Los 7 géneros de sedantes (y sus peculiaridades)

¿Cuántos sedantes existen? Esta pregunta tiene muchas respuestas en función de lo que consideremos un sedante.

Si nuestra definición de tranqulizante es cualquier fármaco hecho específicamente para reposar, calmar o tranquilizar los barbitúricos y las benzodiacepinas serían los fármacos que mejor representan a este conjunto.

Sin embargo, si incluímos asimismo los medicamentos que tienen efectos sedantes, tanto secundarios como terapéuticos, la lista de los modelos de sedantes se hace más extensa.

Ahora observaremos qué medicamentos inducen en mayor o menor medida a la sedación.

Los primordiales géneros de sedantes (clasificados y explicados)

Los fármacos sedantes son aquellos medicamentos que inducen a efectos sedantes, tranquilizantes y también hipnóticos.

En función de qué clasificación se consulte, unos consideran que los fármacos sedantes son principalmente los barbitúricos, aunque si observamos los efectos de múltiples psicofármacos tenemos la posibilidad de considerar asimismo que hay antidepresivos, antipsicóticos y remedios caseros que entrarían en la categoría de sedantes.

Esencialmente, cualquier fármaco que induzca algún efecto depresor en el sistema inquieto central se puede estimar un tranqulizante, un tranquilizante o un fármaco hipnótico.

En todo el presente artículo vamos a ver qué medicamentos tienen efectos sedantes y, por lo tanto, se podrían estimar como pertenecientes a la categoría o, por lo menos, ser considerados como tales.

1. Barbitúricos

Los barbitúricos son un conjunto de fármacos derivados de una substancia conocida como ácido barbitúrico. Su poder tranqulizante sobre el sistema inquieto central es bastante popular, siendo este uno de sus principales usos. La intensidad de sus efectos cambia bastante en dependencia de la substancia y la cantidad usada, y puede ir desde la sedación mucho más bien despacio a la anestesia mucho más fuerte. Debido a esto, son recetados como potentes ansiolíticos, hipnóticos y anticonvulsivos y en ocasiones como calmantes.

Dado que son medicamentos con alto potencial de adicción y pueden provocar la muerte por sobredosis, los barbitúricos han sido reemplazados por las benzodiacepinas en la práctica médica rutinaria de inconvenientes como la ansiedad y el insomnio. Sin embargo, prosigue habiendo uso de los barbitúricos, usándose en la anestesia general, la epilepsia y, en ciertos países, el suicidio asistido.

Entre los barbitúricos encontramos:

  • Fenobarbital
  • Secobarbital
  • Pentobarbital
  • Amobarbital
  • Fenobarbital

2. Benzodiazepinas

Las benzodiacepinas son sustancias cuya estructura química está compuesta por un anillo de benceno, el cual se une a otro de siete integrantes heterocíclicos conocido como diazepina. Estos fármacos tienen efectos sedantes, hipnóticos, calmantes, anticonvulsivos, relajantes y amnésicos.

Merced a su utilidad y a que son medicamentos mucho más seguros que los barbitúricos, las benzodiacepinas se usan habitualmente en la terapia de la ansiedad y el insomnio, así como otros problemas como la epilepsia, la abstinencia alcohólica y los espasmos musculares.

Estos medicamentos son usados para aliviar el estado anímico de personas que han abusado de psicoestimulantes, aparte de tratar los estados de pavor provocados por intoxicaciones con alucinógenos. También se emplean en métodos invasivos como la endoscopia o en intervenciones dentales, sobre todo cuando el paciente exhibe ansiedad ante la intervención.

Entre las benzodiacepinas tenemos:

3. Antidepresivos

Más allá de que los antidepresivos son conocidos por ser la primordial opción en el régimen farmacológico de la depresión, es verdad que ciertos tienen efectos sedantes, tanto como efecto deseado en el momento de emprender un trastorno de ansiedad o algún género de condición siquiátrica en la que el sujeto está sobreexcitado, o en forma de efecto secundario no deseado.

3.1. Antidepresivos tricíclicos

Los antidepresivos tricíclicos son un grupo de medicamentos aplicados en el régimen de la depresión cuya composición química se identifica por tener una cadena de tres anillos. Estos pertenecen a los tipos mucho más importantes de psicofármacos utilizados en el tratamiento médico de los trastornos del estado de ánimo, tanto en la depresión como en los trastornos bipolares.

Entre los antidepresivos tricíclicos sedantes tenemos

3.2. Antidepresivos tetracíclicos

Son fármacos antidepresivos que, a diferencia de los anteriores, los tetracíclicos tienen cadenas de 4 anillos. En este conjunto podemos encontrar medicamentos con características sedantes como:

  • Amoxapina
  • Maprotilina
  • Mianserina
  • Mirtazapina
  • Trazodona

Cabe destacar que la mirtazapina y la trazodona son los antidepresivos con efectos sedantes más utilizados. De hecho, son 2 medicamentos que se utilizan como opción alternativa a otras sustancias con efectos hipnóticos pero que no han surtido efecto.

4. Antihistamínicos

Los antihistamínicos son populares como los fármacos usados en el régimen de las alergias, tanto para achicar sus síntomas como para removerlos. Actúan bloqueando la acción de la histamina, una substancia química que se libera en el cuerpo en el momento en que se da una reacción alérgica. Los antihistamínicos, como su nombre recomienda, actúan bloqueando la acción de la histamina a lo largo de las reacciones alérgicas.

