¿Qué son las inseguridades personales y como puedes tratarlas?

Las inseguridades personales hacen que, cada día, millones de personas no solo no se planteen alcanzar metas significativas para ellas, sino que crean que se sientan mal por el simple hecho de pensar en alcanzarlas. Es por eso que son un problema psicológico abordado en psicoterapia con frecuencia.

Aquí hablaremos acerca de qué son las inseguridades personales y cómo nos influyen.

Comprendiendo los fundamentos de la autoestima

Para comprender en qué consisten las inseguridades personales, antes hay que saber ubicar este fenómeno psicológico en el concepto más amplio de “autoestima”.

Entendemos por autoestima el conjunto de creencias e ideas que asociamos al concepto del “Yo” y las emociones y sentimientos que estos elementos generan en nosotros. Es decir, que la autoestima es cómo nos sentimos en relación a lo que creemos saber acerca de nosotros como individuos.

Si entramos más en detalle en este tema, veremos que la autoestima está compuesta por estos elementos:

  • Estímulos registrados por los órganos sensoriales y procesos perceptivos
  • Autoconcepto (informacíon textual generada por la mente de la persona)
  • Carga emocional (emociones y sentimientos vinculados al resto de elementos de la autoestima)
  • Referentes sociales con los que nos comparamos

Por otro lado, la autoestima puede estar más o menos ajustada a la realidad, y da problemas cuando o lo está. En este sentido, las inseguridades personales surgen cuando nuestra autoestima tiende a ser más baja de lo que debería y genera en nosotros un malestar que nos paraliza y nos supone un obstáculo a la hora de mejorar y progresar en algún aspecto de nuestras vidas.

¿Qué son exactamente las inseguridades personales?

Las inseguridades personales o complejos personales son una serie de creencias limitantes acerca del “Yo”, que nos llevan a magnificar nuestras imperfecciones y que suponen una limitación innecesaria en nuestra manera de vivir ls vida. Es decir, que son creencias que nos anclan a una autoestima baja con tal de no poner a prueba ciertos límites personales que vemos como inevitables, ligados a nuestra esencia como individuos.

Un ejemplo de inseguridades personales lo tenemos en una mujer que, debido a cómo percibe su oz, asume que todo el mundo se burlará de ella y por ello no intenta hacer amigos. Otro ejemplo: un hombre que, al ser la persona de su grupo de amigos que gana menos, da por supuesto que no tiene autoridad para hablar de nada cuando está con ellos.

@image(id)

¿Qué hacer ante el malestar causado por las inseguridades personales?

Cada caso de problemas por inseguridades personales tiene su propia combinación e causas, y las soluciones propuestas deben estar adaptadas a estas y a las características de la persona que los sufre. Pero más allá de este hecho, hay algunos consejos generales que suelen ayudar ante situaciones de este tipo. Veamos cuáles son.

1. No optes ni por la evitación ni por la rumiación

Dos de las maneras emocionalmente menos sanas de gestionar las inseguridades consisten en dos actitudes aparentemente opuestas. Por un lado, están quienes tratan de mantener totalmente fuera de su conciencia aquellos estímulos y pensamientos relacionados con sus inseguridades personales.

Por el otro están quienes, de manera consciente o inconsciente, se obsesionan tanto con el tema que piensan en él constantemente, ya sea fantaseando con ser una persona totalmente liberada de esos supuestos defectos o alimentando pensamientos de tipo trágico sobre cómo se es, el rechazo que hipotéticamente se causa en los demás, etc.

En realidad, estas dos maneras de experimentar las inseguridades personales son muy parecidas, porque ambas les dan más fuerza, más protagonismo, y hacen que les prestemos más atención,además de verlas como algo sobre lo cual no tenemos control alguno (porque es imposible “bloquear” pensamientos).

Como veremos, las formas adecuadas de superar las inseguridades personales pasa por aceptar su existencia en el presente, así como el malestar que generan, pero sin darles más poder del que tienen.

2. Detecta las relaciones personales y mediáticas que pueden estar alimentándolas

Las inseguridades personales casi nunca tienen causas ajenas al entorno social de quien la sufre. Muchas veces los medios de comunicación las alimentan reivindicando unos cánones de belleza y una versión mediática de los famosos que resultan totalmente inalcanzables.

Algo similar puede ocurrir con ciertas relaciones de amistad, sobre todo cuando las críticas injustas son utilizadas bajo la excusa de la honestidad.

Saber detectar estos aspectos problemáticos es importante para neutralizar su influencia en nosotros, ya sea exponiéndonos menos a ellos o, en el caso de amistades, confrontarlas acerca de este hecho para exigirles que dejen de adoptar esa actitud tóxica.

3. Distingue entre lo que puedes cambiar y lo que no

Tras muchas inseguridades personales hay aspectos de uno mismo que no podemos cambiar, y otros que pueden ser mejorados. Establece un listado de cada uno de estos aspectos haciendo que queden englobados en dos categorías diferentes, y luego selecciona las más importantes de aquellas que veas que puedes cambiar a corto o medio plazo. De este modo podrás fijarte metas específicas para lograrlo y, al ver tus progresos, tendrás la motivación necesaria para afrontar el resto.

4. Cuestiona los estereotipos tras las inseguridades

Es muy común que las inseguridades personales se alimenten de los estereotipos que circulan a través de todas las culturas. Por ejemplo, ideas que están tras el clasismo y el “tanto tienes, tanto ales” o los roles de género mantienen a muchas personas en situaciones de sumisión y aparente incapacidad para superar ciertos límites de desarrollo personal.

4. Si lo necesitas, acude a terapia

Si ves que nada parece funcionar, la mejor opción es que asistas a psicoterapia para contar con apoyo psicológico personalizado y adaptado a ti.

¿Estás buscando asistencia psicológica profesional?

Si te interesa iniciar un proceso de terapia psicológica ante un problema emocional o trastorno psicológico que te pueda estar afectando, ponte en contacto con nosotros.

Avance Psicólogos

En Avance Psicólogos disponemos de más de más de dos décadas de experiencia en el sector, y atendemos a personas de todas las edades. Nuestros servicios incluyen la psicoterapia individualizada, terapia familiar, terapia de pareja, sexología, logopedia, coaching, neuropsicología y psiquiatría. Además, las sesiones pueden ser realizadas presencialmente en nuestro centro e Madrid o a través de la modalidad online por videollamada.

Deja un comentario