Mi pareja me ha dejado… ¿por dónde empiezo?

Una ruptura sentimental pertence a las vivencias mucho más dolorosas que existen. ¿De qué manera superar una situación de esta manera? ¿Por dónde iniciar?

En el siguiente producto se exponen los principales motivos por los que las rupturas son tan bien difíciles de administrar, tal como los componentes de los que depende el sufrimiento experimentado. También se dan múltiples claves para poder empezar a reconstruir nuestra vida y sobrellevarlo de la mejor forma viable.

¿Por qué razón duele tanto una ruptura de pareja?

Una ruptura de pareja forma un duelo. Así es, aunque no haya fallecido absolutamente nadie, se trata de una pérdida esencial.

El desafío va a depender en gran medida de las características personales de los miembros y de la naturaleza tanto de la relación como de la separación.

Si somos la persona a la que dejaron, asimismo es probable que aparezcan sentimientos de inadecuación, vacío y baja autovaloración. En especial si además de esto la relación se ha ido creando basado en la temida dependencia sensible.

¿Qué perdemos en una ruptura?

Una separación es dolorosa porque se trata de una pérdida en muchos sentidos.

1. Pérdida de una persona importante para nosotros

Perdemos a alguen clave para nosotros, con lo que tiraremos de menos a esta persona, pero además de esto asimismo perdemos un proyecto de futuro en grupo.

2. Pérdida de planes para el futuro

Si la relación de pareja había adelantado, lo frecuente es que se hayan hecho planes de futuro. Cuando la pareja se rompe, se rompen asimismo esos esquemas. Así, nuestra idea de futuro queda en suspenso y pueden manifestarse sentimientos de desorientación y vacío.

3. Pérdida de un rol

Además, perdemos un papel importante. En el momento en que nos encontramos en pareja, no debemos olvidar que somos tal persona, pero también somos la pareja de. Tras la ruptura, perdemos ese papel.

4. Pérdida de relaciones con otras personas

Por otra parte, perdemos contacto con personas implicadas. En no pocos casos, se distribuyen vínculos. Gente del ambiente de tu ex que se acaban convirtiendo en personas esenciales en tu vida: amistades, familia política…

5. Pérdida de calidad de vida

A veces, perdemos calidad de vida. Puede ocurrir que nuestro bolsillo padezca: habitamos una sociedad en la que estar en pareja resulta más económico. Quizá se convivía en pareja, por lo que tras la separación, los gastos vuelven a recaer solo en ti.

¿Qué puedo llevar a cabo para sobrepasar la ruptura?

Ten en cuenta que pasar por el desafío es requisito. Frecuentemente, sobre todo al principio, en el momento en que el dolor emocional es más profundo, nos agradaría poder dormir hasta que todo cese. Pero esto, además de no ser viable, tampoco es conveniente ¿por qué razón? Porque el desafío debe vivirse para lograr pasar página.

1. Infórmate sobre las fases del desafío

En ocasiones, las conmuevas se alternan tan rápidamente que sentimos que nos encontramos perdiendo el control: de pronto estoy realmente triste, más tarde siento rabia, al día siguiente siento un enorme vértigo por mi futuro…

Comprender que lo que vives y lo que sientes es habitual es muy importante. Alivia una carga agregada que tiene que ver con la preocupación que nos aparece del tipo ¿estaré viviendo un retroceso?
Cada emoción vivida tiene un por qué razón: por servirnos de un ejemplo, a tristeza te ayuda a procesar lo que ha pasado y a rodearte de tu gente.

2. Practica el contacto 0

Esta parte es dificultosa, pero necesaria si deseamos pasar página.

Jura pedir contribuye a tu gente: pídeles que no te charlen de tu ex-, impide sacar tú el tema, no contactes con tu ex-, deshazte de sus cosas o pide a alguien de confianza que se las devuelva por ti, almacena todo lo que te recuerde a esa persona de forma que no lo veas, etc.

Tienes que ayudar a tu cerebro a procesar que esa persona por el momento no pertenece a tu vida. Ten presente que tu ex- en este preciso momento es como una sustancia para ti, por eso es importante ponértelo lo mucho más difícil viable el hecho de caer.

3. Deja de preguntarte ¿por qué razón?

El hombre precisa respuestas. Nos pasamos la vida deseando entender incluso aquello que nos daña.

Tras una separación, lo normal es preguntarse ¿por qué razón? ¿Por qué razón me ha dejado? ¿Por qué tenía que acabar de este modo? ¿Por qué a mí?

Ante la falta de información, rellenamos ese vacío con historias que suelen hacernos sentir peor. Además, nos obsesionamos en vez de mirar hacia delante.

Procura darte cuenta la próxima vez que estés pensando de esta forma y sustitúyelo por el interrogante ¿y en este momento qué?

4. Céntrate en tus proyectos a medio plazo

El interrogante ¿y ahora qué? te obliga a mirar hacia delante.

Puede ser que no tengas claros tus proyectos en un medio plazo y entonces, se trata de conectar con lo que te ilusiona y te hace feliz para volver a ponerte en marcha. Cualquier cosa vale con tal de que te mantenga en acción: un viaje, un voluntariado, una exclusiva idea de negocio, un hobbie nuevo…

5. Rodéate de tu gente

En ocasiones, los sentimientos de soledad son muy intensos. Además, nuestra imagen personal puede acabar dañada. Vivimos como fracaso lo que en realidad, es una experiencia de la que más adelante indudablemente saquemos un estudio. Nuestra gente nos arropará y nos ayudará a recordar lo pasmantes que somos.

6. Fortalece tu autovaloración

Por último y en la línea de lo anterior: cualquier separación es un duro golpe para nuestra autoestima.

Pudimos sentir que no éramos suficientes. En realidad lo que ocurre es que eres a la perfección bastante pero quizás, no les dabais lo que precisaba cada quien. Considera que si esta persona te ha dejado marchar es por el hecho de que no era la pareja de tu vida.

A partir de ahora, tu autovaloración es prioritaria: cuanto antes empieces a tirar a la basura aquello que la dañe, antes te sentirás mejor.

Y al revés, piensa exactamente en qué cosas te hacen bien, personas, proyectos, actividades… y llena tu agenda. ¡No esperes a sentirte mejor para hacer lo que te gusta!

Estarás mandando a tu cerebro el mensaje: yo valgo mucho, si bien en este momento no me encuentre bien.

Deja un comentario