La histamina tiene la función de sostener despiertas a las personas. Los receptores histamínicos H1 están en muchas unas partes del cuerpo, pero cerca de la mitad se encuentran en el hipotálamo, que regula entre otras muchas cosas los ritmos del sueño y vigilia. Es debido a esto que, en el momento en que tomamos un antihistamínico, nos produce somnolencia y calma.

5. Antipsicóticos

Los antipsicóticos, asimismo llamados neurolépticos, son fármacos usados frecuentemente para el régimen de los trastornos psicóticos, aunque no de forma única.

Se emplean en trastornos como la esquizofrenia para realizar ocultar las alucinaciones, y en los trastornos bipolares para reducir la sintomatología asociada a un episodio maníaco, con o sin síntomas psicóticos.

Los neurolépticos se usan asimismo en problemáticas como la depresión, las lesiones cerebrales y las enfermedades neurodegenerativas que cursan con síndromes confusionales agudos. También son utilizadas para tratar las psicosis provocadas por el abuso de substancias.

Tienen efectos sedantes, tanto terapéuticos como en forma de resultados perjudiciales. Entre los resultados perjudiciales que provocan estos medicamentos poseemos, a parte de la sedación, enlentecimiento de la conducción cardíaca, hipotensión, discinesia y acatisia tardía, agranulocitosis, incremento de peso y apetito aumentado, resistencia a la insulina, hiperglucemia e hiperlipidemia.

Tanto los antipsicóticos de primera (antipsicóticos típicos) como de segunda generación (antipsicóticos atípicos) bloquean los receptores de la vía de dopamina cerebral y algunos tienen efectos antihistamínicos y antieméticos, confiriéndoles su poder tranqulizante. Esto hace que logren prevenir el mareo y los vómitos, fundamento por el cual ciertos son recetados en pacientes de quimioterapia o como fármacos para evitar el mareo.

Como comentamos, estos se tienen la posibilidad de dividir en dos grupos, que veremos ahora.

Antipsicóticos habituales (tranquilizantes pesados)

  • Flufenazina
  • Haloperidol
  • Tiotixeno
  • Trifluoperazina
  • Loxapina
  • Perfenazina
  • Proclorperazina
  • Clorpromazina
  • Levomepromazina

Antipsicóticos atípicos (tranquilizantes no pesados)

6. Remedios herbales sedantes

Si bien no son tan potentes como los psicofármacos, hay ciertos antídotos herbales con efectos sedantes. Si bien no son opciones recomendables para el régimen de trastornos mentales graves como la depresión, trastornos bipolares y psicóticos, sí que se piensan una asistencia para el estrés y ansiedad no patológicos. Entre estos remedios herbales sedantes encontramos:

  • Nepeta
  • Valeriana
  • Mandrágora
  • Pasiflora
  • Justicia pectoralis
  • Piper methysticum (Kava)
  • Verbena officinalis

7. Otros sedantes

Finalmente disponemos un conjunto compuesto por diferentes fármacos que están en distintas grupos farmacológicos. Todos ellos muestran efectos sedantes, tanto como efecto terapéutico como con apariencia de efectos adversos. Entre ellos podemos encontrar:

  • Eszopiclona
  • Ramelteon
  • Metacualona
  • Etclorvinol
  • Hidrato de cloral
  • Meprobamato
  • Glutetimida
  • Metiprilon
  • Gamma-hidroxibutirato
  • Alcohol etílico (bebida alcohólica)
  • Dietil éter (Éter)
  • Metil triclorado (Cloroformo)
  • Zopiclona
  • Zolpidem
  • Alpidem
  • Zaleplon

Efectos genéricos de los sedantes

Al existir muchos géneros de medicamentos que se pueden estimar sedantes, los efectos que provocan en el sistema inquieto central son variadísimos. Algunos de ellos incrementan la actividad del ácido gamma-aminobutírico o GABA, una sustancia química que inhibe la actividad cerebral y que da sitio tanto a efectos sedantes como hipnóticos. O sea, son calmantes y producen somnolencia, siendo este la causa por la cual la mayor parte de ellos son utilizados como régimen de la ansiedad y los trastornos del sueño.

La gente que toman fármacos sedantes suelen sentirse soñolientas, manifestando inconvenientes de coordinación a lo largo de las primeras semanas del tratamiento hasta el momento en que su organismo se ajusta a los efectos secundarios. Otros efectos, en cambio, pueden ser provocados por el hecho de que el organismo del individuo reacciona de forma no aguardada ante fármaco o bien por sobredosis:

  • Confusión
  • Mareos
  • Charla distorsionada
  • Problemas de concentración y memoria
  • Dolores de cabeza
  • Sequedad de boca
  • Problemas motrices
  • Respiración lenta
  • Menor presión arterial

Incluso pueden darse resultados consecutivos opuestos a los efectos sedantes y calmantes, por los que son consumidos. Entre estos efectos encontramos:

  • Pesadillas
  • Ansiedad
  • Agresividad y ataques de ira
  • Irritabilidad

Según el fármaco y en función de si es seguro o no, en el momento en que un individuo lleva un tiempo tomando sedantes es posible que necesite dosis mayores para conseguir los efectos terapéuticos. Este incremento de la dosis ha de ser inicado y supervisado por un médico, ya que el consumo continuo de sedantes puede conducir a la dependencia y provocar síntomas de abstinencia cuando se reduce repentinamente la dosis del fármaco o se deja por completo el régimen. En ciertos casos, interrumpir el tratamiento con sedantes tienen la posibilidad de provocar problemas de salud serios.

Deja un comentario