la escala de Mohs.

Ópalo

15. Lapislázuli

El lapislázuli forma parte de los silicatos, mezclado con sulfato de cal y sosa con pequeñas incrustaciones de pirita y hierro. Es un mineral de un color azul muy intenso, utilizado para realizar collares y pulseras.

Otrora era un mineral muy valorado y hasta el siglo XIX se usaba como pigmento para obtener el color azul de la pintura al óleo. Tiene una dureza de 5,5 en la escala de Mohs.

Lapislázuli

16. Ónix

El ónix es una pluralidad opaca de ágata, formada por cuarzo listado. Muestra colores oscuros y negros, aunqeu también hay con tonos claros y rojizos. Las variedades de este mineral que no son de color negro son conocidas como sardónices. Su nombre procede del griego “onyx” que significa “uña”, nombre asociado con el mito griego de que cuando Cupido cortó las uñas a Venus mientras que dormía, estas cayeron a la tierra con apariencia de este mineral. Tiene una dureza de 7 en la escala de Mohs.

Ónix

Deja un comentario